Estados Unidos se enfrenta a una escasez de cirujanos cardiacos

Demasiados estadounidenses que envejecen y la escasez de médicos plantean un problema, aseguran los expertos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES, 10 de septiembre (HealthDay News/DrTango) -- Estados Unidos se enfrenta a una escasez grave de cardiólogos en los próximos años, un problema que se vuelve más crítico con el aumento rápido de una población que envejece y engorda rápidamente.

Esta escasez podría alcanzar los 16,000 cardiólogos para 2050, de acuerdo con un nuevo informe del American College of Cardiology (ACC). Ahora mismo, ya hay un déficit de 3,000 cardiólogos en este país, halla el informe.

"Tenemos una tremenda brecha ahora, y creemos que se agravará a medida que la generación nacida después de la Segunda Guerra Mundial cumpla 65 años", advirtió durante una teleconferencia el jueves el autor del informe, el Dr. George Rodgers, presidente del Consejo directivo del Grupo de trabajo del ACC. "Nuestra pronóstico es que el déficit de cardiólogos aumentará e incluso empeorará probablemente para 2030 o 2050".

Esto significa que para mantenerse en sintonía con la demanda, Estados Unidos necesita tener para 2050 el doble de cardiólogos de los que tuvo en el año 2000.

"Con el objetivo de cuidar al número creciente de pacientes que sufren múltiples afecciones crónicas, necesitamos contar, desde luego, con un grupo adicional de personas altamente capacitadas", señaló la Dra. Janet Wright, vicepresidenta de ciencia y calidad del ACC.

Aún así, los factores en contra de este propósito son cuantiosos, incluido el número cada vez menor de centros de capacitación disponible para cardiólogos en ciernes.

El informe aparece en la edición del 22 de septiembre de la Journal of the American College of Cardiology.

La enfermedad cardiaca es la principal causa de muerte entre hombres y mujeres en Estados Unidos.

De acuerdo con la American Heart Association, al menos 80 millones de personas en Estados Unidos tenían como mínimo un tipo de enfermedad cardiovascular en 2006, incluido un historial de ataque cardiaco grave (casi 8 millones), accidente cerebrovascular (6.5 millones) e insuficiencia cardiaca (5.7 millones).

En 2005, murieron 864,480 personas a causa de una enfermedad cardiaca, pero esta cifra es en realidad una mejora. En los últimos ocho años, tanto las muertes como la discapacidad atribuidas a la enfermedad cardiaca descendieron en 29 por ciento, informó el ACC.

"Aunque el descenso observado es considerable, significa que un número cada vez mayor de personas tiene que hacer frente a múltiples problemas cardiacos además de otras cuestiones de salud", destacó Wright. "Nuestra población vive más tiempo, afortunadamente, pero vamos a necesitar más personas altamente capacitadas para que la atienda".

"En cierto modo, somos víctimas de nuestro propio éxito", agregó Rodgers.

En el estudio, los autores encuestaron a las personas involucradas en la contratación de cardiólogos. Según esa encuesta, el ACC pronostica una escasez de hasta 16,000 profesionales de esta área de la medicina en las próximas cuatro décadas.

La razón principal es que el número de plazas disponibles para la formación en cardiología se ha reducido en un 25 por ciento en las facultades de medicina debido a la creencia de que los médicos de familia estarán en capacidad de brindar una buena parte de la atención que necesitan los pacientes de enfermedad cardiaca.

Pero no ha resultado así.

Otros hallazgos del informe:

  • Casi la mitad de los cardiólogos activos tienen más de 55 años y piensan jubilarse a tiempo o incluso antes debido a que les preocupan los costos de los seguros por mala práctica y las prácticas altamente exigentes.
  • Apenas el seis por ciento de los cardiólogos en activo son negros o hispanos, aunque estos dos grupos constituyen una cuarta parte de la población de EE. UU. Sólo el doce por ciento de los cardiólogos son mujeres. Mientras tanto, los pacientes hispanos y negros aseguran que prefieren ser atendidos por un médico de su propia raza o grupo étnico. "La igualdad implicaría una mejora en la atención", señaló Rodgers.
  • Otros proveedores de atención de la salud como las enfermeras con especialización podrían ayudar a solucionar el problema, pero este enfoque no se ha abordado lo suficiente hasta ahora.
  • Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid han propuestos recortes de 25 a 42 por ciento en los reembolsos de los médicos, pero esta medida no surtirá efecto hasta principios de enero de 2010, apuntó Wright. "Esta medida podría ser realmente devastadora tanto para el acceso como para el costo de la atención sanitaria", dijo.

Una solución clara sería aumentar el número de plazas disponibles en programas de subespecialización médica. Actualmente hay 1.5 candidatos por cada plaza disponible, dijo Rodgers. "No es un problema de base", apuntó, sino de financiamiento.

"También necesitamos trabajar en un entorno más sostenible", destacó Rodgers. "La presión a la que se someten los cardiólogos es enorme. Necesitamos idear una mejor forma de lograr un equilibrio entre la vida y el trabajo".

El ACC también está impulsando enfoques de equipo que incorporan enfermeras especializadas y profesionales sanitarios que no son cardiólogos.

Más información

Para saber más acerca de la enfermedad cardiaca, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Sept. 10, 2009, teleconference with Janet Wright, M.D., vice president, science and quality, American Cardiology Association (ACC), and George Rodgers, M.D., chairman, ACC Board of Trustees Workforce Task Force; Sept. 22, 2009, Journal of the American College of Cardiology

Last Updated: