Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Los expertos aconsejan no utilizar medicamentos para el resfriado en niños menores de 6 años de edad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 11 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- La escuela ya comenzó, y trae consigo una plétora de resfriados que los niños se transmiten los unos a los otros.

Pero lo mejor sería que los padres que deseen aliviar el sufrimiento de un niño enfermo eviten los remedios de venta libre para la tos y el resfriado.

No se deben administrar descongestionantes a niños menores de 6 años de edad, porque no hay evidencias de que hagan algún bien, según una nueva revisión publicada en la edición en línea del 10 de octubre de la revista BMJ.

Esos medicamentos de venta libre no alivian de forma efectiva síntomas como la congestión o el escurrimiento nasal, pero sí conllevan unos efectos secundarios peligrosos para los niños, advirtió la investigadora sénior, la Dra. An De Sutter, directora de medicina familiar y atención primaria de la salud en la Universidad de Gante, en Bélgica.

Ciertos descongestionantes "pueden tener efectos secundarios graves, como hipertensión, excitación o convulsiones", señaló De Sutter.

La nueva revisión de las evidencias da más credibilidad a una advertencia emitida en 2008 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. de que no se debe administrar ningún producto para la tos o el resfriado a los niños menores de 2 años de edad, y que solo se deben usar con precaución en los niños de más edad.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) también desaconseja el uso de los remedios de venta libre para la tos y el resfriado en los niños menores de 4 años de edad, apuntó el Dr. Jeffrey Gerber, director médico del Programa de Gestión Antimicrobiana en el Hospital Pediátrico de Filadelfia.

"En términos generales, en el mejor de los casos, en los adultos, los riesgos y los beneficios probablemente sean más o menos iguales. Y en los niños los riesgos superan a los beneficios", apuntó Gerber.

El resfriado común usualmente es provocado por virus, y en general los síntomas desaparecen en 7 a 10 días, apuntaron los autores del estudio en las notas de respaldo. Los niños contraen de seis a ocho resfriados al año, en comparación con entre dos y cuatro al año entre los adultos.

Las evidencias actuales de los ensayos clínicos muestran que los descongestionantes proveen poco o ningún alivio a los niños, dijeron los investigadores.

Los autores del estudio concluyeron que los descongestionantes o los medicamentos que contienen antihistamínicos no se deben administrar a los niños menores de seis años, y que se deben usar con precaución en los niños de 6 a 12 años.

El balance simplemente no vale la pena, apuntó Gerber, incluso si las probabilidades de un efecto secundario grave son mínimas.

"Por ejemplo, se pueden sufrir interacciones que aceleran el ritmo cardiaco", explicó. "Si alguien tiene algún tipo de afección subyacente, de la que puede ser consciente o no, se podría exacerbar y provocar una arritmia. No sucede con frecuencia, pero es una posibilidad".

Los remedios de venta libre no funcionan mucho mejor en los adultos, encontró el estudio. Usar descongestionantes solos o con antihistamínicos o analgésicos puede tener un efecto pequeño en la congestión o el escurrimiento nasal, durante tres a siete días, dijeron los investigadores.

Pero los adultos tienen un mayor riesgo de efectos secundarios como insomnio, somnolencia, dolor de cabeza o molestias estomacales, mostraron los hallazgos. Irónicamente, el uso a largo plazo de los descongestionantes puede conducir a una congestión nasal crónica.

También hay evidencias inadecuadas que respalden a otros tratamientos de venta libre o caseros comunes, como el vapor, los humidificadores de aire caliente, los analgésicos, las fricciones, la equinácea o los probióticos, según el informe.

La forma más segura para los padres de aliviar el congestionamiento nasal de un niño son las irrigaciones nasales con solución salina o las gotas, pero éstas quizá no funcionen.

Los padres pueden usar acetaminofén (Tylenol para niños) o ibuprofeno (Motrin para niños) para reducir la fiebre y los dolores en los niños, y un humidificador de vapor frío puede ayudar a desinflamar los conductos nasales para facilitar la respiración, sugiere la FDA. Además, los niños deben beber bastantes líquidos para mantenerse hidratados.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos ofrece más información sobre los productos para la tos y el resfriado y los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: An De Sutter, M.D., Ph.D., head of family medicine and primary health care, Ghent University, Ghent, Belgium; Jeffrey Gerber, M.D., Ph.D., medical director, Antimicrobial Stewardship Program, and attending physician, division of infectious diseases, Children's Hospital of Philadelphia; Oct. 10, 2018, BMJ, online

Last Updated: