¿El vino tinto podría mejorar su 'microbioma'?

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 28 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- Un poco de pinot noir de vez en cuando podría ayudar a mantener a las bacterias de sus intestinos sanas y felices, sugiere un estudio reciente.

Incluso apenas una copa de vino tinto a la semana puede aumentar la diversidad de las bacterias buenas en el microbioma, lo que puede ayudar a reducir el colesterol malo y a mantener un peso bajo, afirman los investigadores.

"Mientras más beben las personas, mayor es la diversidad. Pero incluso unas cantidades pequeñas, como una copa de vino tinto cada semana, muestran un beneficio", aseguró la primera autora del estudio, Caroline Le Roy, asociada de investigación en el departamento de investigación en gemelos y epidemiología genética del Colegio del Rey de Londres.

Le Roy advirtió que aunque los hallazgos del estudio fueron robustos, no pueden probar que el vino tinto mejore al microbioma, solo que ambas cosas están asociadas.

Lo que tiene este efecto no es el alcohol, sino los polifenoles del vino tinto. Los polifenoles ayudan a alimentar a las bacterias buenas del microbioma, explicaron los investigadores.

Los polifenoles también se encuentran en las frutas y las verduras, e incluyen antioxidantes.

En el estudio, Le Roy y sus colaboradores observaron el efecto de la cerveza, la sidra, el vino tinto, el vino blanco y el wiski en el microbioma intestinal de 916 gemelas de sexo femenino.

Solo el vino tinto resultó en un microbioma más diverso, encontraron los investigadores.

El microbioma es un conjunto de bacterias en los intestinos que tiene un importante papel en la salud. Un microbioma sano ayuda a digerir la comida y mantiene algunas enfermedades a raya.

Un microbioma malsano puede conducir a un mal funcionamiento del sistema inmunitario, aumento de peso y colesterol alto, señaló Le Roy.

Un microbioma con muchas bacterias distintas es un microbioma sano, añadió.

El equipo de Le Roy encontró que el vino tinto mejoró el número de bacterias distintas en el microbioma, en comparación con las que no bebían vino.

Los investigadores pudieron confirmar sus hallazgos en otros tres grupos en Gran Bretaña, los Países Bajos y Estados Unidos, lo que llevó el número total de participantes a casi 3,000.

Además, los resultados se mantuvieron constantes incluso tras tomar en cuenta factores como la dieta, el estatus socioeconómico y la edad.

Samantha Heller, nutricionista clínica sénior del Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York, piensa que beber vino tinto podría ser un marcador de un estilo de vida saludable, de forma que los beneficios de salud quizá se deban a otros factores.

"¿Llevan en general unas vidas más sanas, por ejemplo al no fumar, comer una dieta más vegetal y hacer ejercicio?", preguntó.

El vino proviene de las uvas, que como muchos alimentos vegetales, son ricos en polifenoles, apuntó Heller.

Pero los polifenoles también se encuentran en las verduras, frutas, granos, frutos secos, legumbres y tés, que no contienen alcohol, anotó.

"Además, las plantas son nuestra única fuente de fibra dietética, que es el alimento favorito de los microbios que viven en nuestros intestinos. Cuando están sanos, mantienen a nuestros cuerpos sanos", aseguró Heller.

Aunque beber unas cantidades pequeñas de vino tinto tiene unos beneficios aparentes para la salud, beber en exceso también conlleva efectos malsanos, por ejemplo enfermedad hepática, ciertos tipos de cáncer, pancreatitis y un sistema inmunitario deprimido, señaló.

"Engullir vino tinto, o cualquier bebida alcohólica, no es el milagro que nos han hecho creer", advirtió Heller.

A las personas que beben alcohol, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) recomienda un promedio de una a dos bebidas al día para los hombres, y de una bebida al día para las mujeres (una cerveza de 12 onzas [355 mililitros], 4 onzas [118 ml] de vino, 1 onza [30 ml] de alcohol de 100 grados).

"Seamos honestos: es probable que la mayoría de nosotros bebamos más. Si no bebe alcohol, no hay motivos para comenzar", añadió Heller.

El estudio aparece en la edición del 27 de agosto de la revista Gastroenterology.

Más información

Para más información sobre el microbioma, visite la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Caroline Le Roy, Ph.D., research associate, department of twin research and genetic epidemiology, King's College London; Samantha Heller, M.S., R.D., senior clinical nutritionist, NYU Langone Medical Center, New York City; Aug. 27, 2019, Gastroenterology

Last Updated: