Relacionan en un estudio tiroteos con sitios que venden alcohol para llevar

Urgen controles más estrictos para ayudar a reducir la violencia urbana

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES, 10 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Las probabilidades de recibir un disparo aumentan cuando el exceso de bebida ocurre cerca de un lugar que vende alcohol para llevar, según un estudio de investigadores de la Universidad de Pensilvania.

"Los individuos que están dentro o cerca de puntos de venta de alcohol para llevar recibieron disparos como víctimas de crímenes predatorios, posiblemente porque habían consumido grandes cantidades y eran víctimas más fáciles, o les dispararon como víctimas de argumentos que por lo demás se podían resolver que se volvieron violentos, porque uno o más de los combatientes había consumido alcohol", afirmó en un comunicado de prensa de la universidad Charles C. Branas, profesor asociado de epidemiología de la universidad y autor correspondiente del estudio.

Beber ligeramente y estar cerca de bares, tabernas y otros lugares que venden alcohol pero no para llevar no se relacionó con un mayor riesgo de ser víctima de un incidente con armas de fuego, apuntó.

"Los puntos de venta para consumir allí eran, en comparación, lugares altamente monitorizados y relativamente seguros, incluso en vecindarios con altos niveles de violencia con armas de fuego", apuntó Branas.

Los investigadores, que estudiaron los ataques que ocurrieron en Filadelfia de 2003 a 2006, dijeron que reducir la densidad en ciertas áreas de puntos de venta de alcohol para llevar y capacitar a los empleados de esos puntos podría ayudar a reducir la violencia con armas de fuego.

Se espera que el estudio, publicado en línea el 10 de marzo, sea publicado en la edición de mayo de Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

Rose Cheney, directora ejecutiva del Centro de Armas de Fuego y Lesiones de la Universidad de Pensilvania, aseguró que los hallazgos proveerían a los municipios con otra herramienta en la guerra contra la violencia con armas de fuego.

"Los hallazgos de investigaciones como esta nos permiten intervenir antes, interrumpir más completamente las vías que conducen a la violencia, y documentar mejor el impacto de las inversiones en la prevención", apuntó. "Además, aunque los homicidios con armas de fuego son los más visibles, enfocarse en el resultado más amplio de las lesiones con armas de fuego y sus repercusiones para individuales y comunidades aumentará nuestras probabilidades de éxito".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el consumo de alcohol.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: University of Pennsylvania, news release, March 10, 2009

--

Last Updated: