La mayoría del ejercicio y los baños calientes deberían ser seguros durante el embarazo, según un estudio

In English

VIERNES, 2 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Si está embarazada y quiere hacer ejercicio cuando hace calor o tomar baños calientes o una breve sauna, hacerlo es seguro, según una nueva investigación.

Los investigadores australianos afirmaron que hacerlo, dentro de unos límites, no debería aumentar su temperatura corporal hasta un punto en que ponga en riesgo al bebé.

Los hallazgos proceden de un análisis de 12 estudios que incluyeron a 347 mujeres en diferentes etapas del embarazo. Se registró la temperatura corporal de las mujeres mientras hacían ejercicio, tomaban una sauna o un baño caliente.

Ninguna de las mujeres excedió el límite recomendado para la temperatura central del cuerpo de 102.2 ºF (39 ºC) mientras realizaban estas actividades.

Basándose en estos resultados, los investigadores concluyeron que las mujeres embarazadas pueden hacer de forma segura hasta 35 minutos de ejercicio aeróbico de alta intensidad (a entre un 80 y un 90 por ciento de su tasa cardiaca máxima) a una temperatura ambiente de hasta 77 ºF (25 ºC) y una humedad relativa del 45 por ciento.

Independientemente de en qué etapa del embarazo estén, las mujeres también pueden hacer ejercicios aeróbicos acuáticos de forma segura en un rango de temperaturas de 83.8 ºF a 92.1 ºF (de 28.7 ºC a 33.3 ºC) durante un máximo de 45 minutos, encontró el estudio. También pueden tomar baños calientes sentadas (a 104 ºF [40 ºC]) o una sauna caliente/seca (a 158 ºF [70 ºC], a un 15 por ciento de humedad relativa) durante un máximo de 20 minutos, indicaron los investigadores.

El estudio, realizado por Ollie Jay, profesor asociado de ciencias del ejercicio y del deporte de la Universidad de Sídney, y sus colaboradores, se publicó en línea el 1 de marzo en la revista British Journal of Sports Medicine.

Las directrices actuales aconsejan a las mujeres embarazadas que eviten cualquier estrés cuando hace calor debido a la preocupación por los posibles riesgos si su temperatura corporal aumenta demasiado, señalaron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la revista.

Pero los investigadores dijeron que las directrices no definen con claridad los límites del calor, y por tanto podrían desaconsejar un ejercicio que podría ser beneficioso tanto para la madre como para el niño.

Jay y sus colaboradores añadieron que hay algunas evidencias de que la capacidad del cuerpo de regular su temperatura central aumenta durante el embarazo.

Aun así, los autores del estudio dijeron que se necesita más estudio sobre esta cuestión.

Además, March of Dimes aconseja a las mujeres que hablen con su proveedor de atención de la salud antes de empezar un programa de ejercicio durante el embarazo.

Más información

March of Dimes tiene más información sobre el ejercicio durante el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: British Journal of Sports Medicine, news release, March 1, 2018

--

Last Updated: