Su mejor amigo peludo podría alargarle la vida

In English

Por
Reportero de HealthDay

MARTES, 8 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- No se enoje demasiado con el nuevo cachorro que hizo pipí en su alfombra o que mordió sus zapatillas favoritas.

A largo plazo, ese bribón le ayudará a vivir más tiempo y a tener una vida más sana.

Dos nuevos informes encontraron que los dueños de perros tienen un riesgo más bajo de muerte precoz que las personas sin un compañero canino, sobre todo en cuanto a morir de un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV).

Tener un perro reduce el riesgo total de muerte prematura de una persona en un 24 por ciento, según investigadores que realizaron una revisión de las evidencias médicas disponibles.

El beneficio es más pronunciado en las personas con problemas cardiacos existentes. Los dueños de perros tuvieron una reducción del 65 por ciento en el riesgo de muerte tras un ataque cardiaco, y una reducción del 31 por ciento en el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca, señalaron los investigadores.

"Las personas que sufrieron un ataque cardiaco antes de tener un perro tuvieron una reducción incluso mayor en la mortalidad", comentó la autora principal, la Dra. Caroline Kramer, profesora asistente de medicina en la Universidad de Toronto, en Canadá.

Ese análisis se vio respaldado por un estudio sueco distinto, que encontró que las víctimas de ataque cardiaco y ACV que son dueñas de perros tienen un riesgo más bajo de morir, sobre todo si viven solas.

Tener un perro redujo el riesgo de morir de un paciente con un ataque cardiaco en un 33 por ciento si vivía solo, y en un 15 por ciento si vivía con su pareja o un hijo, según datos del Registro Nacional de Pacientes de Suecia.

De forma similar, los supervivientes a un ACV que eran dueños de perros tenían un riesgo de morir un 27 por ciento más bajo si vivían solos, y un 12 por ciento más bajo si vivían con otras personas, encontraron los investigadores suecos.

Ambos informes se publicaron en la edición del 8 de octubre de la revista Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes.

Es probable que parte del beneficio se deba a la actividad física que conlleva tener un perro, apuntó Kramer.

Kramer inició la investigación tras notar cambios en su propia conducta después de adoptar a su propio perro, un Schnauzer miniatura llamado Romeo.

"Cuando comencé a trabajar en esto, había tenido a mi perro durante un año, y noté que caminaba mucho más", aseguró Kramer. "Hay muchas evidencias de que las personas que tienen perros caminan mucho más. Su nivel de ejercicio físico es mucho mayor".

Kramer y sus colaboradores revisaron los datos de más de 3.8 millones de personas, extraídos de más de 10 estudios distintos, y concluyeron que tener un perro se asocia con un riesgo más bajo de muerte prematura a largo plazo.

Investigaciones anteriores han encontrado que los dueños de perros tienden a tener una presión arterial más baja, unos niveles de colesterol más sanos y menos estrés, señalaron de respaldo Kramer y sus colaboradores en las notas.

Un estudio descubrió que "el acto de acariciar a un perro reduce la presión arterial tanto como un medicamento para tratar la hipertensión", dijo Kramer.

Pero el estudio sueco sugiere que la compañía de un perro también contribuye a la salud de una persona, planteó el Dr. Dhruv Kazi, director asociado del Centro Smith de Investigación en Resultados en Cardiología del Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Boston.

En el estudio sueco, la Dra. Mwenya Mubanga de la Universidad de Uppsala y sus colaboradores exploraron la base de datos de pacientes del país, buscando a todas las personas de 40 a 85 años que sufrieron un ataque cardiaco o ACV entre 2001 y 2012.

Los investigadores identificaron a más de 181,000 víctimas de ataque cardiaco, de las cuales alrededor de un 6 por ciento tenían un perro, y a casi 155,000 supervivientes a un ACV, de las cuales un 5 por ciento tenían un perro.

Todo el que era dueño de un perro tuvo una reducción en el riesgo de muerte en comparación con los que no eran dueños de perros, pero el riesgo se redujo el doble en las personas que vivían solas, en comparación con las personas que vivían con alguien más, encontraron los investigadores.

"Mi propia hipótesis es que el factor más importante en esto es lo que tener un perro hace por la salud mental de la persona", planteó Kazi, autor de un editorial sobre los dos nuevos informes.

El aislamiento y la soledad se han vinculado con malos resultados de salud mental, dijo Kazi, y tener un perro parece aliviar la soledad de una persona, lo suficiente como para tener un beneficio real.

El estudio sueco lo ilustra. "Los individuos que viven solos parecían tener el beneficio más grande, lo que concuerda con el hecho de que lo que fomenta gran parte de este beneficio es la compañía", aseguró Kazi.

Pero Kazi añadió que sería un error pasar por alto los beneficios físicos de tener un perro.

"Si usted tiene un perro, no importa lo cansado que esté o el frío que haga, tiene que sacarlo a pasear. Es lo que hay que hacer", apuntó Kazi.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. tienen más información sobre los beneficios de salud de tener una mascota.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Caroline Kramer, M.D., Ph.D., assistant professor, medicine, University of Toronto, Canada; Dhruv Kazi, M.D., associate director, Smith Center for Outcomes Research in Cardiology, Beth Israel Deaconess Medical Center, Boston; Oct. 8, 2019, Circulation: Cardiovascular Quality and Outcomes

Last Updated: