Andar en bicicleta no saboteará la vida sexual de los hombres, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 17 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Los hombres que sean ávidos ciclistas no deben preocuparse de que las horas que pasen en la bicicleta se traducirán en problemas en el dormitorio o en el baño, afirma una nueva investigación.

Los hallazgos de este estudio, que es supuestamente el de mayor tamaño de este tipo con respecto a los ciclistas, los nadadores y los corredores, se oponen a informes anteriores que afirmaban que andar en bicicleta podría dañar la función sexual o urinaria debido a la presión prolongada en los glúteos y en el perineo (el área entre el escroto y el ano).

Los resultados dan cierta tranquilidad con respecto a que andar en bicicleta no produce más daños en el perineo que nadar o trotar, dijo el autor del estudio, el Dr. Benjamin Breyer, cirujano urológico en la Universidad de California, en San Francisco.

"Esos atletas [los nadadores y los corredores] también tienen una disfunción eréctil", explicó. "La verdad de la cuestión es que muchos hombres desarrollan una disfunción eréctil, pero creo que si se anda en bicicleta de forma segura, los beneficios para la salud son tremendos. Los beneficios para la salud general superan con mucho a cualquier preocupación".

Andar en bicicleta, tanto si se hace por placer o como medio de transporte, se ha vuelto cada vez más popular, dijo Breyer. Pero la actividad ha recibido mucha atención por sus efectos potenciales sobre la salud sexual y urinaria.

"Creo que algunos hombres hacen muchos esfuerzos al andar en bicicleta para protegerse el perineo llevando pantalones cortos acolchados y usando diferentes tipos de sillines", dijo.

La nueva investigación sobre los hombres encuestó a 2,774 ciclistas, 539 nadadores y 789 corredores. Todos rellenaron varios cuestionarios validados por la investigación sobre la salud sexual, los síntomas de la próstata, las infecciones del tracto urinario, el entumecimiento genital y las irritaciones por el sillín, entre otros factores.

También se preguntó a los ciclistas por su tipo de bicicleta, el tipo de sillín y el ángulo, la frecuencia con la que usaban pantalones cortos acolchados, el porcentaje de tiempo que pasaban levantados del sillín, el tipo de manillar y el tipo de superficie en el que normalmente andan con la bicicleta. Los ciclistas fueron separados en un grupo de alta intensidad (habían andado en bicicleta más de 2 años más de 3 veces a la semana y con un promedio de más de 25 millas [unos 40 KM] al día) y un grupo de baja intensidad.

De forma notable, los ciclistas de alta intensidad obtuvieron unas punciones de la función eréctil mejores que los ciclistas de baja intensidad.

Y también fue notable que los ciclistas experimentaran más del doble de incidencias de cicatrices o estrechamiento de la uretra (una afección conocida como constricción uretral) que los nadadores o los corredores. La afección puede afectar al flujo de orina al salir del cuerpo. Pero la salud sexual y urinaria de los ciclistas fue comparable en general con la de otros deportistas.

Entre los ciclistas, los que se levantan del sillín más del 20 por ciento del tiempo mientras pedalean redujeron significativamente sus probabilidades de sufrir un entumecimiento genital. Además, el hecho de que el manillar estuviera a una altura más baja que el sillín aumentó las probabilidades de entumecimiento genital e irritaciones.

La constricción uretral "es un evento tan poco frecuente que yo no aconsejaría a nadie que no anduviera en bicicleta por ello", dijo Breyer. "Yo intentaría evitar los hábitos de bicicleta que resultan en un entumecimiento realmente significativo del perineo durante periodos largos de tiempo". En lugar de eso, sugirió que los hombres adopten más este tipo de prácticas: levantarse del sillín, llevar pantalones cortos con protección, usar un sillín que tenga un recorte, y tener los accesorios adecuados para la bicicleta.

Otros urólogos alabaron el diseño del estudio, y dijeron que la comparación entre los ciclistas y otros deportistas añadió fuerza a los hallazgos.

"En mi experiencia con los ciclistas, esto realmente refleja lo que yo veo", dijo el Dr. Brian Miles, urólogo en el Hospital Metodista de Houston, en Texas. "La disfunción eréctil, por supuesto, ocurre en los hombres a medida que envejecen por varias razones, pero en los ciclistas, esta tasa parece no ser distinta, en mi experiencia".

El Dr. Aaron Katz es presidente de urología en el Hospital Winthrop de la NYU, en Mineola, Nueva York. Dijo que los hallazgos eran un poco sorprendentes, "porque como urólogo que ha estado en el campo durante muchos años, hemos tenido esta idea de que andar en bicicleta de forma prolongada puede tener un efecto en la función sexual".

"Pero estos estudios eran más antiguos y no usaron un análisis transversal [similar]", añadió Katz. "Realmente me alegró ver este estudio. Creo que permitirá a los hombres que andan en bicicleta seguir con ello y no preocuparse tanto".

El estudio aparece en la edición de marzo de la revista The Journal of Urology.

Más información

La Asociación Americana de Salud Sexual (American Sexual Health Association) ofrece más información sobre la salud sexual de los hombres.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Benjamin Breyer, M.D., urologic surgeon, University of California, San Francisco Medical Center; Brian Miles, M.D., urologist, Houston Methodist Hospital; Aaron Katz, M.D., chairman, urology, NYU Winthrop Hospital, Mineola, N.Y.; March 2018, The Journal of Urology

Last Updated: