Los antiácidos podrían provocar problemas alérgicos

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 30 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Hay numerosos medicamentos para tratar los problemas digestivos provocados por la acidez o las úlceras estomacales. Pero resolver un problema de salud podría provocar otro.

Una nueva investigación de Austria encontró que las personas que usan fármacos que suprimen el ácido estomacal tenían casi el doble de probabilidades de necesitar medicamentos para controlar los síntomas de alergia.

Y las personas mayores de 60 años que usaban esos fármacos tenían más de cinco veces más probabilidades de también necesitar un antialérgico, reportó el estudio.

"Muchas personas tienen problemas gástricos [del estómago] y muchas personas toman antiácidos. Mientras más largo es el tratamiento con esos medicamentos, mayor es el riesgo de alergias", señaló la autora sénior del estudio, la Dra. Erika Jensen-Jarolim, inmunóloga clínica en la Universidad de Medicina de Viena.

¿Cómo podrían estar conectadas ambas afecciones? Jensen-Jarolim dijo que, normalmente, el ambiente ácido del estómago ayuda a descomponer a las proteínas derivadas de los alimentos que pueden provocar alergias.

Pero si una persona toma antiácidos, los alimentos que comen no se descomponen en trozos suficientemente pequeños. Los alérgenos intactos van al intestino, donde pueden producir una reacción alérgica e inflamación.

Las implicaciones de este estudio podrían ser abarcadoras. Según el Colegio Americano de Gastroenterología (American College of Gastroenterology, ACG), más de 60 millones de estadounidenses tuvieron acidez al menos una vez en el mes anterior.

La acidez, o enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE), ocurre cuando el ácido estomacal se devuelve al esófago (el tubo que conecta a la garganta con el estómago), según el ACG. Los síntomas incluyen una sensación de quemazón en el esternón, que puede subir por el cuello. Algunas personas notan el sabor amargo de la bilis en la parte posterior de la garganta.

Para tratar esa incomodidad y dolor, las personas con frecuencia toman medicamentos que reducen el ácido. Éstos incluyen unos fármacos populares llamados inhibidores de la bomba de protones (IBP). Los medicamentos de esa clase incluyen a fármacos recetados y de venta libre, como Prilosec (omeprazol), Prevacid (lansoprazol) y Nexium (esomeprazol).

Otra clase de medicamentos se llama bloqueadores H2. Esa clase incluye a Tagamet (cimetidina), Pepcid (famotidina) y Zantac (ranitidina). También hay un fármaco llamado Carafate (sucralfato), un compuesto del aluminio.

Todos esos medicamentos se vincularon con un aumento en el uso de antialérgicos. Pero hubo una mayor prevalencia del uso de antialérgicos tras una receta de sucralfato, según el estudio.

El estudio incluyo información sobre las recetas de un 97 por ciento de las personas de Austria. Los datos cubrían cuatro años, de 2009 a 2013.

Los investigadores anotaron que incluso apenas seis dosis diarias de antiácidos cada año se vinculaban con un aumento en la necesidad de un antialérgico. El riesgo de necesitar un antialérgico aumento con un uso más frecuente de antiácidos.

Las mujeres y las personas mayores que tomaban antiácidos eran más propensas a necesitar antialérgicos.

Jensen-Jarolim dijo que espera que los médicos hagan caso a los hallazgos del estudio y receten los antiácidos con cuidado. También espera que los consumidores que compran antiácidos de venta libre recuerden que son medicamentos, y que cualquier medicamento puede tener efectos secundarios.

Recomendó que las personas preocupadas por las alergias pero que necesitan antiácidos tomen esos medicamentos durante el menor tiempo posible.

El Dr. Elie Abemayor, presidente de la división de gastroenterología en el Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, revisó los hallazgos, y afirmó que siempre es importante sopesar los beneficios de un medicamento con sus riesgos.

Y aunque los hallazgos fueron "preocupantes", Abemayor dijo que es importante reconocer que este estudio es observacional, y no puede probar una relación causal.

"De cualquier forma tomaría estos fármacos si los necesitara. No creo que este estudio cambie la forma en que se recetan", apuntó. Pero añadió que si en realidad no necesita los medicamentos durante un periodo largo, es buena idea tomarlos solo cuando sean necesarios.

Los hallazgos aparecen en la edición del 30 de julio de la revista Nature Communications.

Más información

Para más información sobre el reflujo ácido, visite el Colegio Americano de Gastroenterología.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Erika Jensen-Jarolim, M.D., clinical immunologist and professor, comparative medicine, Medical University of Vienna and the Interuniversity Messerli Research Institute, University of Veterinary Medicine, Vienna; Elie Abemayor, M.D., chair, division of gastroenterology, Northern Westchester Hospital, Mount Kisco, N.Y.; July 30, 2019, Nature Communications, online

Last Updated: