Jugo de arándanos podría combatir los virus intestinales

Estudio de laboratorio halla un efecto inmediato, pero aún se necesita investigar más

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES 7 de junio (HealthDay News/HispaniCare) -- El jugo de arándanos, un remedio casero que se usa desde hace mucho años para ayudar a prevenir las infecciones del tracto urinario, podría también funcionar contra los virus gastrointestinales, según plantea una nueva investigación.

Hasta ahora, sólo se han logrado resultados en el laboratorio, y se necesitan realizar más estudios para ver si se confirman esos resultados, dijo Patrice Cohen, coautora del estudio, investigadora estudiante de pregrado en el St. Francis College en Brooklyn.

De ser así, la solución del jugo de arándanos podría hacer una gran diferencia teóricamente, señaló. "Cientos de miles de niños mueren de gastroenteritis cada año en el mundo".

El estudio fue financiado por el St. Francis College, el Cranberry Institute y el Wisconsin Cranberry Board.

Al trabajar con cultivos celulares en laboratorio, Cohen y su equipo se centraron en un rotavirus intestinal de monos (que causa diarrea) conocido como SA-11 y una familia de reovirus intestinales de cabra (que causa inflamación del intestino delgado). Ambos cultivos fueron expuestos al jugo de arándanos.

El jugo de arándanos impidió que el virus SA-11 se adhiriera a los glóbulos rojos o infectara las células huésped, reportaron los investigadores. Cuando analizaron los cultivos celulares de SA-11 a través de microscopios de alta resolución, no hubo partículas virales en aquéllos tratados con el jugo. "Fue un efecto inmediato", señaló Cohen.

"También tratamos de determinar si hubo una respuesta a la dosis", agregó. "Una dosis de 1:16, jugo de arándanos a virus, resultó efectiva".

Para determinar si el efecto tenía algo que ver con el pH del jugo de arándanos, analizaron dos muestras, una del virus expuesto al jugo de arándanos; la otra con el virus expuesto a una cantidad equivalente de líquido con el mismo pH que el jugo de arándanos.

"En la muestra del virus con jugo de arándanos, hubo una reducción de 100 por ciento en la infectividad", destacó. "En aquélla del líquido con el mismo pH [que el jugo de arándanos] sólo se observó una reducción de 34 por ciento. Lo que significa que el pH no era un factor. Se trataba de algún otro componente".

En otros estudios que han encontrado que el jugo de arándanos es efectivo en la prevención de las infecciones del tracto urinario en las mujeres, los investigadores han hallado que las sustancias en el jugo ayudan a prevenir la adhesión de ciertas bacterias en las paredes del tracto urinario.

Otro experto, el Dr. Prabhakar Swaroop, profesor asistente de medicina interna del Hospital de la Universidad de St. Louis, calificó a la nueva investigación como "un estudio muy interesante que investiga las propiedades antivirales del jugo de arándanos".

Está de acuerdo en que se necesita realizar más estudios, aunque planteó la siguiente interrogante: "¿Cómo podemos traducir este estudio para que sea útil en la vida diaria? En la práctica clínica, el rotavirus, uno de los virus estudiados, causa un síndrome diarreico autolimitado en infantes y niños", explicó. Así que sería importante para el estudio si el periodo de la diarrea se acorta tras beber jugo de arándanos, afirmó.

Identificar el ingrediente activo que produce la actividad antiviral sería importante también, agregó.

Mientras Cohen no llega a sugerir a cualquier persona que tome jugo de arándanos para prevenir las enfermedades gastrointestinales, Swaroop agregó que "beber jugo de arándanos no haría daño a nadie ".

Más información

Para más información sobre la diarrea, visite la American Academy of Family Physicians.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Patrice Cohen, student researcher, St. Francis College, Brooklyn, N.Y.; Prabhakar P. Swaroop, M.D., assistant professor, department of internal medicine, Division of Gastroenterology and Hepatology, St. Louis University Hospital, St. Louis; June 6, 2005, presentation, American Society for Microbiology annual meeting, Atlanta

Last Updated: