Muy pocos estadounidenses se hacen las pruebas para el cáncer, según los CDC

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 26 de julio de 2018 (HealthDay News) -- Las pruebas de rutina para el cáncer de mama, próstata, cuello uterino y colon salvan vidas, pero las tasas de pruebas de exploración para todos esos tipos de cáncer, excepto el de colon, se han estancado en los últimos años, informan las autoridades de la salud de EE. UU.

Según el nuevo estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., la cantidad de estadounidenses que reciben las pruebas recomendadas para el cáncer siguen estando por debajo de los niveles objetivo. Esto sucede en particular entre los que carecen de seguro de salud.

"Se necesitan esfuerzos continuos de salud pública para reducir las barreras contra el acceso a la atención médica, para aumentar la cantidad de proveedores que hablan con los pacientes sobre los daños y los beneficios de las pruebas para el cáncer, y para aumentar la cantidad de personas que reciben pruebas de detección del cáncer, en particular entre las personas que carecen de seguro y las que no tienen una fuente regular de atención", planteó la investigadora principal, Ingrid Hall, epidemióloga en la división de prevención y control del cáncer de los CDC.

A pesar del aumento en las tasas de las pruebas para el cáncer de colon, el uso de una prueba de detección para el cáncer de colon sigue sin alcanzar las metas nacionales, al igual que las pruebas de detección para el cáncer de mama y del cuello uterino, añadió Hall.

En las pruebas de cáncer estudiadas, la falta de pruebas de detección se asoció con no tener una fuente regular de atención médica, no tener seguro y no haber ido al médico en el año anterior, dijo Hall.

Además, los asiáticos, las personas más jóvenes, los pobres y los que tenían un nivel educativo más bajo también fueron menos propensos a realizar las pruebas para el cáncer, anotó.

"Las pruebas de detección adecuadas, el diagnóstico, el seguimiento oportuno y el tratamiento efectivo podrían ayudar a lograr avances en la reducción del costo social general del cáncer, y en la mejora de la igualdad de la salud en los resultados del cáncer para todos", dijo Hall.

Entre todas las mujeres incluidas en el estudio, un 81 por ciento reportaron haberse hecho un frotis de Papanicolaou recientemente, y un 72 por ciento reportaron una mamografía reciente, mostraron los hallazgos.

Entre las mujeres de 50 a 75 años de edad, poco más de un 63 por ciento reportaron una prueba de detección del cáncer de colon reciente, al igual que un 62 por ciento de los hombres en el mismo grupo de edad.

Tan solo un 36 por ciento de los hombres de a partir de 50 años dijeron que habían realizado recientemente una prueba del antígeno prostático específico (APE), reportaron los investigadores.

Según el estudio, la utilización de los frotis de Papanicolaou se redujo en un 4 por ciento entre 2000 y 2015, y las tasas de mamografía se redujeron en un 3 por ciento entre las mujeres que tenían una fuente regular de atención.

En el mismo periodo, la tasa de pruebas del APE se redujo en un 5 por ciento, encontraron los investigadores.

Por otra parte, las pruebas de detección del cáncer de colon en hombres y mujeres aumentaron en un 29 por ciento entre 2000 y 2015.

Sabemos qué es lo que funciona, aseguró Hall. En concreto, una mayor concienciación de la necesidad de unas pruebas regulares y oportunas, continuar la expansión de la cobertura de seguro y el uso de expedientes médicos electrónicos con recordatorios automáticos para pacientes y médicos.

"Además, los médicos tienen un rol clave al hablar sobre las ventajas y desventajas de las pruebas con sus pacientes", explicó.

Robert Smith, vicepresidente de pruebas de detección del cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society), dijo que cree que estos hallazgos sobreestiman la cantidad de personas que realizan las pruebas.

"No tenemos un sistema de pruebas del cáncer que se enfoque en lograr la tasa más alta posible", lamentó.

Con frecuencia, cuando un médico recomienda una prueba de detección, los pacientes no cumplen con la recomendación, anotó Smith.

"Por ejemplo, si le digo que debe hacerse una colonoscopia, usted podría decir que sí sin tener la intención de realizar la colonoscopia", comentó.

"La gente de verdad cree que como no tiene síntomas no necesita estas pruebas. Están confundidas respecto al propósito de las pruebas de detección. Uno se hace las pruebas cuando se siente bien y no se da cuenta de que ha desarrollado un cáncer", añadió Smith.

Pensar que las pruebas solo son necesarias si hay cáncer en la familia sería un error, advirtió.

"Desperdiciamos oportunidades de prevenir muertes prematuras", dijo Smith.

En el estudio, los CDC utilizaron datos reportados en 2015 por las personas que participaron en la Encuesta nacional de entrevistas de salud de 2000 a 2015.

El informe aparece en la edición de julio de la revista Preventing Chronic Disease.

Más información

Para más información sobre las pruebas de detección para el cáncer, visite la Sociedad Americana Contra El Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Ingrid Hall, Ph.D., M.P.H., epidemiologist, division of cancer prevention and control, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Robert Smith, Ph.D., vice president, cancer screening, American Cancer Society; July 26, 2018, Preventing Chronic Disease, online

Last Updated: