La cerveza podría ser benéfica para el corazón

Científicos hallan más pruebas sobre la función del alcohol a la hora de mejorar la salud cardiovascular

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES 14 de mayo (HealthDayNews/HispaniCare) -- El barman tenía razón: Un par de cervezas puede ser todo lo que su corazón necesita, especialmente si es un hombre de mediana edad o una mujer posmenopáusica.

La nueva evidencia sobre los beneficios del uso moderado del alcohol viene de un estudio que identifica un mecanismo fisiológico que aparentemente vincula el consumo habitual de cerveza con una mejor salud cardiovascular en hombres y mujeres mayores.

El pequeño estudio, realizado por psicólogos nutricionistas holandeses y fineses de la TNO Nutrition and Food Research de los Países Bajos, aparece en la edición de mayo de Alcoholism: Clinical and Experimental Research.

El estudio examinó el efecto del consumo de cerveza sobre tres hormonas, sulfato de dehidroepiandrosterona (DHEAS), testosterona y estradiol, en nueve mujeres que habían alcanzado la menopausia y diez hombres de mediana edad. Los investigadores hallaron que el consumo moderado de alcohol incrementaba los niveles de de DHEAS en el plasma de los individuos de ambos sexos, reducía los niveles de testosterona en el plasma masculino y no tenían ningún efecto sobre los niveles de estradiol.

Henk F.J. Hendriks, coautor del estudio, afirmó que estos resultados ayudan a explicar la función del alcohol en una dieta saludable. Se cree que el DHEAS tiene una función protectora contra la arteriosclerosis en hombres y mujeres, como lo es la baja testosterona para los hombres y los niveles adecuados de estradiol para mujeres premenopáusicas, afirmó.

La arteriosclerosis es el resultado de la acumulación de sustancias grasas, colesterol, desechos celulares, calcio y otros materiales que recubren las arterias. La afección se considera uno de los principales factores de riesgo para enfermedad cardiovascular.

"Éste es el primer estudio de intervención con control de dieta que muestra que el consumo moderado de alcohol puede incrementar los niveles de DHEAS en la circulación", declaró Hendriks. "La importancia de este hallazgo es que le da más peso al argumento de que el consumo moderado de alcohol es compatible con un estilo de vida saludable".

Se define "moderado" en este contexto como un máximo diario de 30 gramos de alcohol para hombres y 20 gramos para mujeres. Como referencia, un vaso de cerveza en Holanda contiene unos 10 gramos de alcohol, mientras que un vaso en los EE.UU. contiene unos 12 gramos.

El Dr. Michael Weber, profesor de medicina de la Escuela de medicina SUNY Downstate de Brooklyn, Nueva York, no se mostró sorprendido con los resultados.

Su propio estudio reveló, hace unos años, que el alcohol tiene un efecto positivo sobre el colesterol HDL, conocido como "colesterol bueno", el cual promueve la salud del corazón. El estudio holandés encontró una relación similar.

"Es una conclusión razonable el hecho de que los productos alcohólicos influyen sobre los niveles de ciertas hormonas de la circulación", dijo Weber. "La evidencia de este estudio se añade a la creciente evidencia de que el consumo de pequeñas cantidades de alcohol de manera habitual puede ser beneficioso".

Weber advierte rápidamente, sin embargo, que ningún profesional de la salud responsable va a recomendarle a aquellos pacientes que no beben a que se dirijan en tropel a los bares para beneficio de su corazón.

"Aunque el consumo de pequeñas cantidades de casi cualquier tipo de alcohol puede ser beneficioso para la protección cardiovascular, todos sabemos que hay muchas otras maneras de obtener un beneficio similar, como el ejercicio aeróbico o un mayor consumo de frutas y vegetales", puntualizó. "Por supuesto, también hay algunos individuos que no pueden ni deben consumir alcohol".

El Dr. Steven Siegel, profesor clínico asistente de medicina de la División de Cardiología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York coincide con las conclusiones del estudio holandés. Sin embargo, advierte que aún es muy pronto para determinar qué tan importantes pueden ser los hallazgos para entender cómo se puede prevenir mejor la enfermedad cardiovascular.

"La observación de una relación en un estudio de este tipo no significa necesariamente que los factores que parecen estar relacionados entre sí, lo estén de modo casual", aclaró. "Hay muchos otros factores posibles involucrados en una compleja cadena de situaciones que finalmente resulta en protección cardiovascular. Aún así, estos hallazgos podrían resultar un trozo potencialmente valioso del rompecabezas".

Más Información

Para saber más acerca de los beneficios del consumo moderado de alcohol, visite la American Heart Association. Los puntos flacos del alcohol se analizan en la Hazelden Foundation.

FUENTES: Henk F.J. Hendriks, Ph.D., TNO Nutrition & Food Research, The Netherlands; Steven Siegel, M.D., New York University Medical School, Division of Cardiology, New York City; Michael Weber, M.D., professor, medicine, SUNY Downstate College of Medicine, Brooklyn, N.Y.; May 2004 Alcoholism: Clinical and Experimental Research

Last Updated: