Cada año, el alcohol contribuye a acabar con las vidas de 2.8 millones de personas en todo el mundo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES, 23 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- El alcohol contribuye a 2.8 millones de fallecimientos al año en todo el mundo, y no hay un nivel seguro de consumo de alcohol, señalan unos investigadores.

El nuevo análisis de cientos de estudios realizados entre 1990 y 2016 encontró que una de cada tres personas de todo el mundo (2.4 mil millones de personas) beben alcohol, y que cada año un 6.8 por ciento de los hombres y un 2.2 por ciento de las mujeres fallecen por problemas de salud relacionados con el alcohol.

No está claro cómo Estados Unidos encaja en esas estadísticas. No se encontraba ni entre los 10 primeros ni entre los 10 últimos bebedores más empedernidos en 2016. Dinamarca encabezó la lista de la mayor cantidad de bebedores (un 97 por ciento de los hombres y un 95 por ciento de las mujeres), mientras que Rumanía (hombres) y Ucrania (mujeres) tenían a los bebedores más empedernidos.

En todo el mundo, el consumo de alcohol fue el séptimo principal factor de riesgo de muerte precoz y discapacidad en 2016. Fue la principal causa de muerte precoz y discapacidad entre las personas de 15 a 49 años de edad, siendo la causa de una de cada 10 muertes. En ese grupo de edad, las principales causas de muertes relacionadas con el alcohol fueron la tuberculosis (un 1.4 por ciento), las lesiones en la carretera (un 1.2 por ciento) y las autolesiones (un 1.1 por ciento), mostraron los hallazgos.

Entre las personas de a partir de 50 años de edad, el cáncer fue la principal causa de muerte relacionada con el alcohol, conformando un 27 por ciento de las muertes entre las mujeres y casi un 19 por ciento de las muertes entre los hombres.

Cualquier protección que el alcohol pudiera ofrecer contra la enfermedad cardiaca es superada por los problemas de salud que provoca, sobre todo el cáncer, según los autores del estudio, publicado el 23 de agosto en la revista The Lancet.

Los investigadores calcularon que las personas que consumen una bebida estándar (10 gramos de alcohol puro) al día tienen un riesgo un 0.5 por ciento más alto de uno de los 23 problemas de la salud relacionados con el alcohol que los abstemios.

El riesgo fue un 7 por ciento más alto entre las personas que consumían dos bebidas al día, y un 37 por ciento más alto entre las personas que consumían cinco bebidas al día, según el informe.

"Encontramos que los riesgos de salud combinados asociados con el alcohol aumentan con cualquier cantidad de alcohol. En particular, la potente asociación entre el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer, de lesiones y de enfermedades infecciosas contrarresta los efectos protectores respecto a la enfermedad cardiaca isquémica en las mujeres en nuestro estudio", aseguró en un comunicado de prensa de la revista el autor principal, Max Griswold.

"Aunque los riesgos de salud asociados con el alcohol comienzan siendo pequeños con una bebida al día, aumentan con rapidez cuando la gente bebe más", añadió Griswold, investigador en el Instituto de Mediciones y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, en Seattle.

"Unas políticas que se enfoquen en reducir el consumo de alcohol hasta los niveles más bajos serán importantes para mejorar la salud. La opinión generalizada sobre los beneficios para la salud del alcohol debe ser revisada, sobre todo a medida que unos mejores métodos y análisis siguen iluminando lo mucho que el alcohol contribuye a la muerte y a la discapacidad alrededor del mundo", advirtió Griswold.

Según Robyn Burton, del Colegio del Rey de Londres, en Inglaterra, "las conclusiones del estudio son claras e inequívocas: el alcohol es un inmenso problema de salud global, y unas pequeñas reducciones en los daños relacionados con la salud con unos niveles bajos de ingesta de alcohol son contrarrestadas por el aumento en el riesgo de otros daños para la salud, entre ellos el cáncer".

El nuevo estudio ofrece un potente respaldo para una directriz publicada por la principal autoridad de salud de Reino Unido, "que encontró que 'no hay un nivel seguro de consumo de alcohol'", escribió Burton en un editorial publicado junto con el estudio.

"Las soluciones son sencillas: aumentar los impuestos crea ingresos para los ministerios de salud, que están bajo tanta presión, y reducir la exposición de los niños al mercadeo del alcohol no conlleva ninguna desventaja", concluyó Burton.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre el alcohol y la salud pública.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: The Lancet, news release, Aug. 23, 2018

--

Last Updated: