Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

Un compuesto del vino tinto podría aumentar la resistencia

Un estudio en ratones halla que el resveratrol también combate la obesidad y puede incluso prolongar la vida

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES 16 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Es probable que los atletas y los que no son atletas deseen brindar por el resveratrol, un ingrediente del vino tinto que, según los investigadores, duplicó la resistencia física de los ratones en un estudio reciente, a la vez que ofreció protección contra la diabetes y la obesidad.

Los ratones que recibieron dosis altas de este componente fueron capaces de correr el doble de distancia en una cinta caminadora que la que podrían recorrer normalmente, informaron investigadores franceses.

El resveratrol podría incluso ayudar a los roedores a vivir más tiempo, afirman.

"Se sabe que el compuesto resveratrol, que se encuentra en la piel de las uvas rojas y de los arándanos, activa el SIRT1, una enzima que tiene que ver con la prolongación de la esperanza de vida", explicó el Dr. Johan Auwerx, investigador principal, del Instituto de genética, biología celular y molecular de Illkirch, Francia.

Estos resultados, que aparecen en la edición del 16 de noviembre de Cell, se suman a los hallazgos de un estudio reciente que mostró cómo el resveratrol mejoraba la salud y el tiempo de supervivencia de los ratones asignados a una dieta rica en calorías.

A pesar de que estos estudios se han limitado hasta ahora a los ratones, el equipo francés señaló que también había encontrado una relación genética con el gasto de energía en los humanos que parece similar a la afectada por el resveratrol.

"Nuestro estudio muestra que la activación del SIRT1 por el resveratrol es un método bastante prometedor y bien tolerado para tratar enfermedades metabólicas comunes, como la obesidad y la diabetes tipo 2", dijo Auwerx.

El estudio abarcó ratones obesos que tenían una afección similar a la diabetes tipo 2.

El equipo de Auwerx halló que el resveratrol activaba el gen SIRT1 induciendo la actividad de las mitocondrias, los orgánulos que se encargan de suministrar la energía dentro de las células. Mediante la activación de las mitocondrias, el resveratrol hace que las células consuman más energía de lo normal.

Este mayor consumo de energía protege contra la acumulación de grasa y la diabetes tipo 2, explicó el equipo de investigación. El incremento de la actividad de las mitocondrias también mejora el rendimiento de ciertos tejidos, sobre todo de los músculos esqueléticos.

"Por esta razón observamos un aumento espectacular en la resistencia de los ratones, que duplicaron la distancia que corrían", explicó Auwerx.

"Lo demostramos no sólo en células cultivadas y ratones, sino también, que es más importante, por primera vez en humanos, donde relacionamos el gen SIRT1 con el consumo de energía", dijo Auwerx.

El resveratrol o sus análogos pueden ser útiles para el tratamiento de varias enfermedades que se caracterizan por una actividad anormal de las mitocondrias, apuntó Auwerx. "En el primer caso, se puede pensar acerca de aplicaciones en el tratamiento de la obesidad y la diabetes tipo 2", señaló. "Muchas otras enfermedades podrían beneficiarse de una mayor actividad mitocondrial, y de manera más notable los trastornos neurodegenerativos, como el Parkinson y la enfermedad de Huntington", agregó.

Este estudio fue financiado por Sirtris Pharmaceuticals, que desarrolló el compuesto usado en los experimentos.

Pero si cree que beber más vino o tomar complementos de resveratrol pueden convertirlo en un súper atleta, piénselo de nuevo, aseguró el Dr. Christoph Westphal, CEO de Sirtris.

"El resveratrol natural del vino tinto o de los nutracéuticos no puede alcanzar niveles terapéuticos en los humanos", enfatizó. "Habría que tomar cientos de vasos de vino tinto o de pastillas nutracéuticas al día para obtener una dosis terapéutica".

De acuerdo con Westphal, el laboratorio ha completado la fase 1 de ambos estudios con la participación de 85 voluntarios humanos para una formulación mejorada de resveratrol que alcanza niveles terapéuticos en el hombre y que es segura.

Además, Sirtris ha empezado a administrar a pacientes diabéticos su compuesto de resveratrol en un ensayo de fase 1 durante 28 días para evaluar la seguridad del medicamento y determinar cómo afecta los niveles de glucosa.

"Estamos empezando también un estudio de fase 1 para un trastorno mitocondrial grave y poco común llamado MELAS", dijo Westphal. La afección, "miopatía mitocondrial, encefalopatía, lactacidosis, accidente cerebrovascular" (MELAS), es un trastorno neurodegenerativo progresivo.

Un experto se mostró cauto ante los hallazgos.

"Ésta es una adición importante al cuerpo de trabajo que muestra que se puede activar una vía genética contra el envejecimiento", sostuvo David Sinclair, profesor asociado de patología de la Facultad de medicina de Harvard y cofundador de Sirtris.

Calificó al estudio como un paso importante en el desarrollo de nuevos medicamentos para combatir la enfermedad cardiaca, el Alzheimer y otras afecciones relacionadas con el envejecimiento. "En cinco años, deberíamos saber si los resultados obtenidos en ratones pueden lograrse en las personas", apuntó.

La utilidad del compuesto contra la diabetes sigue sin demostrarse, señaló Sinclair. "Un ratón no es un humano", subrayó. "Sería asombroso si pudiera funcionar en humanos. "Pero tenemos que esperar y ver".

Otro experto manifestó un escepticismo similar.

"Está claro que los autores del trabajo que aparece en la publicación Cell desean argumentar con firmeza que sus datos muestran una relación causal entre la activación del SIRT1 y los efectos sobre el resveratrol", dijo Matt Kaeberlein, profesor asistente de patología en la Universidad de Washington. "Aunque todos sus datos coinciden con este modelo y son convincentes, no existe realmente evidencia causal de que los efectos del resveratrol en ratones requieran la activación del SIRT1", dijo.

Kaeberlein sugirió que para probar realmente esta teoría, los investigadores debieron haber experimentado con ratones que no tuvieran el gen SIRT1, para determinar si esos ratones respondían al resveratrol cuando se alimentaban con una dieta alta en grasa.

"Además, hay abundante evidencia de que el resveratrol actúa sobre las proteína en lugar del SIRT1, así que es prematuro concluir que todo lo observado en este trabajo se debe a los efectos sobre el SIRT1", dijo.

Más información

Más información sobre el resveratrol en la Universidad del Estado de Oregón.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Johan Auwerx, M.D., Ph.D., Institue of Genetics and Molecular and Cellular Biology, CNRS / INSERM, Institut Clinique de la Souris, Illkirch, France; Christoph Westphal, M.D. Ph.D., CEO Sirtris Pharmaceuticals, Cambridge, Mass.; David Sinclair, Ph.D., associate professor of pathology, Harvard Medical School, Boston; Matt Kaeberlein, Ph.D., assistant professor, pathology, University of Washington, Seattle; Nov. 16, 2006, online edition, Cell

Last Updated: