Muchos centros de tratamiento de la adicción carecen de fármacos contra los opioides, según un estudio

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 22 de enero de 2019 (HealthDay News) -- A pesar de que la epidemia de opioides de EE. UU. se remonta más de una década, en 2016 apenas un 6 por ciento de los centros de tratamiento ofrecían los tres medicamentos aprobados para tratar la adicción a los opioides, revela una investigación reciente.

Y apenas alrededor de un tercio ofrecían uno de los tres fármacos recomendados, encontró el estudio.

"El país se enfrenta a una epidemia de muertes por sobredosis de opioides", señaló el autor principal del estudio, el Dr. Ramin Mojtabai, profesor de salud mental en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

"Prestar atención al tratamiento farmacológico para los trastornos por el uso de opioides puede ayudar a controlar esta epidemia", junto con la distribución de kits de naloxona, que bloquea a los opioides, para prevenir las muertes por sobredosis, planteó.

La buprenorfina, la naltrexona y la metadona tienen la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para el tratamiento a largo plazo del trastorno por el uso de opioides, incluyendo la adicción a los analgésicos recetados y a la heroína. Pero muchos centros siguen confiando en la psicoterapia para promover la abstinencia.

Mojtabai y su equipo analizaron encuestas nacionales de 10,000 centros ambulatorios realizadas por la Administración de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA) de EE. UU. entre 2007 y 2016.

La buena noticia fue que apenas un 20 por ciento de los centros ofrecían al menos un medicamento para los opioides en 2007, pero esa cifra fue del 36 por ciento en 2016.

Pero "solo una pequeña fracción ofrecían los tres", apuntó Mojtabai.

La metadona y la buprenorfina son conocidas como agonistas, que se vinculan a los receptores opioides en el cerebro y reducen las ansias, explicó Mojtabai. La naltrexona, un antagonista de liberación prolongada, se inyecta mensualmente para bloquear los receptores de opioides e impedir cualquier sensación de estar "drogado".

Los hallazgos no sorprendieron a Lindsey Vuolo, directora asociada de leyes y políticas de salud en el Centro de la Adicción, en la ciudad de Nueva York.

"Sabemos que apenas entre una y dos de cada 10 personas reciben algún tratamiento para su trastorno de abuso de sustancias, y que tan solo una fracción de las personas que reciben tratamiento para la adicción reciben esos medicamentos", apuntó Vuolo.

Esos medicamentos ayudan, añadió.

"En general, alrededor de un 50 por ciento de las personas que reciben medicamentos para la adicción a los opioides tienen un tratamiento exitoso, mientras que menos de un 10 por ciento de las personas son tratadas exitosamente sin esos medicamentos", comentó Vuolo, que no participó en el estudio.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., en 2017 hubo más de 47,000 muertes por sobredosis de medicamentos y drogas en que estuvieron implicados los opioides.

No se sabe si las opciones de tratamiento han mejorado desde 2016, cuando el estudio terminó.

"Es muy posible que con la creciente atención y financiación, los centros estén realizando un mejor trabajo al proveer esos tratamientos vitales en años más recientes", dijo Mojtabai. Mencionó a las nuevas subvenciones para la crisis de opioides de la SAMHSA como un ejemplo de progreso.

Pero Vuolo advirtió que aunque el acceso al tratamiento ha aumentado en estados como Rhode Island y Vermont, el desarrollo no ha sido igual en todo el país.

"La cantidad de personas que reciben tratamiento no ha cambiado significativamente, incluso ante la implacable epidemia de opioides", lamentó.

"No creo que la investigación muestre cambios significativos entre 2016 y 2019 a escala nacional", anotó Vuolo.

Mojtabai cree que "es probable que haya múltiples motivos" de que el acceso a los medicamentos para los opioides ha sido limitado.

"Los programas estatales de Medicaid varían respecto a la cobertura de esos medicamentos", apuntó. "Los centros también deben contar con proveedores que puedan recetar buprenorfina. Contratar a esos proveedores resulta costoso".

También es posible que todavía haya preocupaciones sobre el uso de fármacos para tratar el abuso de los medicamentos y las drogas, a pesar de las firmes evidencias sobre su efectividad y seguridad, añadió Mojtabai.

Vuolo dijo que los cambios en las normas clínicas desde 2016 han ampliado la disponibilidad de cuidadores que pueden recetar tratamientos para los opioides. Además, entre 2014 y 2018 abrieron 254 nuevos programas de tratamiento para los opioides.

Pero dijo que esos sucesos son "mejoras bastante pequeñas e incrementales".

La "falta de acceso a estos medicamentos es uno de los motivos importantes de que veamos a tanta gente morir por una sobredosis de opioides", lamentó Vuolo.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición de enero de la revista Health Affairs.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. ofrece más información sobre la crisis de opioides en EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Ramin Mojtabai, M.D., professor, department of mental health, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Lindsey Vuolo, J.D., M.P.H., associate director, health law and policy, Center on Addiction, New York City; January 2019, Health Affairs

Last Updated: