Los expertos buscan aminorar el efecto "Srta. Muffet"

Consideran irracional el miedo a las arañas como culpables de todo tipo de males

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES 6 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- La pequeña Srta. Muffet no le entrega el tufet a nadie cuando se trata de aracnofobia, pero no es la única, y eso molesta a los expertos que dicen que las arañas han sido difamadas injustamente durante siglos debido a una maraña de falsas impresiones anticuadas y rotundas.

Los arácnidos, grandes y pequeños, son aparentemente tan temibles que han sido culpados erróneamente de casi todo, desde plagas hasta el "tarantismo", un desorden histérico que se produjo en Italia hace 500 años.

Pero la mala fama de la araña no terminó con la edad media. En la edición publicada el 7 de agosto en The Lancet, los científicos señalaron que los médicos son también responsables de culpar injustamente a la araña, en especial, por úlceras necrotizantes en la piel, o heridas que aparecen y se infectan.

"[La conversión de las arañas en chivos expiatorios] suele ocurrir comúnmente en situaciones cuando no se comprende una condición y, por tanto, se desconoce la causa", indicó el autor del artículo, el Dr. Geoffrey K. Isbister, proveniente de Australia, hogar de la araña espalda roja, pariente cercana de la viuda negra. "Con frecuencia lo que los médicos y los pacientes [quieren] es culpar a una causa aparente, el desconocimiento es mucho peor que saber que existe algo, incluso terrible. Por eso, se culpa a las arañas de las úlceras". Mientras tanto, se ignoran otras causas de los desórdenes.

"Los aracnólogos en general están conscientes en lo personal del miedo irracional público a las arañas", señaló Jeff Shultz, profesor asociado de entomología de la Universidad de Maryland. "Esto parece que se aprende, ya que los más jóvenes suelen estar muy abiertos a las arañas y tienen interés en conocer más sobre ellas. Los adultos son más propensos a la aracnofobia".

De acuerdo con el artículo de la revista y un editorial adjunto, por lo general, existe muy poca razón para tal atribución, excepto la coincidencia geográfica, y a veces incluso eso no es suficiente.

Por ejemplo, las mordeduras atribuidas a la araña reclusa marrón, ocurren en todo los Estados Unidos, aunque este organismo ofensivo se encuentra únicamente en el sur y el oeste, declaró la revista. De igual modo, la araña hobo ha sido culpada por mordeduras en todo el país, aunque la araña fue introducida por Europa, nunca se reportó que fuera peligrosa allá. También, se culpa a la araña reclusa marrón por la dermonecrosis en áreas en que o que son muy extrañas o donde nunca se han encontrado.

En todo el mundo, sólo hay un puñado de arañas peligrosas, indicó Isbister, que van desde la mortal araña tejedora de la zona este de Australia hasta la familia de la viuda negra (incluyendo la viuda negra y la espalda roja), la araña reclusa marrón y la araña del banano de Brasil, señaló Isbister.

El temor a algunas de estas espeluznantes criaturas se justifica hasta cierto punto.

Por ejemplo, niños pequeños han muerto al cabo de dos horas por una mordedura de la araña tejedora. "Sin embargo en el siglo pasado, sólo se produjeron 13 muertes y se estima que sólo hay entre cinco y 10 casos severos cada año. También disponemos de un antiveneno a partir de 1980, así que se trata de un pequeño problema en términos reales", apuntó Isbister. "El resto sólo causa efectos menores".

La araña espalda roja, inmortalizada en la canción tradicional australiana, "The Redback on the Toilet Seat" (La araña espalda roja en la tapa del inodoro), también se merece un respecto y una distancia saludables. "Mis estudios han demostrado que nosotros, de hecho, hemos subestimado los efectos de la araña espalda roja en las pasadas décadas", indicó Isbister . "Las mordeduras de arañas espalda roja (y de otras arañas de la familia de la viuda negra, como la viuda negra americana) pueden provocar un intenso dolor que dura de 24 a 96 horas, e ir acompañado de nauseas, malestar, dolor de cabeza y vómitos. . . Aunque no son mortales, las mordeduras de la araña espalda roja son muy serias, y se ven cerca de 3,000 a 5,000 casos por año en toda Australia".

La canción no perpetua ningún mito con relación al lugar preferido para esconderse de estos arácnidos, tampoco. "Las arañas espalda roja adoran los lugares oscuros y secos, y la parte exterior de un inodoro era el lugar clásico para ellas esconderse. A principios del siglo XX muchas mordeduras de arañas en los genitales fueron reportadas", añadió Isbister.

Los baños en el interior han erradicado este problema.

Si los pacientes y los médicos quieren buscar algo a que culpar, Isbister sugiere avispas, abejas y los vehículos de motor modernos. De acuerdo con el Insurance Institute for Highway Safety, en 2002, murieron 42,815 personas por accidentes de vehículos de motor en los Estados Unidos. En 2001, se produjo alrededor de 1,183 muertes en Australia por lo mismo. También en Australia, entre 1979 y 1998, murieron 45 personas por picaduras de abejas o avispas. Sólo se registraron 26 muertes por mordeduras de arañas en Australia el siglo pasado.

Pero esta misteriosa obsesión con las arañas puede que no sucumba a la luz de la razón. "¿Por qué las arañas y no las hormigas, automóviles o cerdos voladores?" , se pregunta Isbister. "Sigue asombrándome que los pacientes vengan con alguna lesión en la piel y digan pueda que sea una araña, y ¿por qué no otra cosa?"

Más Información

Para conocer más sobre las araña de todo el mundo, visite la página Web del Australian Museum.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Geoffrey K. Isbister, M.B.B.S., clinical toxicologist, Clinical Envenoming Research Group, Newcastle Mater Misericordiae Hospital, Waratah, New South Wales, Australia; Jeffrey Shultz, Ph.D., associate professor, entomology, University of Maryland, College Park; Aug. 7, 2004, The Lancet

Last Updated: