¿Una pastilla placebo podría ayudar a aliviar el dolor de espalda?

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 12 de septiembre de 2018 (HealthDay News) -- Millones de estadounidenses que sufren de dolor buscan una alternativa a los opioides, y la solución quizá sea la ausencia de un medicamento.

Una nueva investigación sugiere que muchos pacientes con dolor de espalda podrían encontrar alivio en una pastilla "falsa", un placebo, eliminando su necesidad de un medicamento potente.

Más o menos la mitad de los pacientes con un dolor de espalda crónico en un nuevo estudio experimentaron una disminución en la intensidad de su dolor de alrededor de un 30 por ciento tras tomar una pastilla placebo, o falsa. Eso equivale a más o menos el mismo nivel de alivio del dolor que se obtendría tomando analgésicos estándar, según los investigadores de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

Además, la anatomía cerebral y la constitución psicológica de un paciente puede ayudar a los médicos a predecir quién reaccionará bien a un placebo, apuntaron los investigadores.

"La idea clásica estándar ha sido que la respuesta a un placebo no es predecible, que algunos sujetos podrían responder una vez, y no responder a una segunda exposición", explicó el autor del estudio, A. Vania Apkarian. "Este estudio disipa rigurosamente esa idea".

Apkarian es profesor de anestesia, medicina física y rehabilitación en la Facultad de Medicina Feinberg de la Noroeste.

El "efecto placebo" ha fascinado a los científicos durante mucho tiempo. Este nuevo estudio provee "evidencias adicionales de que los placebos podrían tener un rol importante para ayudar a algunos pacientes a reducir el dolor y mejorar la función", aseguró el Dr. Mark Bicket, especialista en gestión del dolor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

"Aunque las pastillas de placebo quizá no sean para todo el mundo, ciertos pacientes podrían responder particularmente bien a este tipo de tratamiento", aseguró Bicket. "Una reducción del 30 por ciento en el dolor de una persona es una reducción significativa, basándose en estudios anteriores".

Con ese nivel de reducción del dolor, muchos pacientes pueden ser más activos y tomar menos fármacos, incluyendo opioides, dijo Bicket, que no participó en el estudio.

Eso sería una buena notica, dada la crisis de adicción de opioides que padece Estados Unidos. Y también podría reducir el gasto en medicamentos, apuntaron los investigadores.

En el estudio, los investigadores dividieron al azar a aproximadamente 60 pacientes con dolor de espalda crónico en dos grupos de prueba. Un grupo fue tratado con una pastilla placebo o un analgésico no opioide, como Aleve; nadie sabía qué tratamiento recibía. Un segundo grupo vio a un médico, pero no recibió tratamiento.

A lo largo de ocho semanas, las puntuaciones diarias del dolor mostraron que los pacientes que recibieron el placebo tuvieron una reducción más potente del dolor y una tasa de respuesta más alta que los que no recibieron ningún tratamiento. El estudio no comparó los resultados entre los usuarios del placebo y los del medicamento.

Unos escáneres cerebrales revelaron que los pacientes que fueron receptivos al placebo tenían unas anatomías cerebrales similares.

Apkarian dijo que tendían a tener unas áreas asimétricas en el "cerebro emocional" en la región "subcortical límbica". Eso significa que el lado derecho del área era de mayor tamaño que el izquierdo. Los escáneres también mostraron que los que respondieron al placebo tenían un "área sensorial cortical" más grande que los que no respondieron.

Las pruebas psicológicas encontraron que el efecto placebo fue mucho más prevalente en los pacientes "que eran más conscientes de su cuerpo y sus emociones, y de qué tan bien podían concentrarse en o distraerse de esas sensaciones", apuntó Apkarian.

El resultado es que algunos pacientes con dolor de espalda parecen estar "programados" para responder a una pastilla placebo o a un tipo similar de "tratamiento" placebo en ausencia de cualquier intervención médica real, señaló.

Eso significa que obtendrán el beneficio del placebo, sin ningún efecto secundario relacionado con los medicamentos, incluso si se les dice que lo único que están recibiendo es una pastilla placebo.

No se sabe si este modelo funcionará para otros tipos de dolor. "Sospechamos que [el tratamiento placebo] quizá se deba ajustar en cierta medida para otros tipos de dolor clínico crónico", planteó Apkarian.

Bicket añadió que los pacientes interesados en las pastillas placebo deben preguntar a su médico si ese tratamiento podría ser adecuado para su caso en particular.

Los hallazgos aparecen en la edición del 12 de septiembre de la revista Nature Communications.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU. tiene más información sobre el dolor de espalda.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Apkar Vania Apkarian, Ph.D., professor, physiology, anesthesia, physical medicine and rehabilitation, Northwestern University, Feinberg School of Medicine, Chicago; Mark Bicket, M.D., assistant professor and director, pain medicine fellowship program, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore; Sept. 12, 2018, Nature Communications

Last Updated: