El ácido fólico no ayuda al corazón

Un estudio halla que es más probable que hacer cambios en el estilo de vida contribuya a la prevención de un segundo ataque

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 12 de diciembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Si está tomando complementos de ácido fólico para evitar un segundo ataque cardiaco o accidente cerebrovascular, es probable que se beneficie más de los cambios en el estilo de vida, tales como hacer más ejercicio y alimentarse de manera correcta, según subraya una investigación reciente.

En un análisis de una docena de ensayos clínicos aleatorios controlados por placebo, los investigadores hallaron que los complementos de ácido fólico hacen poco por reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular en personas que ya tienen antecedentes de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular o enfermedad renal grave.

"Es probable que tomar un complemento de ácido fólico no reduzca su riesgo de enfermedad cardiovascular", afirmó la autora principal del estudio, la Dra. Lydia Bazzano, profesora asistente de epidemiología en la Facultad de salud pública y medicina tropical de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns.

Los resultados del análisis de Bazzano aparecen en la edición del 13 de noviembre del Journal of the American Medical Association.

Según el Dr. Stephen Siegel, cardiólogo del Centro médico de la Universidad de Nueva York en esa ciudad, "todo el concepto [de tomar complementos de ácido fólico] empezó debido a que sabemos que existe una asociación entre los niveles de homocisteína y la enfermedad aterosclerótica, y que podemos reducir de manera segura la homocisteína con ácido fólico. Pero no sabemos si existe una relación causa y efecto entre la homocisteína y la enfermedad cardiovascular, o simplemente una asociación. Sin embargo, muchos médicos lo recomendaban, debido a que el ácido fólico no tenía el potencial de causar ningún daño, sino que parecía ayudar".

"Era un planteamiento excelente", apuntó Siegel, aunque agregó que "desafortunadamente, no es fácil encontrar una bala mágica. Este estudio cementa en la evidencia presentada por otros estudios que plantean que no existe ningún beneficio cardiovascular en los complementos de ácido fólico".

En el nuevo estudio, Bazzano y sus colegas revisaron la literatura publicada de 1966 hasta julio de 2006 para encontrar estudios que habían comparado el ácido fólico con el uso de un placebo en personas con antecedentes de enfermedad cardiovascular.

Los investigadores hallaron 12 estudios que cumplían con sus criterios. En conjunto, los estudios incluían datos de casi 17,000 personas que tomaron un placebo o un complemento de ácido fólico durante al menos seis meses.

Cuando analizaron los estudios combinados, el 18.3 por ciento de los que tomaron ácido fólico experimentaron un evento cardiovascular, en comparación con el 19.2 por ciento de los que tomaron un placebo. Para la enfermedad cardiaca, las tasas fueron de 11.4 por ciento para las personas que tomaban complementos de ácido fólico y de 10.6 por ciento para los que tenían un placebo. Y el 4.7 por ciento de los que tomaban ácido fólico sufrieron un accidente cerebrovascular, en comparación con el 5.8 por ciento de los pacientes con placebo.

Una buena noticia que se desprende del estudio es que tomar ácido fólico parece ser seguro, y no incrementa el riesgo de muerte.

"Este estudio ofrece una información muy importante y muestra que la prevención de la enfermedad cardiovascular no es algo tan sencillo como tomar una pastilla", señaló el Dr. Julius Gardin, jefe de cardiología en el Centro médico y Hospital St. John en Detroit. "No sé si ya se ha escrito la última palabra sobre el ácido fólico, pero este estudio sugiere que tomar un complemento de ácido fólico no es efectivo en la prevención secundaria de la enfermedad cardiovascular", agregó.

Bazzano se apresuró a señalar, sin embargo, que este estudio no significa que las personas no deben obtener ácido fólico, que en su forma natural se conoce como folato, en una dieta saludable. Los vegetales de hojas verdes y las frutas cítricas ricas en folato son componentes importantes de una dieta saludable. Se sabe que seguir una dieta saludable es una buena manera de prevenir la enfermedad cardiovascular.

Otras formas de reducir ese riesgo consisten en dejar de fumar, reducir la presión sanguínea y el colesterol, y controlar la diabetes, según Bazzano.

Tanto Siegel como Gardin apuntaron que hacer ejercicio es también muy importante para proteger la salud cardiovascular.

"El ejercicio es probablemente una de las cosas más críticas que las personas pueden hacer. Como mínimo, una persona debería hacer 30 minutos de actividad al menos cinco días a la semana", señaló Siegel, quien agregó que la mayoría de la gente debería añadir entre 40 minutos y una hora de actividad moderadamente extenuante a su rutina dos o tres veces a la semana.

Más información

La U.S. Food and Drug Administration ofrece consejos sobre cómo mantener el corazón sano.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Lydia Bazzano, M.D., Ph.D., assistant professor of epidemiology, Tulane University School of Public Health and Tropical Medicine, New Orleans; Stephen Siegel, M.D., cardiologist, New York University Medical Center, and clinical assistant professor, New York University School of Medicine, New York City; Julius Gardin, M.D., chief of cardiology, St. John Hospital and Medical Center, Detroit; Dec. 13, 2006, Journal of the American Medical Association

Last Updated: