Las muertes provocadas por el alcohol se duplicaron en los últimos 20 años en EE. UU.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 8 de enero de 2020 (HealthDay News) -- El número de estadounidenses que fallecen por el abuso del alcohol cada año se ha duplicado desde 1999, revela un nuevo estudio.

Entre 1999 y 2017, las muertes relacionadas con el alcohol aumentaron de casi 36,000 al año a casi 73,000. Esto equivale a cerca de 1 millón de muertes por el alcohol en menos de dos décadas, y las mujeres blancas experimentaron los mayores aumentos.

"Esas muertes están asociadas con la desesperación (la pérdida de la esperanza, la pérdida del empleo y las oportunidades de empleo, el aumento en el estrés) que conducen al abuso de sustancias y al abuso del alcohol", señaló el investigador principal, Aaron White, neurocientífico del Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y Alcoholismo de EE. UU.

Las crecientes muertes por las sobredosis de opioides y el suicidio han captado más atención que el alcohol en los últimos años, dijo White.

"El alcohol se nos olvida porque hace mucho que se consume, pero deja su huella en el aumento de las muertes por desesperación", advirtió.

Al menos 1 de cada 5 muertes por sobredosis implica un consumo excesivo de alcohol, anotó White.

"Creemos que estos datos muestran lo que como instituto sabemos hace bastante tiempo: el alcohol provoca una cantidad considerable de daños en nuestra sociedad", aseguró.

En el estudio, el equipo de White revisó los datos de los certificados de defunción del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de EE. UU. Encontraron que en 2017 el abuso del alcohol conformó un 2.6 por ciento de los casi 3 millones de muertes en Estados Unidos.

Entre esas muertes, casi un 50 por ciento fueron por enfermedad hepática o sobredosis de alcohol, solo o en combinación con otras drogas, encontraron los investigadores.

Las muertes relacionadas con el alcohol fueron más frecuentes entre los hombres, las personas de 45 a 74 años, y entre los amerindios y nativos de Alaska.

Pero las muertes han estado aumentando en todos los grupos, en particular entre las mujeres, apuntó White.

"Las mujeres tienen un riesgo más alto que los hombres a niveles comparables de exposición al alcohol de enfermedades cardiovasculares relacionadas con el alcohol, ciertos tipos de cáncer, enfermedad hepática relacionada con el alcohol e insuficiencia hepática aguda debida a un consumo excesivo de alcohol", escribieron los autores del estudio.

Esto podría deberse a su fisiología. "Como las mujeres llegan a unos niveles más altos de alcohol en la sangre que los hombres con un peso comparable tras consumir la misma cantidad de alcohol, los tejidos de sus cuerpos se exponen a más alcohol y acetaldehído, un metabolito tóxico del alcohol, tras cada copa", añadieron los autores.

En realidad no se sabe por qué las muertes provocadas por el alcohol están aumentando en general, dijo White.

"Desearía tener una respuesta, pero no la tengo", apuntó White.

Añadió que hasta que se conozcan las causas originarias de esas muertes, la única forma de ayudar a las personas es aumentar los recursos para el tratamiento de la adicción.

El Dr. J.C. Garbutt es profesor de psiquiatría en el Centro Bowles de Estudios sobre el Alcohol de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte. Él también dijo que el estudio resalta el preocupante aumento de las muertes por desesperación en el país.

Los motivos de esa desesperación son complejos, "pero es probable que se relacionen con una pérdida de la seguridad laboral, el colapso financiero, la fragmentación de las comunidades y el aislamiento y otros problemas sociales precipitados por una economía mundial y una cultura cambiantes", planteó Garbutt, que no participó en el estudio.

El alcohol ofrece un mecanismo de afrontamiento temporal. Reduce temporalmente la ansiedad y la tensión, a veces eleva el estado de ánimo, reduce el dolor y en ocasiones conduce a breves descansos de las preocupaciones de la persona, dijo.

Pero el alcohol también conduce a una mayor ansiedad, sensibilidad al estrés, depresión, problemas del sueño e irritabilidad, advirtió Garbutt. "El alcohol, como es una droga tan engañosa, le dice al cerebro que la mejor forma de calmar esos síntomas es beber más. Así comienza un círculo vicioso", explicó.

El trabajo resalta la necesidad de ofrecer al público más información sobre los peligros del alcohol, afirmó.

"Históricamente, el mensaje sobre el consumo de alcohol ha sido muy confuso: beber vino tinto es bueno para uno, un poco de alcohol al día hace que se viva más", dijo Garbutt. Pero en los últimos 10 años, "hemos aprendido que para la salud, probablemente sea mejor beber lo menos posible".

Las personas deben saber que si reducen o incluso abandonan el consumo de alcohol, es probable que se sientan mejor, aseguró.

El informe aparece en la edición del 8 de enero de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

Más información

Para más información sobre el alcohol y la salud, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y Alcoholismo de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Aaron White, Ph.D., U.S. National Institute on Alcohol Abuse University of North Carolina School of Medicine, Bowles Center for Alcohol Studies, Chapel Hill; Jan. 8, 2020, Alcoholism: Clinical & Experimental Research

Last Updated: