Las inyecciones de células madres parecen reducir el dolor de la angina

Los estudios preliminares hallan una capacidad mejorada para hacer ejercicio en un plazo de seis meses

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES, 30 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Investigadores estadounidenses informan que en las personas que tienen angina grave, inyectarles sus propias células madre en el músculo cardiaco parece reducir el dolor y mejorar su capacidad para hacer ejercicio.

"Los resultados de este estudio ofrecen la primera prueba de que las propias células madres del paciente en realidad podrían ser usadas como tratamiento para la enfermedad cardiaca", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad Northwestern el Dr. Douglas Losordo, director del Instituto de investigación cardiovascular Feinberg de la facultad de medicina Feinberg de la universidad mencionada de Chicago. "El estudio ofrece esperanzas potenciales para aquellos pacientes que actualmente tienen angina no tratable para que estén más activos y tengan menos dolor".

En el estudio de fase 2 participaron 167 adultos que tenían angina grave y estaban en terapia médica máxima, los cuales no eran candidatos adecuados para procedimientos convencionales para mejorar el flujo sanguíneo al corazón, como angioplastia, endoprótesis o cirugía de derivación de la arteria coronaria.

"Se les administró un medicamento que estimuló la liberación de células madre adultas CD34+ en la médula ósea, y se recolectaron las células madres de la sangre de cada uno de los participantes, y se separaron de otros componentes. En cerca de la mitad de los participantes, elegidos al azar, las células madres luego fueron inyectadas en diez lugares de sus músculos cardiacos. Los demás recibieron una inyección de solución salina.

Seis meses después, las personas a las que se había inyectado sus propias células madre en el músculo cardiaco, pudieron caminar más tiempo en una banda que las demás. También pasó más tiempo antes de que sufrieran el dolor de la angina mientras caminaban en la banda, y el dolor desapareció más rápidamente después del reposo, en comparación con los que recibieron la inyección de solución salina. El grupo de las células madres también tuvo menos episodios de dolor en el pecho.

Aunque prometedores, los resultados no son definitivos y se deben verificar en un estudio de mayor tamaño, señaló Losordo.

El estudio fue presentado el 28 de marzo en las sesiones científicas del American College of Cardiology en Orlando, Florida.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre de los EE. UU. tiene más información sobre la angina.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: Northwestern University, news release, March 30, 2009

--

Last Updated: