Un programa estadounidense para la insuficiencia cardiaca salva vidas

Un estudio encuentra que un esfuerzo nacional basado en los hospitales mejora la atención

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

LUNES 23 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un programa nacional para mejorar la atención del paciente de insuficiencia cardiaca en los hospitales de los EE.UU. funciona, según los investigadores.

La insuficiencia cardiaca ocurre cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre a los demás órganos del cuerpo. La enfermedad afecta a cinco millones de estadounidenses, y casi 3.6 millones de personas son hospitalizadas cada año por insuficiencia cardiaca.

Un estudio reciente que aparece en la edición del 23 de julio de Archives of Internal Medicine evaluó una iniciativa llamada Programa organizado para iniciar tratamiento que salva vidas en los pacientes hospitalizados con insuficiencia cardiaca (OPTIMIZE-HF, por su sigla en inglés).

Adoptado por el programa de mejora de la calidad Get With the Guidelines-Heart Failure (Cumpliendo con las directrices - Insuficiencia cardiaca) de la American Heart Association, y patrocinado por la compañía farmacéutica GlaxoSmithKline, OPTIMIZE-HF es el mayor esfuerzo de su tipo llevado a cabo para los pacientes de insuficiencia cardiaca de los EE.UU., con la participación de 259 hospitales. Está diseñado para ayudar a los hospitales a aumentar su cumplimiento de las medidas de rendimiento estándares basadas en los hospitales.

OPTIMIZE-HF también provee a los hospitales con herramientas para ayudar a mejorar la fiabilidad de la atención, entre ellas documentos estandarizados de admisión, listas de comprobación para el alta, tarjetas de bolsillo, etiquetas adhesivas para los registros médicos, algoritmos para las mejores prácticas y vías críticas.

Para el estudio, los investigadores evaluaron los datos del registro de mejora en el rendimiento de la insuficiencia cardiaca de OPTIMIZE-HF, un programa basado en la Web que permite a los hospitales revisar y comparar sus datos con los de centros similares. La información en el registro incluía datos sobre la admisión, la atención de alta y los resultados (como los índices de muerte y rehospitalización).

Entre marzo de 2003 y diciembre de 2004, 48,612 pacientes de insuficiencia cardiaca se inscribieron en el registro. Un subgrupo de 5,761 pacientes fueron seguidos por 60 a 90 días adicionales después de ser dados de alta del hospital.

Los investigadores encontraron mejoras en tres de las cuatro medidas de rendimiento de la Joint Commission on Accreditation of Healthcare Organization, usadas para medir la calidad de la atención para la insuficiencia cardiaca en los hospitales. Entre ellas figuran:

  • Mejor comunicación con el paciente. El índice de proveer a los pacientes instrucciones médicas completas aumentó de 46.8 por ciento al inicio del estudio a 66.5 por ciento al final del mismo.
  • Mayores esfuerzos antitabaquismo. Los hospitales proveían consejería para la cesación del tabaquismo a 75.6 por ciento de los pacientes para el final del estudio, en comparación a 48.2 por ciento al principio.
  • Mejor monitorización cardiaca. La evaluación de la función sistólica del ventrículo izquierdo del corazón subió de 89.3 a 92.1 por ciento.

Una cuarta medida, que tiene que ver con recetar medicamentos de enzima convertidora de la angiotensina o un bloqueador del receptor II de la angiotensina en el momento del alta, siguió igual durante el estudio.

Los investigadores también encontraron otras mejoras. El uso de betabloqueadores aumentó de 78 a 86 por ciento, recetar antagonistas de la aldosterona aumentó de 11 a 20 por ciento, y el uso de medicamentos de estatinas aumentó de 39 a 44 por ciento.

El índice de muertes de pacientes mientras estaban en el hospital bajó de 4.1 a 2.5 por ciento cuando los hospitales usaron los documentos estandarizados de admisión, y los índices de muerte u hospitalización tras el alta disminuyeron de 38.2 a 34.8 por ciento cuando se usaron las herramientas durante la atención, encontraron los investigadores.

Otro resultado favorable (una disminución en las muertes tras el alta del hospital de 9.0 a 6.3 por ciento) podría salvar miles de vidas si todos los hospitales participaran en la iniciativa. Además, la duración de las estadías hospitalarias se redujo de 7.5 a 6.2 días.

"Si hubieran ocurrido mejoras similares en los hospitales de todo el país, esto se traduciría a 40,000 muertes menos y 1.4 millones de costosos días hospitalarios eliminados por año", afirmó en una declaración preparada el investigador principal, el Dr. Gregg C. Fonarow, catedrático Eliot Corday de medicina cardiovascular y ciencia de la UCLA, director del Centro de cardiomiopatía Ahmanson-UCLA y profesor de medicina de la Facultad de medicina David Geffen de la UCLA.

"A pesar de la convincente evidencia científica y las directrices nacionales para el uso de agentes clave y cambios en el estilo de vida que prolongan la vida, existen brechas en el tratamiento de la insuficiencia cardiaca", apuntó Fonarow. "Esperamos que más hospitales adoptarán este modelo validado para mejorar la atención del paciente de insuficiencia cardiaca".

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre la insuficiencia cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: University of California, Los Angeles, Health Sciences, news release, July 23, 2007

--

Last Updated: