Cuando los fuegos artificiales causan lesiones, los niños son los más afectados

Estudio halla que aproximadamente unos 85,800 niños resultaron heridos entre 1990 y 2003

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES 3 de julio (HealthDay News/HispaniCare) -- Los niños están en riesgo de sufrir lesiones serias a causa de los fuegos artificiales aunque no sean los encargados de hacerlos estallar, de acuerdo con una nueva investigación publicada a vísperas del día de la independencia.

Y la supervisión de los padres no es una garantía contra estas lesiones, agregaron los investigadores.

Entre 1990 y 2003, se reportaron cerca de 85,800 casos de lesiones asociadas a los fuegos artificiales, y en el 54 por ciento de ellos, los padres estaban justo al lado, de acuerdo con el estudio realizado por el Centro para la Investigación y Política de Lesiones (CIRP, por sus siglas en inglés) del Hospital Infantil de Columbus, en Ohio.

La edad promedio de los niños lesionados era 11 años, y la mayoría, el 80 por ciento, eran chicos. La lesión más común en el 60 por ciento de los casos eran las quemaduras, y el globo ocular, la cara y las manos eran las áreas del cuerpo más comúnmente afectadas.

Los buscapiés o petardos causaron casi el 30 por ciento de los accidentes, las bengalas el 20 por ciento, y los fuegos artificiales aéreos cerca del 17 por ciento.

"Los niños que se lesionaron mientras jugaban con fuegos artificiales ellos mismos representaron aproximadamente la mitad de las lesiones", señaló en una declaración preparada la coautora del estudio Rachel Witsaman, miembro del CIRP. "Mucho más preocupante aún fue que la cuarta parte de lesiones ocurrió entre los espectadores. Esto significa que un niño está en riesgo de sufrir una lesión sólo por estar cerca de donde se usan fuegos artificiales".

El estudio, que se basó en los datos de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de los EE.UU. del National Electronic Injury Surveillance System, mostró que aproximadamente del 92 por ciento de todos los niños lesionados que fueron tratados y dados de alta en las salas de emergencias de los hospitales, el 5.3 por ciento había sido ingresado, y el 2.3 por ciento era transferido a otra institución.

"A los padres se les debería aconsejar que lleven sus niños a espectáculos de fuegos artificiales en lugares públicos más seguros, en vez de permitir que los fuegos artificiales sean usados cerca o junto a sus hijos", aconsejó el autor del estudio, el Dr. Gary Smith, director del CIRP.

"Cada tipo de fuego artificial que está disponible legalmente para el uso del público ha sido asociado con lesiones graves o la muerte", agregó. "Debería ponerse en marcha una prohibición nacional para los fuegos artificiales destinados a la venta y uso del público, en conformidad con las recomendaciones de políticas de la American Academy of Pediatrics, con la finalidad de reducir el número de lesiones relacionadas con los fuegos artificiales entre los niños".

Otro autor del estudio y miembro del CIRP, Dawn Comstock, anotó que la investigación "se limitaba a las lesiones de fuegos artificiales tratadas en los departamentos de emergencias de los hospitales. El número real es ciertamente más alto cuando se toma en cuenta a los que no buscaron tratamiento médico o que fueron atendidos por otros proveedores de atención médica".

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición de julio de Pediatrics.

Más información

Para más información sobre los peligros de los fuegos artificiales, visite la American Academy of Pediatrics.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Columbus Children's Research Institute at Columbus Children's Hospital, Ohio, news release, July 3, 2006

--

Last Updated: