Un fármaco para la esclerosis múltiple combate la pérdida de visión

Pero los expertos señalan que los médicos deben sopesar los riesgos potenciales del Tysabri

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 17 de abril (HealthDay News/HispaniCare) -- Un medicamento controversial contra la esclerosis múltiple llamado Tysabri también reduce la pérdida de visión asociada con la enfermedad en 47 por ciento, según halla un estudio reciente.

"La pérdida de visión es probablemente una de las afecciones más discapacitantes que afectan a los que tienen EM", señaló la investigadora principal, la Dra. Laura J. Balcer, profesora asociada de neurología en la Facultad de medicina de la Universidad de Pensilvania. "En primer lugar, el aspecto más emocionante es que contamos ahora con un examen de tabla optométrica que puede detectar este problema y mostrar si los tratamientos ayudan. En segundo lugar, este fármaco parece que ayuda a prevenir la pérdida de visión".

En el estudio, el grupo de Balcer analizó los resultados de dos ensayos (llamados AFFIRM y SENTINEL) en el que participaron 2,138 personas con esclerosis múltiple remitente. Más de la mitad de los participantes recibieron Tysabri (de nombre genérico natalizumab) cada cuatro semanas durante dos años.

Para evaluar la visión, los investigadores utilizaron una tabla optométrica desarrollada especialmente con letras de bajo contraste. Hallaron que la pérdida de visión se reducía hasta en 47 por ciento entre las personas que tomaban Tysabri, en comparación con los que tomaban un placebo.

"La visión es otra dimensión más de la EM en la que este medicamento ayuda", señaló Balcer. "Ya se ha demostrado que el medicamento reduce las tasas de recaída y discapacidad".

Balcer cree que otros medicamentos para la EM podrían tener efectos similares sobre la visión, y ahora se cuenta con una prueba que puede incluirse en los ensayos para evaluar este problema. "En estos momentos, podemos determinar cómo estos otros fármacos pueden ayudar a la visión", destacó.

Los hallazgos aparecen en la edición del 17 de abril de la revista Neurology.

La historia del Tysabri ha estado marcada por algunas controversias.

Recibió la aprobación de la U.S. Food and Drug Administration en noviembre de 2004, sólo para ser retirado del mercado tres meses más tarde después de que varios pacientes desarrollaran en ensayos clínicos una infección viral poco común pero mortal del cerebro llamada leucoencefalopatía multifocal progresiva. En junio de 2006, la FDA permitió el regreso del medicamento al mercado, pero bajo estrictas condiciones. De acuerdo con las nuevas directrices, el Tysabri sólo puede ser administrado por médicos homologados, en lugares de inyección y en farmacias que estén registradas y que cumplan con el programa de seguridad del paciente diseñado por Biogen-IDEC, el fabricante de Tysabri, y aprobado por la FDA.

Una experta considera que a pesar del beneficio para la visión, el Tysabri debería reservarse para los pacientes con EM agresiva o para aquellos que no hayan logrado resultados con otros medicamentos.

"Este estudio confirma los beneficios de este medicamento en particular para los pacientes con EM remitente", dijo la Dra. Anne H. Cross, profesora de neurología de la Facultad de medicina de la Universidad de Washington en St. Louis. "Además, convalida el uso de un nuevo examen de la vista que es relevante para la EM".

Aunque el beneficio para la vista no anula el riesgo asociado al medicamento, apuntó Cross. "No creo que vaya a cambiar mis hábitos de prescripción basándome en este trabajo", destacó. "Es probable que lo siga utilizando en el mismo tipo de pacientes en que lo hecho en el pasado".

Sin embargo, Nicholas LaRocca, director en investigación de políticas y prestación de atención de salud de la National Multiple Sclerosis Society, señaló que el nuevo estudio ofrece conocimiento adicional sobre los beneficios del medicamento y puede afectar la decisión con respecto a cuándo empezar o no a usarlo.

"Para los pacientes que toman o que piensan iniciar el tratamiento con natalizumab, esto supone otra pieza más de información a considerar en el proceso de toma de decisión", apuntó.

Según los U.S. National Institutes of Health, la esclerosis múltiple es una enfermedad impredecible del sistema nervioso central que puede variar de un estado relativamente benigno a otro discapacitante y devastador, a medida que se interrumpe la comunicación entre el cerebro y otras partes del cuerpo. Muchos investigadores califican la EM como una enfermedad autoinmune, en la que el cuerpo, a través de su sistema inmunológico, ataca sus propios tejidos. En el caso de la EM, la sustancia que rodea las fibras nerviosas, la mielina, es la que sufre el ataque.

Más información

La National Multiple Sclerosis Society tiene más información sobre la esclerosis múltiple.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Laura J. Balcer, M.D., associate professor of neurology, University of Pennsylvania School of Medicine, Philadelphia; Nicholas LaRocca, Ph.D., director of health care delivery and policy research, National Multiple Sclerosis Society, New York City; Anne H. Cross, M.D., professor, neurology, Washington University School of Medicine, St. Louis; April 17, 2007, Neurology

Last Updated: