Con frecuencia, las muertes de sus compañeros soldados afectan mucho a los veteranos

In English

LUNES, 11 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- Este lunes, los estadounidenses honran a todos los veteranos que han servido en las Fuerzas Armadas de EE. UU., y una nueva investigación sugiere que la forma en que sus compañeros perdieron la vida puede afectar a los niveles de aflicción de los soldados que sirvieron en Afganistán e Irak.

"Nuestra meta era comprender mejor cómo los veteranos de combate experimentan las muertes de sus compañeros militares en la batalla o por el suicidio, y qué factores predicen la naturaleza y el nivel de su aflicción", indicó la autora sénior del estudio, Roxane Cohen Silver, profesora de ciencias psicológicas, salud pública y medicina en la Universidad de California, en Irvine.

Más de 5,400 miembros del personal militar de EE. UU. han muerto en combate desde el inicio de las guerras en Afganistán e Irak en 2001 y 2003, respectivamente, según el informe más reciente sobre las bajas del Departamento de Defensa de EE. UU.

Y una encuesta de 2017 de Iraq and Afghanistan Veterans of America encontró que un 58 por ciento de los encuestados dijeron que conocían a un veterano que se había suicidado, y un 65 por ciento conocían a un veterano que había intentado suicidarse.

El estudio incluyó a cientos de veteranos de las dos guerras, y descubrió que una variedad de factores influyen en la aflicción por la pérdida de los compañeros.

La muerte por suicidio es inesperada y puede hacer que aceptar la pérdida resulte más difícil, mostraron los hallazgos, mientras que la muerte en combate se describió como previsible y heroica, y puede hacer que aceptar la pérdida sea más fácil.

Los vínculos forjados en el combate pueden intensificar las respuestas emocionales. La culpabilidad por no haber podido prevenir la muerte de un compañero (ya fuera en la batalla o por el suicidio) hace que la aceptación sea más difícil, según el informe. La atribución de la culpa por la muerte de un compañero provoca rabia, y una desvinculación del mundo civil podría hacer que afrontar la muerte de un compañero sea más difícil.

Una mayor exposición al combate, una mayor cercanía con el compañero que falleció y una mayor rabia fueron los factores de predicción más potentes de una aflicción intensa. Los investigadores también encontraron que la exposición al combate es un factor de riesgo tan potente para la aflicción como para el trastorno por estrés postraumático (TEPT).

"Aunque ha habido una abundante investigación que cuantifica el impacto psicológico de la guerra, gran parte de la misma se ha enfocado en el TEPT, la depresión, y el abuso de sustancias o del alcohol asociados con la exposición al combate", señaló la autora principal del estudio, Pauline Lubens, analista de políticas en el Instituto de Políticas de los Veteranos de Swords to Plowshares, en San Francisco. "Ha habido un enfoque limitado en la aflicción entre los veteranos", anotó.

"Mientras más podamos delinear la carga característica de la pérdida por suicidio y por el combate en la generación actual de veteranos, mejor podremos minimizar el impacto de salud pública de las guerras más recientes de EE. UU.", aseguró Lubens en un comunicado de prensa de la universidad.

"Los resultados de salud de los veteranos en la postguerra sin duda afectan a su familia inmediata y extensa, además de a su comunidad en general. El conocimiento sobre la carga de estas pérdidas podría orientar a las intervenciones que permiten a las familias reconocer las consecuencias de la aflicción y reconocerla como una enfermedad de la postguerra distinta al TEPT", añadió Lubens.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Social Science & Medicine.

Más información

El Departamento de Asuntos de Veteranos de EE. UU. ofrece recursos de salud mental.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: University of California, Irvine, news release, Nov. 6, 2019

--

Last Updated: