Click Here for HealthDay's Coronavirus Liveblog

La aspirina de dosis baja podría ayudar a prevenir los nacimientos prematuros

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 24 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Una aspirina diaria de dosis baja ayudó a las madres primerizas a reducir las probabilidades de dar a luz demasiado pronto en un nuevo ensayo clínico, aunque no está claro que la práctica se debería convertir en una rutina en todas partes.

El ensayo, que se realizó en seis países con unos ingresos bajos, encontró que administrar a las madres primerizas una aspirina de dosis baja redujo su riesgo de nacimiento prematuro en un 11 por ciento. Sus probabilidades de un parto muy prematuro (antes de la semana 34 del embarazo) se redujeron en una cuarta parte.

"Se trata de un hallazgo muy importante", aseguró el Dr. Rahul Gupta, director médico y de salud de March of Dimes, una organización sin fines de lucro.

La aspirina de dosis baja está fácilmente disponible, es barata y segura, anotó Gupta, que no participó en el ensayo. Eso significa que podría tener un impacto real en los países con ingresos bajos, donde las muertes infantiles por el nacimiento prematuro son particularmente comunes.

Pero todavía no se sabe si los hallazgos se extenderían a Estados Unidos y otros países con unos ingresos altos, añadió Gupta.

Dijo que podría valer la pena realizar un ensayo similar en Estados Unidos, y prestar especial atención a la inscripción de grupos con unas tasas más altas de parto prematuro, por ejemplo las mujeres negras.

En 2018, la tasa de nacimientos prematuros fue de un 14 por ciento entre las mujeres negras, en comparación con un 9 por ciento entre las mujeres blancas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Se trata de una diferencia de más o menos un 50 por ciento.

En Estados Unidos, la aspirina de dosis baja (81 miligramos al día) ya se aconseja a las mujeres embarazadas con un riesgo alto de preeclampsia, una afección caracterizada por una hipertensión peligrosamente alta y proteína en la orina. Una de sus consecuencias potenciales es el nacimiento prematuro, y los estudios sobre la aspirina y la preeclampsia han sugerido que el fármaco podría ayudar a prevenir esos partos tempranos.

Esto condujo al ensayo más reciente, que reclutó a casi 12,000 mujeres de la República Democrática del Congo, Guatemala, India, Kenia, Paquistán y Zambia. Todas eran madres primerizas. Se asignó a la mitad a tomar una aspirina de dosis baja al día, mientras que la mitad recibieron pastillas placebo.

Las mujeres comenzaron con la aspirina o el placebo incluso ya desde la sexta semana del embarazo, y continuaron hasta la semana 36 o el parto.

Al final, las mujeres que usaron la aspirina fueron menos propensas a dar a luz de forma prematura (antes de la semana 37 del embarazo): un 11.6 por ciento dieron a luz de forma prematura, frente a un 13.1 por ciento de las mujeres del grupo del placebo. Su tasa de parto prematuro temprano (antes de la semana 34) también se redujo: un 3.3 por ciento dieron a luz tan temprano, frente a un 4 por ciento de las usuarias del placebo.

Los hallazgos son suficientemente firmes como para respaldar el uso rutinario de la aspirina de dosis baja en los países con unos ingresos entre bajos y medianos, señaló la coautora del estudio, la Dra. Marion Koso-Thomas.

Como Gupta, apuntó a las ventajas del bajo costo y la simplicidad de la aspirina. También es segura, comentó Koso-Thomas, de la Rama de Embarazo y Perinatología del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE. UU.

Su equipo no encontró un aumento en el riesgo de problemas, como las hemorragias, para las madres ni sus bebés.

Y cuando los nacimientos prematuros se previenen, aseguró Koso-Thomas, también se pueden prevenir sus consecuencias, incluyendo las muertes infantiles.

En el ensayo, las muertes perinatales (que incluyen a los mortinatos y a las muertes de recién nacidos en la primera semana de vida) se redujeron en el grupo de la aspirina. Entre las mujeres que tomaron aspirina, hubo poco menos de 46 muertes perinatales por cada 1,000 embarazos, en comparación con poco menos de 54 por cada 1,000 en el grupo del placebo.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 25 de enero de la revista The Lancet.

Pero no está claro si los hallazgos se pueden trasladar a Estados Unidos o a otros países con unos ingresos altos.

Como los nacimientos prematuros son más comunes en los países con unos ingresos bajos, no está claro si se observaría el mismo "beneficio universal estadísticamente significativo" en otros lugares, comentó la Dra. Julia Quinlivan, de la Universidad de Notre Dame en Australia.

Quinlivan escribió un editorial que se publicó junto con el estudio.

Las mujeres embarazadas siempre deben hablar con el médico antes de usar cualquier medicamento, incluyendo a la aspirina de dosis baja, enfatizó Quinlivan.

Y cuando se trata de reducir el riesgo de nacimiento prematuro, hay otras medidas comprobadas, afirmó: dejar de fumar, vacunarse contra la gripe, tratar la anemia o cualquier infección genital o urinaria antes del embarazo, comer una dieta rica en ácidos grasos omega 3, o pensar en un complemento de aceite de pescado.

Más información

March of Dimes ofrece más información sobre el nacimiento prematuro.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Marion Koso-Thomas, M.D., program official, Pregnancy and Perinatology Branch, U.S. National Institute of Child Health and Human Development, Bethesda, Md.; Rahul Gupta, M.D., chief medical and health officer, March of Dimes; White Plains, N.Y.; Julie Quinlivan, M.B.B.S., Ph.D., adjunct professor, Institute for Health Research, University of Notre Dame Australia, Fremantle, W.A., Australia; Jan. 25, 2020, The Lancet

Last Updated: