How Masks Help Stop COVID-19: HD Live! This Friday at 2:30 PM ET

Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

El consumo empedernido de alcohol más Xanax y Valium: una combinación peligrosa

In English

JUEVES, 26 de diciembre de 2019 (HealthDay News) -- Las personas que beben en exceso regularmente son también propensas a usar benzodiacepinas, encuentra un estudio reciente.

Esos fármacos, como alium (diazepam), Xanax (alprazolam), Klonopin (clonazepam), Ativan (lorazepam), y Restoril (temazepam), se usan para tratar la depresión y la ansiedad.

Pero cuando los bebedores empedernidos las usan, las benzodiacepinas podrían aumentar el riesgo de sobredosis y accidentes, y empeorar las afecciones psiquiátricas, advierten los investigadores.

Encontraron que las personas que abusaban del alcohol tenían un 15 por ciento más de probabilidades de tomar benzodiacepinas que los bebedores moderados o los abstemios.

En el estudio, los investigadores recolectaron los datos de más de 2 millones de pacientes incluidos en la base de datos de Kaiser Permanente.

Específicamente, buscaron el uso malsano del alcohol: al menos 15 bebidas por semana en los hombres menores de 65 años, y al menos ocho bebidas por semana en los hombres mayores y en las mujeres.

Encontraron que un 4 por ciento de los pacientes habían abusado del alcohol, y que un 8 por ciento habían surtido una receta de una benzodiacepina en el año anterior.

Pero cuando se recetaron benzodiacepinas a los bebedores problemáticos, la dosis promedio fue un 40 por ciento más baja y con una duración un 16 por ciento más corta que entre los bebedores moderados o los abstemios. No se sabe si esto se debió a los médicos emisores de los recetas o a que los pacientes se limitaran ellos mismos.

"Algunos médicos podrían estar reemitiendo las recetas, sin ser conscientes de que sus pacientes consumen alcohol de forma malsana. En muchos casos, los pacientes han estado tomando benzodiacepinas durante años, y creen que son inocuas", comentó el primer autor del estudio, el Dr. Matthew Hirschtritt, profesor clínico de psiquiatría de la Universidad de California, en San Francisco.

Se trata de una creencia errónea, enfatizó.

"Cuando las benzodiacepinas se consumen con alcohol, puede resultar en una sobredosis debido al impacto de los dos depresores del sistema nervioso central", advirtió Hirschtritt en un comunicado de prensa de la universidad.

"Sus efectos pueden reducir la coordinación motora, afectar al juicio y a la toma de decisiones, y resultar en caídas y accidentes", anotó. "El uso a largo plazo puede conducir a lesiones cardiovasculares, gastrointestinales, hepáticas, renales y neurológicas, además de psicosis o [pensamientos] suicidas en los que tienen afecciones psiquiátricas preexistentes".

Los investigadores no habían previsto que las personas que abusan del alcohol tuvieran un 15 por ciento más de probabilidades de que les recetaran una benzodiacepina. Habían previsto que para los bebedores problemáticos sería más difícil obtener esos fármacos.

"Al recetar medicamentos, los médicos sopesan los riesgos y los beneficios", explicó Hirschtritt. "Aunque los riesgos de las benzodiacepinas para todos los pacientes, y en particular para los que tienen un consumo problemático de alcohol, se están aclarando, sus beneficios parecen ser insignificantes dado que unos medicamentos recetados más seguros son efectivos para tratar la ansiedad".

El informe se publicó en una edición reciente de la revista American Journal of Managed Care.

Más información

Para más información sobre las benzodiacepinas, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: University of California, San Francisco, news release, Dec. 13, 2019

--

Last Updated: