Los niños reciben menos antibióticos, pero más medicamentos para el TDAH

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 15 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Los niños estadounidenses están tomando menos medicamentos recetados hoy en día, pero ciertos fármacos se recetan más que nunca, encuentra un nuevo estudio del gobierno.

Los investigadores encontraron que entre 1999 y 2014, el porcentaje de niños y adolescentes que habían recibido una receta en los últimos 30 días se redujo, de casi un 25 a poco menos de un 22 por ciento.

Pero la tendencia varió según el tipo de fármaco. Las recetas de antibióticos, antihistamínicos y medicamentos para el resfriado se redujeron, mientras que una creciente cantidad de jóvenes recibieron recetas para el asma, la acidez y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

Los expertos dijeron que es difícil saber a partir de solo las cifras si los patrones son positivos o negativos.

Pero en al menos un caso, el cambio podría reflejar un mejor tratamiento, según el Dr. Gary Freed, profesor de pediatría en la Universidad de Michigan.

Apuntó a las recetas de antibióticos, que se han reducido en cerca de la mitad. Durante el periodo del estudio, los expertos en salud han advertido cada vez más sobre el uso inadecuado de los antibióticos (por ejemplo, para las infecciones virales como el resfriado) y del creciente problema de la resistencia a los antibióticos.

"Entonces, la tendencia en las recetas de antibióticos probablemente sea algo bueno", planteó Fred, autor de un editorial publicado junto con el estudio. Ambos aparece en la edición del 15 de mayo de la revista Journal of the American Medical Association.

El investigador principal del estudio, el Dr. Craig Hales, se mostró de acuerdo.

"En el caso de los antibióticos, hubo una campaña para reducir el uso inadecuado", dijo Hales, epidemiólogo médico en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Pero la mayoría de los otros cambios son difíciles de interpretar, señalaron tanto Hales como Freed.

Por ejemplo, el descenso en las recetas de antihistamínicos y de remedios para la gripe y la tos parece bueno en la superficie. Estudios anteriores han mostrado que esos fármacos se usaban en exceso, y las directrices señalan ahora que los jóvenes menores de 18 años no deben tomar medicamentos para el resfriado que contengan el ingrediente codeína.

Pero según el equipo de Hale, desde 1999 algunos de esos medicamentos están disponibles sin recetan, y no está claro cuántos niños los usan.

Freed dijo lo mismo. "Como sabemos, se están emitiendo menos recetas. Pero no sabemos si el uso sin receta ha aumentado".

De forma similar, los aumentos en ciertas recetas son más difíciles de descifrar.

En 2014, una mayor cantidad de niños de 6 a 11 años tenían recetas para medicamentos para el TDAH, en comparación con entre 12 y 15 años antes. En específico, las recetas de anfetaminas, como el Adderall, casi se duplicaron. Poco más de un 2 por ciento de los niños de 6 a 11 años recibieron una receta para esos fármacos en años recientes.

"Por un lado, se podría decir que 'es preocupante'", apuntó Freed. "Pero por el otro, quizá estemos diagnosticando mejor el TDAH, y tratándolo adecuadamente".

"La conclusión es que estos hallazgos son interesantes, pero no concluyentes", dijo.

Los resultados del estudio se basan en más de 38,000 niños y adolescentes cuyas familias participaron en un estudio en curso del gobierno sobre la salud.

En general, el porcentaje de jóvenes que tomaron un medicamento recetado en el mes anterior se redujo entre la primera encuesta (realizada entre 1999 y 2002) y la más reciente (entre 2011 y 2014).

Pero las recetas de ocho tipos de medicamentos aumentaron.

Entre éstos se hallaban los anticonceptivos. Poco menos de un 9 por ciento de las chicas adolescentes recibieron una receta en años recientes, un aumento respecto a menos de un 5 por ciento en 1999-2002. De forma similar, el porcentaje de jóvenes con recetas de un medicamento para el asma aumentó de más o menos un 4 a más de un 6 por ciento.

Pero no está claro, según Freed, si eso significa que el diagnóstico y el tratamiento del asma han mejorado.

Hales se mostró de acuerdo. "Sabemos que hubo un aumento en la prevalencia del asma durante el periodo del estudio", dijo, y eso podría ser un factor en este incremento.

Hales añadió que se necesita más investigación para indagar sobre los motivos de los cambios observados en este estudio.

Pero independientemente de los patrones nacionales de emisión de recetas, las decisiones de tratamiento para cualquier niño en particular se deben individualizar, dijo Hales.

Freed estuvo de acuerdo. "Tiene que ser una conversación individual entre los padres y su proveedor de atención de la salud", planteó.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre los niños y los medicamentos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Craig Hales, M.D., medical epidemiologist, National Center for Health Statistics, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Hyattsville, Md.; Gary Freed, M.D., M.P.H., professor, pediatrics, University of Michigan Medical School, Ann Arbor; May 15, 2018, Journal of the American Medical Association

Last Updated: