Una prueba rápida de la gripe es más precisa para los niños pequeños

Pero los resultados positivos son más precisos que los hallazgos negativos, según encuentran investigadores

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

LUNES, 15 de febrero (HealthDay News/DrTango) -- Un estudio reciente muestra que una prueba diagnóstica rápida para la influenza ampliamente disponible es buena, aunque no perfecta, para determinar si un niño sufre de gripe.

Los hallazgos son aplicables tanto para la gripe estacional como para la H1N1 que recientemente se propagó por el mundo, aseguró la Dra. Andrea T. Cruz, profesora asistente de pediatría del Colegio de Medicina Baylor de Houston, y autora principal de un informe que aparece en la edición en línea del 15 de febrero de la revista Pediatrics.

El estudio examinó los expedientes de más de 2,600 niños llevados al hospital por sospechas de influenza entre mayo y septiembre de 2009, y comparó los resultados de la prueba rápida de diagnóstico de la influenza, que puede dar resultados en cuestión de minutos, con dos pruebas de laboratorio que requerían horas o días para el diagnóstico. Con frecuencia, un diagnóstico rápido es deseable, pero han surgido preguntas sobre la precisión de las pruebas diagnósticas rápidas.

El estudio usó una de las diez pruebas rápidas comercialmente disponibles aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos. Se llevó a cabo porque "los médicos han estado basando decisiones clínicas en pruebas diagnósticas rápidas de la influenza que no fueron diseñadas pensando en el H1N1", apuntó Cruz.

El estudio comparó la sensibilidad (la capacidad de determinar si alguien tiene una infección) y la especificidad (la capacidad de descartar la presencia de una infección) de la prueba con una prueba de laboratorio. La prueba rápida tuvo una sensibilidad de 45 por ciento y una especificidad de 98.6 por ciento, encontró el estudio.

"La prueba diagnóstica rápida para la influenza es bastante específica, pero le falta sensibilidad", comentó Cruz. Eso significa que un resultado positivo en la prueba rápida era "altamente preciso" en el diagnóstico de una infección con H1N1, pero un resultado negativo no descartaba la posibilidad de infección, encontró el estudio.

La sensibilidad fue significativamente más alta (55.5 por ciento) en los niños pequeños, sobre todo los menores de dos años, un grupo más susceptible a las complicaciones de la gripe.

"Sobre todo para los niños de alto riesgo, por ejemplo los que tienen otras enfermedades como el asma y que presentan síntomas parecidos a la gripe, se debe considerar tratarlos a pesar de los resultados de una prueba rápida", aconsejó Cruz.

Aunque los casos de influenza H1N1 sobre los que se ha informado en EE. UU. han disminuido recientemente, los resultados del estudio sobre las pruebas rápidas "pueden ayudar a guiar la toma de decisiones clínicas cuando llegue esa tercera ola", dijo Cruz.

El más reciente informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. aseguró que ningún estado reportó actividad gripal generalizada, pero seis estados veían actividad regional y diez reportaron actividad local.

Los resultados del estudio podrían no aplicar para todas las pruebas de diagnóstico rápido aprobadas por la FDA, señaló Cruz. "Cuando se observa su sensibilidad general para la temporada de gripe, varía entre 50 y 95 por ciento", dijo Cruz. "Depende del tipo de prueba que se usa en lugar de qué paciente se está evaluando".

La ventaja de la prueba rápida es su disponibilidad, aseguró. "Es relativamente sencilla. No hace falta un técnico especializado", añadió.

"Se sabe que no son pruebas perfectas", comentó el Dr. Nathan Litman, profesor de pediatría del Colegio de Medicina Albert Einstein y jefe de enfermedades pediátricas infecciosas del Centro Médico Montefiore de la ciudad de Nueva York. "Lo que pasa es que pueden identificar muy rápidamente a alrededor de la mitad de los pacientes de influenza en una sala de emergencias. Pero si la prueba es negativa, sigue habiendo probabilidades de que tengan influenza".

En la práctica, a los pacientes de emergencia que se piensa tienen gripe se les inicia una terapia farmacológica en el Montefiore mientras se hace una prueba definitiva de laboratorio, señaló Litman. Se toma una decisión final de tratamiento después de que los resultados estén disponibles, lo que tarda entre ocho y diez horas, apuntó.

Más información

Para saber toda la historia sobre el H1N1, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.

FUENTES: Andrea T. Cruz, M.D., assistant professor, pediatrics, Baylor College of Medicine, Houston; Nathan Litman, M.D., professor, pediatrics, Albert Einstein School of Medicine, chief, pediatric infectious diseases, Montefiore Medical Center, New York City; Feb. 15, 2010, Pediatrics, online

Last Updated: