Los huracanes Katrina y Rita también dejaron un sarpullido detrás

Investigadores de los CDC detallan afecciones dermatológicas de los trabajadores que reconstruyen Nueva Orleáns

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 20 de noviembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los trabajadores que ayudan a reconstruir Nueva Orleáns después de los huracanes Katrina y Rita sufrieron varios trastornos cutáneos. Una investigación reciente sugiere que muchas de las erupciones fueron causadas por algún tipo de picadura de insecto.

"Las afecciones dermatológicas siempre han sido realmente comunes, pero no se había realizado una investigación sistemática hasta ahora", aseguró Rebecca Noe, autora del estudio y epidemióloga del Centro nacional de preparación, detección y control de enfermedades infecciones de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention de Atlanta. "Cuando hacía una búsqueda en la literatura, generalmente veía que la gente tenía 'sarpullido'. Era algo muy general".

El estudio fue publicado en la edición de noviembre de Archives of Dermatology.

Luego de la devastación de Katrina y de Rita en agosto y septiembre de 2005, los científicos tuvieron la oportunidad de indagar con mayor profundidad.

El 22 por ciento de las enfermedades tratadas después de este doble desastre fueron cutáneas.

A finales de septiembre de 2005, las autoridades hospitalarias de Nueva Orleáns les pidieron a los miembros de los CDC que les ayudaran a investigar un brote de enfermedades de la piel entre trabajadores de construcción.

Un grupo de hombres que reparaban techos en una base militar tenía erupciones tan graves que no pudo continuar trabajando.

Los investigadores de los CDC examinaron biopsias y las condiciones de vida de 136 trabajadores que permanecían en once cabañas cercadas de madera en una base militar. Los trabajadores no contaban con suficientes instalaciones sanitarias (el remolque de la ducha principal estaba fuera de servicio).

De los trabajadores, 58, el 42.6 por ciento, informaron sobre erupciones. De esos, el 70.7 por ciento fueron examinados y se halló que 27 (el 65.9 por ciento) tenían urticaria papular, básicamente, una reacción a las picaduras de insectos.

Ocho (el 19.5 por ciento) tenían foliculitis bacteriana, una infección que causa inflamación alrededor de los folículos pilosos. Se halló que seis (el 14.6 por ciento) tenían dermatitis por fibra de vidrio, la irritación y la inflamación causadas por el contacto con este material. Dos (el 4.9 por ciento) tenía fotodermatitis braquicárdica, una reacción a la luz solar.

Los hombres que dormían en cabañas que habían estado inundadas tenían veinte veces más probabilidades de desarrollar urticaria papular y cuatro veces más probabilidades de tener una erupción cutánea sobre la que ellos mismos informaron.

Era más probable que los trabajadores indígenas estadounidenses desarrollaran urticaria papular y dermatitis por fibra de vidrio.

Los investigadores nunca encontraron la criatura o criaturas responsables de los brotes, aunque sospechan que se debió a una infestación de garrapatas en las cabañas.

"Había algún tipo de insecto en las cabañas", aseguró Noe.

Cuando ocurre una inundación o cualquier otra perturbación en un ecosistema, los roedores y los pájaros son desplazados y las garrapatas se quedan buscando un huésped, lo que incluye a los humanos.

Los hallazgos coincidieron con lo que los especialistas vieron en el lugar de los hechos. El Dr. Richard A. Keller, cirujano de Mohs del Ochsner Health System, regresó al trabajo el sábado después de Katrina y fue el único, o uno de los únicos, dermatólogos que hubo en la ciudad durante dos o tres semanas.

Atendió varios casos de infecciones cutáneas que los rumores que circulaban atribuyeron a alguna enfermedad extraña que sólo se daba en Luisiana. En cambio, los problemas fueron similares a lo que hallaron los CDC, erupciones papulares, hiedra venenosa y erupciones fotoalérgicas.

"Le insistimos a todos que no era ninguna enfermedad rara", aseguró Keller. "Lo que más hicimos fue ahuyentar los rumores".

Los CDC recomendaron que las personas que vivían en la base militar fueran trasladadas a otros alojamientos, tuvieran mejores servicios de lavandería y duchas, y se aplicaran repelente de insectos.

"La gente común deben asegurarse, si entra a su hogar y éste ha estado inundado, de usar repelente y, si pueden, camisa de manga larga y pantalón largo", agregó Noe.

Más información

Los U.S. Centers for Disease Control and Prevention tienen más información sobre los huracanes.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Rebecca Noe, staff epidemiologist, National Center for Preparedness, Detection and Control of Infectious Disease, Atlanta; Richard A. Keller, M.D., Mohs' surgeon, Ochsner Health System, New Orleans; November 2007, Archives of Dermatology

Last Updated: