Planear para las emergencias sanitarias alivia el estrés de los viajes familiares

Un experto recomienda planear con anticipación para disfrutar de las vacaciones si surge una enfermedad inesperada

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

DOMINGO 9 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Aunque las vacaciones familiares pueden ser divertidas, los expertos aseguran que pueden resultar sumamente estresantes si surgen problemas de salud inesperados.

Los padres deben incluir preparaciones para posibles problemas de salud en sus planes de vacaciones, recomienda el Dr. Stephen Park, profesor asistente de pediatría y enfermedades contagiosas del Hospital infantil C.S. Motth de la Universidad de Michigan.

"Como padres, debemos prestar mucha atención a cosas como empacar juguetes y ropa, aunque a veces no prestamos igual atención a prepararnos para problemas de salud potenciales o anticipados", señala Park en una declaración preparada.

Ofreció varios consejos para viajar relacionados con la salud.

Primero, diseñe un equipo sanitario de viaje que incluya medicamentos que tomen regularmente los miembros de la familia, así como otros para enfermedades repentinas, como congestión o sarpullido. Recomendó empacar un antipirético, un antihistamínico, curitas y un ungüento antibiótico de uso tópico, pero recomendó no incluir antidiarreicos para la diarrea del viajero. Es mejor consultar a su médico para saber qué antibióticos tratan la diarrea causada por infecciones bacterianas.

Los padres también deben considerar aspectos específicos de las vacaciones familiares, como el estado del tiempo en el lugar de destino. Por ejemplo, se debe llevar bastante bloqueador solar para los lugares soleados, así como aloe vera para aliviar el dolor de las quemaduras solares. Si planea pasar mucho tiempo al aire libre, traiga repelente para insectos, malla para mosquitos y tratamientos para la hiedra venenosa.

Piense en problemas potenciales relacionados con el tipo de transporte que haya elegido. Por ejemplo, viajar en avión puede causar dolor de oído. Alimentar a un niño pequeño durante el despegue y el aterrizaje para generar movimientos de succión y deglución puede ayudar a aliviar el dolor de oído, y los chicos más grandes pueden sentir alivio masticando chicle o haciendo globos. Si el niño es propenso al mareo, no lo siente en medio del avión sobre las alas.

Si viaja en automóvil, puede ayudar a prevenir el mareo disuadiendo a los niños de leer o de mirar hacia abajo. Si comienzan a sentirse enfermos, deben enfocar los ojos en un punto frente a ellos, señaló Park.

Al hacer reservaciones para el alojamiento, los padres deben investigar la ubicación del centro de atención de urgencias más cercano, del centro nocturno de atención y de la sala de urgencias. Asegúrese de llevar el número telefónico de su médico para que pueda llamar a hacer preguntas médicas.

Park también anotó que los viajes alteran las rutinas, lo que puede hacer que los niños se pongan irascibles y difíciles.

"Una de las mayores preocupaciones de los padres al viajar con niños no es tanto su salud sino su comportamiento. Los padres necesitan relajarse lo más que puedan y planear con anticipación. Prevea que los niños pueden no ser los mismos al viajar, así que tenga paciencia con las rutinas", recomendó Park.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información sobre cómo permanecer saludable al viajar.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: University of Michigan, news release, March 3, 2008

--

Last Updated: