La enfermedad cardiaca es menos frecuente en las personas cuyos padres viven hasta los 85 años

Aún así, los genes no sustituyen un estilo de vida saludable, según un experto

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES 12 de marzo (HealthDay News) -- Investigadores informan que si sus padres vivieron hasta los 85 o más, su riesgo de enfermedad cardiaca en la edad madura es significativamente inferior que el de aquellas personas cuyos padres murieron antes de esa edad.

Según los hallazgos, publicados en la edición del 12 de marzo de Archives of Internal Medicine, las personas cuyos padres vivieron largo tiempo tendían a tener una presión arterial más baja y menores niveles de colesterol. También tenían puntuaciones de riesgo de Framingham inferiores, un estimado a diez años del riesgo de enfermedad de la arteria coronaria según la edad, el colesterol total y los niveles de lipoproteína de alta densidad (también llamada colesterol bueno), la presión arterial, la diabetes y el tabaquismo.

Los hallazgos parecen señalar el beneficio de tener "buenos genes". Pero la genética sólo es una parte de la ecuación, según el Dr. Clyde B. Schechter del Colegio de Medicina Albert Einstein de la ciudad de Nueva York y autor de un editorial que acompaña la publicación.

"La genética no debería eclipsar un estilo de vida saludable", aseguró Schechter.

Para el estudio, el Dr. Dellara F. Terry, de la Facultad de medicina de la Universidad de Boston, y sus colegas recolectaron datos sobre 1,697 personas que participaron en el estudio del corazón de Framingham, un estudio de gran tamaño basado en población que se inició en 1948. Todas las personas del estudio tenían padres que también habían participado en el estudio de Framingham.

Los que participaron en el nuevo estudio fueron examinados con el fin de evaluar sus factores de riesgo para la enfermedad cardiaca entre 1971 y 1975, a una edad promedio de 40 años. Entre 1983 y 1987, 1,319 de los participantes del estudio fueron examinados de nuevo.

Entre las 1,697 personas que comenzaron el estudio, para el 11 por ciento ambos padres habían llegado o habían superado la edad de 85 años, para el 47 por ciento uno de sus padres había vivido tanto y para el 42 por ciento ambos padres habían muerto antes de los 85.

Las personas cuyos padres llegaron a los 85 o más tenían presión arterial óptima o normal, al igual que una proporción entre lipoproteína de alta densidad y colesterol total óptima o normal. Es más, un mayor porcentaje de personas cuyos padres llegaron a los 85 ó los superaron tenían puntajes de riesgo de Framingham inferiores que las personas cuyos padres murieron más jóvenes.

Los investigadores hallaron que los puntajes de riesgo de Framingham fueron peores entre aquéllos cuyos padres murieron antes de los 85 y mejores entre aquéllos cuyos padres llegaron o superaron los 85.

"Nuestros hallazgos sugieren que las personas cuyos padres vivieron más tiempo tenían perfiles de riesgo cardiovascular más ventajosos en la edad madura, en comparación con aquellos cuyos padres murieron anteriormente y que la ventaja sobre el factor de riesgo permanece con el tiempo", anotaron los autores.

"Hay contribuciones genéticas bien establecidas para cada uno de los factores de riesgo que hemos examinado que podrían explicar parcialmente los factores de riesgo reducidos para aquellos cuyos padres vivieron más tiempo. Una mejor comprensión de la variación genética de los factores de riesgo cardiovasculares y la longevidad con el tiempo podrían resultar útiles para la prevención de las enfermedades y para estrategias de tratamiento en la comunidad", concluyeron.

Schechter aseguró que la manera como se gestionen los factores de riesgo es más importante que los genes para determinar cuánto tiempo se llegará a vivir.

"Para el grueso de la población, lo importante es si uno morirá después de los 70 ó si llegará a cumplir 80", aseguró Schechter. "Para eso, cosas como fumar, la alimentación y el ejercicio son sumamente importantes y probablemente eclipsen la genética porque sus genes no son particularmente importantes a la hora de determinar si usted morirá a los 70 ó los 80".

Más información

Para más información sobre la herencia y la enfermedad cardiaca, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Clyde B. Schechter, M.D., Albert Einstein College of Medicine, New York City; March 12, 2007, Archives of Internal Medicine

Last Updated: