Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

¿Hasta qué punto su agua potable es segura? Eche un vistazo

Incluso un enturbiamiento 'permisible' podría provocar problemas estomacales, según un estudio

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES, 23 de agosto de 2017 (HealthDay News) -- Incluso si las autoridades de salud locales afirman que es segura, el agua potable turbia podría tener el potencial de provocar vómitos y diarrea, según una nueva revisión de investigaciones.

Los investigadores observaron estudios norteamericanos y europeos realizados anteriormente que exploraban el vínculo entre el agua turbia, o turbidez, y los problemas estomacales.

"Más de 10 estudios encontraron un vínculo entre la turbidez del agua y la incidencia de enfermedades gastrointestinales agudas", dijo la investigadora Anneclaire De Roos.

"Estos resultados sugieren que las exposiciones a través del agua potable provocaron una cantidad baja pero detectable de casos de enfermedad gastrointestinal aguda en las regiones y en los periodos estudiados", añadió De Roos, profesora asociada en la Facultad de Salud Pública Dornsife de la Universidad de Drexel, en Filadelfia.

Aunque el estudio no establece una relación causal, no hay una alternativa clara para explicar los patrones de asociación observados en los estudios, comentó en un comunicado de prensa de la universidad.

Los gérmenes que se transmiten por el agua, como el norovirus, la Giardia y el Cryptosporidium pueden provocar enfermedades gastrointestinales. Los investigadores estimaron que los sistemas de agua en Estados Unidos podrían provocar más de 16 millones de casos de malestar estomacal.

La turbidez del agua está provocada por partículas no disueltas, o podría ser una evidencia de vertidos que contengan no solo sedimentos, sino también gérmenes dañinos, afirmaron los investigadores.

En la revisión, De Roos dijo que "la asociación entre la turbidez y las enfermedades gastrointestinales agudas se encontró en ciudades con unos niveles relativamente altos de turbidez, con frecuencia en los suministros de agua potable no filtrada".

Eso no fue una sorpresa. Pero "los hallazgos que desafían al saber convencional son las asociaciones entre la turbidez y las enfermedades gastrointestinales graves que se observaron a niveles muy bajos de turbidez, unos niveles más bajos que los límites obligatorios", apuntó.

La investigación futura debería centrarse en el modo en que la turbidez del agua lleva a la enfermedad y también en el modo en que la desinfección del agua afecta a ese riesgo, dijo De Roos.

El estudio aparece en la edición de este mes de la revista Environmental Health Perspectives.

Más información

Para más información sobre la seguridad del agua potable, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

FUENTES: Drexel University, news release, Aug. 17, 2017; Environmental Health Perspectives, Aug. 17, 2017

--

Last Updated: