Value of Masks Amid COVID-19: Replay July 10 HD Live!

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Los estadounidenses cada vez están más gordos

Estudios advierten incrementos importantes en el peso de los hombres y los niños desde 2000

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 4 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Llegan noticias perturbadoras, aunque esperanzadoras, de dos informes que documentan la epidemia de obesidad en los EE.UU.

La mala noticia es que los índices de sobrepeso y obesidad continúan aumentando, sobre todo entre hombres y niños, incluso desde los 2 años. La buena noticia es que reducir la ingesta de calorías podría revertir parte del daño causado por el exceso de peso, posiblemente incluso en cuestión de apenas seis meses.

Los estudios, de investigadores de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention, aparecen en la edición del 5 de abril del Journal of the American Medical Association.

Lo que resulta particularmente alarmante es que uno de los mayores incrementos en el sobrepeso y la obesidad se observaron en los niños. Los investigadores hallaron que el 17.1 por ciento de los niños tenía exceso de peso en 2004, en comparación con el 13.9 por ciento en 2000. Incluso los niños más pequeños no fueron inmunes a esta tendencia. De los niños entres los 2 y 5 años de edad, el 13.9 por ciento tenía exceso de peso en 2004, en comparación con el 10.3 por ciento en 2000.

El informe también halló que la incidencia de obesidad entre los hombres fue de hasta el 31.1 por ciento en 2004, en comparación con el 27.5 por ciento en 2000.

El segundo estudio informó acerca de un ensayo de restricción de calorías en un pequeño grupo de individuos con exceso de peso. Luego de seis meses en una dieta de calorías restringidas, mejoraron dos marcadores biológicos de longevidad, los niveles de insulina en ayunas y una temperatura corporal baja.

"La dieta y el ejercicio son factores clave para prevenir las enfermedades crónicas y para retrasar el envejecimiento", aseguró el Dr. Luigi Fontana, profesor asistente de medicina de la Facultad de medicina de la Universidad de Washington en San Luís e investigador del Instituto nacional de salud italiano de Roma.

"Estos estudios corroboran de manera contundente la necesidad de educar a las personas para que tomen decisiones sensatas cuando comen y que necesitan hacer ejercicio y caminar más, en lugar de ir en automóvil a todas partes", aseguró Fontana, quien escribió un editorial que acompañaba los estudios.

Fontana publicó recientemente su propio estudio en la edición de enero del Journal of the American College of Cardiology, quien halló que cuando las personas consumían una dieta baja en calorías nutricionalmente balanceada, es decir, que proporcionara el 100 por ciento de las porciones diarias recomendadas de vitaminas y minerales, su función cardiaca era similar a la de una persona 15 años más joven.

"Esto sugiere que la enfermedad cardiovascular es completamente prevenible con la dieta y que posiblemente se puede prevenir el envejecimiento con una dieta [sensata desde el punto de vista nutricional]", anotó.

Los informes de los CDC analizaron las medidas de estatura y peso de 3,958 niños de edades comprendidas entre los 2 y 19, así como de 4,431 adultos mayores de 20.

En los niños, se definió el sobrepeso de acuerdo con un índice de masa corporal (IMC) superior al percentil 95 para esa categoría de edad y sexo. En los adultos, un IMC entre 18.5 y 24.9 se consideró normal, de 25 a 29.9 con exceso de peso, más de 30 obesidad y más de 40 obesidad extrema, según los CDC.

La nueva investigación informa acerca de datos de 2003 a 2004. Los investigadores hallaron que el 17.1 por ciento de los niños tenía exceso de peso, al igual que el 66.3 por ciento de los adultos. Poco más del 32 por ciento de los adultos era obeso, mientras que el 4.9 por ciento era considerado como extremadamente obeso.

Los índices de sobrepeso y obesidad aumentaron significativamente en niños y hombres. Sin embargo, no hubo aumentos significativos en la obesidad de las mujeres entre 1999 y 2000, y entre 2003 y 2004.

En el segundo estudio, los investigadores de Luisiana observaron los efectos de la restricción de calorías en un grupo de 48 hombres y mujeres que tenían exceso de peso. La edad promedio era cercana a los 38 años.

Se asignaron aleatoriamente en cuatro grupos: el de "control" o mantenimiento del peso, uno de reducción del 25 por ciento en la ingesta de calorías de línea de base, uno de reducción de calorías de 12.5 por ciento más ejercicio equivalente a 12.5 por ciento de calorías adicionales quemadas, o uno de una dieta muy baja en calorías, de unas 900 diarias.

Todos los grupos de calorías restringidas perdieron al menos el 10 por ciento de su peso corporal inicial durante el estudio de seis meses. La restricción de calorías logró niveles inferiores de insulina en ayunas y menor temperatura corporal, que podrían considerarse señales potenciales de longevidad, según los autores del estudio.

Los investigadores también hallaron una reducción en la fragmentación del ADN, que sugiere que estaba ocurriendo menos daño al ADN en los grupos que no consumían tantas calorías. Los autores del estudio concluyeron que hacían falta estudios más prolongados para determinar si la restricción de calorías podía afectar realmente el proceso de envejecimiento.

La nutricionista Samantha Heller, del Centro médico de la Universidad de Nueva York, aseguró que no estaba sorprendida por los hallazgos del estudio y advirtió que las personas que restringen su ingesta de calorías de todos modos necesitan preocuparse por una buena nutrición.

"Tiende a haber una verdadera desconexión en la mente de las personas entre reducir las calorías y permanecer saludables", aseguró Heller. Aseguró que las personas deberían concentrarse primero en consumir alimentos saludables y luego en reducir las calorías. Esto se debe a que es posible reducir las calorías y de todos modos consumir comida basura, explicó.

Más información

Para calcular su IMC, visite los U.S. Centers for Disease Control and Prevention.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Luigi Fontana, M.D., Ph.D., assistant professor, medicine, Washington University School of Medicine, St. Louis, and investigator, Italian National Institute of Health, Rome; Samantha Heller, M.S., R.D., senior clinical nutritionist, New York University Medical Center, New York City; April 5, 2006, Journal of the American Medical Association

Last Updated: