La puerta giratoria de la hospitalización por insuficiencia cardiaca

Se necesita una mejor coordinación para reducir la tasa de readmisión de casi una de cada cuatro personas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 10 de noviembre (HealthDay News/DrTango) -- Casi un cuarto de las personas que tiene Medicare y que son hospitalizadas por insuficiencia cardiaca regresan al hospital dentro de un periodo de un mes después del alta, según revela un estudio reciente.

Esto no debería pasar, señaló el Dr. Joseph S. Ross, profesor asistente de geriatría y medicina paliativa en la Escuela de medicina Mount Sinai de la ciudad de Nueva York, y que agregó además que son muchos los culpables. Ross fue el autor principal del estudio, que aparece en línea el 10 de noviembre en Circulation: Heart Failure.

"Esto no atañe sólo a los médicos", dijo Ross. "El equipo clínico completo, enfermeras, farmaceutas e incluso los mismos pacientes juegan un papel. Si queremos mejorar, todo el mundo tiene que tomar partido".

La insuficiencia cardiaca, que consiste en la pérdida progresiva de la capacidad del corazón para bombear sangre, afecta a cerca de unos 5.7 millones de personas en Estados Unidos y cada año se diagnostican cerca de 670,000 casos nuevos. Además, es una de las razones más comunes de hospitalización, de acuerdo con la American Heart Association.

La hospitalización ofrece la oportunidad de organizar de forma correcta el tratamiento de la insuficiencia cardiaca, apuntó Ross. Sin embargo, agregó que la alta tasa de readmisión encontrada por el estudio, de más más de medio millón al año entre 2004 y 2006, muestra que a menudo esto no se hace.

"El desafío es que hay múltiples médicos involucrados, el médico que se encarga del tratamiento de la persona como paciente externo, el cardiólogo y el médico de atención primaria", apuntó. "Tienen que ponerse en contacto y garantizar que el paciente tiene los medicamentos correctos, de que si empieza a sentirse enfermo de nuevo y si experimenta cualquier señal de problemas, recibirá de inmediato el tratamiento apropiado.

Sin embargo, con demasiada frecuencia esta complicación implica una visita a la sala de emergencias, "y en este departamento se les ingresa sin ningún tipo de coordinación con el médico", dijo Ross.

Se deben tomar medidas antes de que alguien sea dado del alta del hospital, dijo. "Los médicos y el hospital tienen que trabajar en conjunto para garantizar que el alta hospitalaria del paciente transcurra sin contratiempos una vez esté fuera del hospital, para que éstos sepan cómo pueden gestionar su enfermedad, cuándo tienen que ponerse en contacto con un farmaceuta, cómo deben tomar los medicamentos y qué deben comer", comentó Ross.

Para solucionar el problema, plantea dos sugerencias. "La primera es se necesitan incentivos para motivar a los médicos y los hospitales a trabajar en equipo", apuntó Ross. "Aquí entra en juego la propuesta de Medicare del pago en paquete, que consiste en pagar una cantidad global por toda la atención hospitalaria 30 días después del alta, de modo que los médicos y los hospitales tienen que trabajar de forma coordinada".

Segundo, "hay programas que sí funcionan", aseguró Ross. "Podemos pagarles a los médicos para que se pongan en contacto con los pacientes por teléfono y también por correo electrónico. Esto permitirá que los pacientes se comuniquen mejor con los médicos, pero en la situación actual no reciben ningún tipo de reembolso".

El Dr. Gregg A. Fonarow, profesor de medicina cardiovascular de la Universidad de California en Los Ángeles, y vocero de la American Heart Association, dijo que ya se están poniendo en marcha esfuerzos para reformar el sistema actual.

Citó la iniciativa de la asociación del corazón, "Target: Heart Failure", y señaló que fue "diseñada para promover la atención clínica de los pacientes hospitalizados por insuficiencia cardiaca", y también el programa "H2H" de hospital a hospital del American College of Cardiology, "que ayuda a los hospitales a trabajar de forma coordinada para reducir la tasa de readmisión a 30 días".

También, el esfuerzo de reforma de la atención sanitaria que está bajo consideración en el Congreso incluye cláusulas de programas piloto para mejorar "estos resultados y tasas de mortalidad tan deprimentes", comentó Fonarow.

Sin embargo, la situación actual "es impactante en cierto modo, ya que a pesar de todos los avances del tratamiento de insuficiencia cardiaca, los pacientes aún no obtienen beneficios", lamentó Fonarow. "Y lo que está detrás de esta problemática sigue siendo uno de los desafíos más grandes de cardiología".

"Las terapias más efectivas, como los bloqueadores beta, se infrautilizan y cuando se usan, se aplican en dosis más bajas que las que han demostrado ser eficaces en ensayos clínicos", dijo. "Por tanto, muchos de estos pacientes acaban entrando y saliendo de los hospitales, sin recibir terapias importantes a dosis correctas y no recibe una monitorización correcta".

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre la insuficiencia cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Joseph S. Ross, M.D., assistant professor, geriatrics and palliative medicine, Mount Sinai School of Medicine, New York City; Gregg A. Fonarow, M.D., professor, cardiovascular medicine, University of California, Los Angeles; Nov. 10, 2009, Circulation: Heart Failure

Last Updated: