A medida que envejece, quizá le resulte más difícil manejar el alcohol

In English

VIERNES, 4 de enero de 2019 (HealthDay News) -- Los adultos mayores podrían ser más vulnerables al alcoholismo, advierte un psicólogo.

"A medida que envejecemos, el cuerpo tarda más en procesar el alcohol. Permanece más tiempo en el sistema. La tolerancia también disminuye. El consumo excesivo de alcohol puede afectar al sistema inmunitario y conducir a algunas formas de cáncer", señaló Brad Lander, especialista en medicina de la adicción en el Centro Médico Wexner de la Universidad Estatal de Ohio.

A medida que uno envejece, los hábitos de consumo de alcohol podrían cambiar. El consumo social de la juventud podría cambiar a un consumo de alcohol para aliviar el aburrimiento, la soledad y el luto, que son comunes en la vejez. El riesgo de convertirse en alcohólico es más alto en las mujeres que en los hombres, anotó Lander.

Además, según el Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo de EE. UU., incluso tras dejar de beber, el alcohol sigue entrando en el torrente sanguíneo, lo que resulta en que el juicio y la coordinación se vean afectados durante horas.

"También puede reducir la efectividad de ciertos fármacos y acelerar mucho a otros, lo que incluye a medicamentos de venta libre como la aspirina, el acetaminofén, los somníferos y otros", añadió Lander en un comunicado de prensa del centro.

El abuso del alcohol también puede provocar problemas con el equilibrio y los tiempos de reacción, lo que aumenta las probabilidades de accidentes y caídas.

Además, el alcohol puede empeorar los problemas de salud como la diabetes, la hipertensión, el accidente cerebrovascular, la osteoporosis y la enfermedad hepática.

El consumo excesivo de alcohol también puede aumentar las probabilidades de demencia, depresión, suicidio y un deterioro de la función sexual, advirtió Lander.

Sin embargo, la diferencia entre un consumo seguro, moderado y empedernido es distinta para cada persona.

"La regla práctica general es observar de cerca y evaluar con honestidad si la bebida provoca algún problema vital. Si causa dificultades con su salud, relaciones, funcionamiento diario u emociones, entonces es excesivo", dijo Lander.

El adulto mayor promedio no debe beber más de siete bebidas a la semana, y no más de tres bebidas en un día.

La investigación ha mostrado que apenas alrededor de un 2 por ciento de las personas que beben dentro de esos límites desarrollan un problema con el alcohol, explicó Lander.

Recomienda que las personas mayores beban con moderación en las reuniones sociales, y que coman para ralentizar la absorción del alcohol y reducir el nivel pico de alcohol en el cuerpo.

"Gran parte del consumo de alcohol es 'irreflexivo', así que pregúntese si de verdad necesita otra copa. Recuerde que no tiene que beber", añadió Lander.

Más información

El Instituto Nacional sobre el Abuso del Alcohol y el Alcoholismo de EE. UU. tiene más información sobre el abuso del alcohol.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Ohio State University Wexner Medical Center, news release, Dec. 28, 2018

--

Last Updated: