A medida que los niños de EE. UU. toman una mayor cantidad de medicamentos, podrían surgir unas peligrosas mezclas de fármacos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 27 de agosto de 2018 (HealthDay News) -- A todo el mundo le preocupa el abuso de sustancias en los niños, pero un peligro oculto para algunos jóvenes se encuentra en los medicamentos recetados que buscan ayudarlos, advierte un estudio reciente.

Algunos niños y adolescentes a quienes les recetan múltiples medicamentos tienen un riesgo de interacciones farmacológicas que podría literalmente parar sus corazones, según el informe.

"Encontramos que más o menos 1 de cada 12 jóvenes que usan dos o más medicamentos a la vez tenían un riesgo potencial de una interacción farmacológica importante", dijo la investigadora principal, Dima Qato, profesora asistente en el Colegio de Farmacia de la Universidad de Illinois.

La mayoría de las interacciones farmacológicas potenciales detectadas en el estudio pueden crear unos peligrosos ritmos cardiacos conocidos como arritmias, que pueden conducir a la muerte cardiaca súbita, explicó Qato.

Las chicas adolescentes tenían el mayor riesgo de esas interacciones, que con la mayor frecuencia implicaban una combinación de un antidepresivo a largo plazo y un medicamento a más corto plazo, como un analgésico no opioide, un antibiótico o un medicamento para las náuseas, dijo Qato.

Anotó que el problema es probablemente incluso mayor que lo observado en el estudio, dado que los investigadores utilizaron datos sobre el uso de medicamentos recetados.

"En realidad es muy probable que subestimemos la prevalencia de este problema debido a que se limita a los medicamentos recetados. Muchos medicamentos a corto plazo, como el naproxeno [por ejemplo el Aleve], están disponibles sin receta", advirtió Qato.

En el estudio, los investigadores revisaron datos de encuestas federales sobre el uso de medicamentos recetados de más de 23,000 niños y adolescentes de hasta 19 años de edad.

Encontraron que casi 1 de cada 5 niños utiliza medicamentos recetados. El uso de medicamentos recetados más alto fue entre las chicas adolescentes (un 28 por ciento) y entre los chicos de 6 a 12 años (un 26.5 por ciento).

Los fármacos más comúnmente recetados fueron medicamentos para el asma, antidepresivos y estimulantes utilizados para tratar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Alrededor de un 7.5 por ciento de los jóvenes reportaron que usaban dos o más medicamentos recetados a la vez.

Qato y sus colaboradores se dirigieron entonces a una base de datos de medicamentos recetados para revisar si los medicamentos recetados a los jóvenes podrían potencialmente provocar interacciones farmacológicas peligrosas.

Más o menos un 8 por ciento de los niños y adolescentes que tomaban medicamentos recetados múltiples tienen un riesgo de una interacción farmacológica peligrosa, concluyeron los investigadores.

Las chicas adolescentes eran casi tres veces más propensas que los chicos a estar tomando una combinación peligrosa de fármacos: un 18 frente a un 7 por ciento.

La diferencia se debía sobre todo al uso de antidepresivos en combinación con AINE, medicamentos contra las náuseas y medicamentos para el asma recetados, encontraron los investigadores.

Las interacciones más peligrosas podrían causar unos ritmos cardiacos rápidos y caóticos que pueden provocar desmayos o convulsiones, advirtió Qato. En los peores casos, esos ritmos pueden hacer que el corazón deje de latir del todo.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 27 de agosto de la revista Pediatrics.

"Al extrapolar estos datos a la población general, el mensaje es que casi 1 de cada 100 niños y adolescentes de EE. UU. está potencialmente expuesto a combinaciones peligrosas de medicamentos recetados", comentó el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación en Prevención de la Universidad de Yale en New Haven, Connecticut. Katz no participó en el estudio.

Comprender del todo los medicamentos a corto y a largo plazo que se han recetado a un niño puede resultar difícil, añadió Qato.

"La forma en que estos niños utilizan la atención de la salud es que con frecuencia acuden a clínicas en establecimientos minoristas o salas de emergencias. Su médico de atención primaria quizá no sea consciente de todos los medicamentos que toman, sobre todo si los toman una o dos semanas", dijo Qato.

Katz planteó que se necesitan unos mejores sistemas para controlar las recetas de los niños y detectar las posibles interacciones farmacológicas.

"Pero el mayor problema es casi sin duda nuestra cultura tan medicalizada, y el uso de medicamentos cuando hay otras opciones preferibles", siguió Katz. "Como indica con tanta viveza la crisis de opioides, nuestra sociedad confía rutinariamente en medicamentos peligrosos para muchas afecciones (mentales y físicas) que se tratan mejor con otros medios".

Ampliar la utilización de los ECG y las evaluaciones de salud cardiaca de los niños en edad escolar también podría ayudar, "sobre todo con los asmáticos y los deportistas que son más vulnerables a la muerte cardiaca súbita", apuntó Qato. "Debemos asegurarnos de que los medicamentos no aumenten ese riesgo, en particular las combinaciones de medicamentos".

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre los ritmos cardiacos anómalos en los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Dima Qato, Pharm.D., M.P.H., Ph.D., assistant professor, University of Illinois at Chicago's College of Pharmacy; David Katz, M.D., director, Yale University Prevention Research Center, New Haven, Conn.; Aug. 27, 2018, Pediatrics, online

Last Updated: