Las mordeduras de animales e insectos cuestan miles de millones de dólares

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 11 de diciembre de 2018 (HealthDay News) -- Las mordeduras de insectos, arañas y perros cuestan mil millones de dólares al año al sistema de atención de la salud de EE. UU., calcula un nuevo estudio.

Y el cambio climático empeorará las cosas, plantean los investigadores.

Los ataques de pumas, osos y cocodrilos son los que más salen en la prensa, pero los insectos más minúsculos son los que más trabajo dan a los médicos de la sala de emergencias. Las mordeduras y picaduras de insectos conforman más de la mitad de todas las visitas a emergencias relacionadas con animales, descubrieron los autores del estudio.

Las mordeduras de garrapatas, mosquitos, pulgas y arañas provocaron un 41 por ciento de las lesiones relacionadas con los animales, mientras que un 13 por ciento más de las visitas a emergencias fueron provocadas por picaduras de avispones, avispas o abejas.

"A medida que el clima cambie, su hábitat se ampliará", advirtió el investigador principal, el Dr. John Forrester, miembro de atención de traumatismos/crítica de la Universidad de Stanford, en California. "Ya lo hemos visto con las poblaciones de garrapatas y de mosquitos. Prevemos que, con el tiempo, más personas en climas tradicionalmente templados se verán expuestas".

En el estudio, Forrester y sus colaboradores revisaron cinco años de datos para examinar el alcance y el costo de las lesiones relacionadas con los animales que son tratadas por los médicos de emergencias.

Entre 2010 y 2014, casi 6.5 millones de personas acabaron en un departamento de emergencias como resultado de lesiones infligidas por criaturas grandes y pequeñas.

Además de los insectos, los perros fueron la siguiente causa más común de lesión: las mordeduras caninas conformaron 1 de cada 4 visitas a emergencias.

Solo un 3 por ciento de las personas necesitaron ser hospitalizadas debido a una herida causada por un animal, y las mordeduras de insectos y arañas conformaron una cuarta parte de esas admisiones.

Es probable que muchas de esas hospitalizaciones se hayan debido a reacciones alérgicas al veneno de los insectos, señaló la Dra. Jennifer Stankus, médica de emergencias en el Centro Médico Madigan del Ejército en Tacoma, Washington.

"La principal causa de muerte en las regiones apartadas es una reacción alérgica", dijo Stankus, que no participó en el estudio. "Me parece raro que una criatura tan pequeña pueda dejar a alguien vencido, pero es así".

Otra cuarta parte de las hospitalizaciones se debieron a mordeduras de serpientes o lagartos venenosos, que pueden ser costosas de tratar, dijo Stankus.

"Si le muerde una serpiente de cascabel, necesita un antídoto, con frecuencia varios frascos. Cada uno de esos frascos cuesta 10,000 dólares", indicó Stankus.

Solo 1,162 de los pacientes del estudio (un 0.02 por ciento) fallecieron por su lesión. Las mordeduras conformaron las tasas más altas de muertes: de ratas (6.5 muertes por cada 100,000 mordeduras), de serpientes/lagartos venenosos (6.4/100,000 mordeduras) o de perro (6.1/100,000 mordeduras).

Durante el periodo de cinco años que se estudio, tratar las lesiones relacionadas con los animales costó 5.96 mil millones de dólares, lo que equivale a unos 1.2 mil millones al año. Es probable que esa cifra sea una subestimación, apuntaron los investigadores, porque no incluye las tarifas de los médicos, los cargos de las clínicas ambulatorias, la productividad perdida ni la rehabilitación.

"Hemos visto las cifras del departamento de emergencias subir a medida que el acceso a los médicos de atención primaria disminuye", dijo Stankus. "Antes, la gente iba el mismo día por la picadura de una avispa o una mordedura menor de un perro, pero ahora atendemos esos casos porque la gente no logra que el médico de atención primaria les atienda".

Las mordeduras de perros, de insectos no venenosos y de arañas, y las mordeduras de serpientes y lagartos venenosos conformaron el 60 por ciento del total de los costos.

Los hallazgos del estudio se publicaron el 11 de diciembre en la revista Trauma Surgery and Acute Care Open.

Muchas picaduras asociadas con animales grandes y serpientes se pueden evitar con algo de sentido común, aseguró Stankus.

"Las características demográficas de una mordedura de serpiente de cascabel es un chico a final de la adolescencia o principios de la veintena que ha consumido alcohol, en el dedo índice derecho", comentó Stankus. "Típicamente se debe a que un humano antagoniza o molesta al animal".

Las mordeduras de perro se pueden evitar al nunca dejar a los niños sin supervisión cerca de un perro, añadió Forrester. Las personas no deben acercarse a perros que no conozcan, ni molestar a un perro mientras come, duerme o cuida a sus cachorros.

Las personas pueden evitar las mordeduras de insectos mediante el uso de repelente contra insectos, al vestir camisas con mangas largas y pantalones para cubrir la piel expuesta, y al evitar las áreas donde los insectos tienen sus nidos, según el Colegio Americano de Médicos de Emergencias (American College of Emergency Physicians). Éstas incluyen el agua estancada, los botes de la basura, y los lugares con plantas florecidas.

Más información

El Colegio Americano de Médicos de Emergencias ofrece más información sobre las mordeduras y picaduras de los animales.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Joseph Forrester, M.D., trauma/critical care fellow, Stanford University, Palo Alto, Calif.; Jennifer Stankus, M.D., emergency physician, Madigan Army Medical Center, Tacoma, Wash.; Dec. 11, 2018, Trauma Surgery and Acute Care Open

Last Updated: