¿Cuándo debe apresurarse a llevar a su hijo pequeño a emergencias?

Una encuesta encuentra que muchos padres necesitan un curso de actualización sobre las emergencias cuando se trata de las asfixias o posibles intoxicaciones

In English

LUNES, 16 de octubre de 2017 (HealthDay News) -- Muchos padres estadounidenses no están seguros de cuándo deben apresurarse a llevar a sus hijos a la sala de emergencias, encuentra una encuesta reciente.

"Cuando los niños pequeños experimentan situaciones médicas de emergencia, los padres deben tomar decisiones sobre si administran primeros auxilios en casa, llaman para pedir consejo o buscan atención de emergencia", apuntó el Dr. Gary Freed, de la Universidad de Michigan, codirector de la Encuesta sobre la Salud Infantil del Hospital Pediátrico C.S. Mott.

"Nuestro informe sugiere que algunos padres podrían estar utilizando la sala de emergencias para situaciones comunes que podrían manejarse en casa", planteó Freed en un comunicado de prensa de la universidad. "Determinar qué es en realidad una 'emergencia' puede ser una experiencia confusa y angustiosa para los padres que desean tomar la decisión correcta".

Los investigadores cuestionaron a casi 400 padres con al menos un hijo de 5 años o menos de edad.

Encontraron que apenas la mitad sabría qué hacer si su hijo estuviera asfixiándose, un 10 por ciento llevaría a su hijo a emergencias por una quemadura menor con una sartén caliente, y casi un tercio llevaría a su hijo a emergencias si se tragara unas pastillas.

Pero en ciertas situaciones, ir a emergencias podría hacer más mal que bien. Por ejemplo, un niño que se está asfixiando requiere de ayuda inmediata en lugar de esperar en la sala de emergencias a que le administren un tratamiento, explicó Freed.

La encuesta encontró que un 8 por ciento de los padres acudirían directamente a emergencias si su hijo se estuviera asfixiando, mientras que un 29 por ciento dijeron que llamarían al 911.

Ante una asfixia, otros usarían métodos como la maniobra Heimlich (un 69 por ciento) para intentar que el objeto se saliera, o intentarían sacar el objeto con un dedo (un 54 por ciento). Casi la mitad dijeron que golpearían al niño en la espalda, mientras que una cuarta parte pondría al niño al revés.

Si sus hijos tragaran medicamentos que no eran para ellos, más de la mitad de los padres dijeron que intentarían sacar cualquier pastilla de la boca de su hijo, y una cuarta parte dijeron que harían que el niño vomitara. Seis de cada 10 afirmaron que llamarían a Control de Intoxicaciones, mientras que una cuarta parte llamarían al médico de su hijo. Un 26 por ciento llamarían al 911, y casi un tercio se apresurarían a llevar a su hijo a emergencias.

"En general, llamar a Control de Intoxicaciones es un excelente primer paso si un padre sospecha que su hijo tragó algo nocivo", dijo Freed.

"El personal de Control de Intoxicaciones está entrenado para obtener información importante de los padres sobre el tipo de fármaco que su hijo podría haber tragado, y orientarlos sobre los próximos pasos", afirmó.

Los padres que se apresuran a ir a emergencias podrían olvidarse de llevar la fuente de la posible intoxicación, lo que deja a los proveedores de emergencias con una información limitada para determinar el tratamiento del niño, añadió.

La encuesta resalta la necesidad de que los padres reciban entrenamiento en primero auxilios.

El 43 por ciento de los padres que carecían de entrenamiento en primeros auxilios se sentían menos confiados para tomar decisiones respecto a las situaciones urgentes que los que tenían entrenamiento. Apenas un 10 por ciento de los padres habían recibido entrenamiento en primeros auxilios en el año anterior, un 24 por ciento se habían entrenado en los cinco años anteriores, y un 23 por ciento se habían entrenado hacía más de cinco años.

"En algunos casos, como una quemadura pequeña, los padres probablemente podrían consultar primero un recurso de primeros auxilios para orientar su respuesta. En otras situaciones, como una asfixia, el tiempo es claramente más importante y ameritan una acción inmediata. El entrenamiento en primeros auxilios puede ayudar a los padres a permanecer calmados y a manejar la situación de una forma más efectiva", señaló Freed.

Más información

El Colegio Americano de Médicos de Emergencias (American College of Emergency Physicians) ofrece más información sobre las emergencias de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

FUENTE: University of Michigan, news release, Oct. 16, 2017

--

Last Updated: