La conducta suicida casi se duplica entre los niños y adolescentes de EE. UU.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 8 de abril de 2019 (HealthDay News) -- Los intentos de suicidio y las conversaciones sobre el suicidio están experimentando un aumento alarmante entre los niños y adolescentes de EE. UU., y en los departamentos de emergencias los casos casi se duplicaron en poco menos de una década, revela un estudio reciente.

Entre los niños y adolescentes de 5 a 18 años, los pensamientos e intentos de suicidio condujeron a más de 1.1 millones de visitas a emergencias en 2015, un aumento respecto a unas 580,000 en 2007, según un análisis de los datos de EE. UU.

"Lo que encontramos fue muy problemático", comentó el investigador principal, el Dr. Brett Burstein, médico de medicina pediátrica de emergencia en el Hospital Pediátrico de Montreal, en Canadá.

La mitad de los pacientes tenían a partir de 13 años de edad, la mitad eran más jóvenes, y un 43 por ciento tenían entre 5 y 10 años, encontró el estudio.

Usando datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., Burstein también observó la proporción de esos casos en comparación con todas las visitas pediátricas a emergencias.

La proporción aumentó de poco más de un 2 por ciento en 2007 a un 3.5 por ciento en 2015, mostraron los hallazgos.

"Es una tendencia alarmante", dijo Burstein, y anotó que los pensamientos y los intentos de suicidio son el factor de predicción más potente de los suicidios llevados a cabo.

Y peor aún, es posible que la muestra del estudio solo capture un pequeño porcentaje de los niños y adolescentes que presentan pensamientos y conductas suicidas, advirtió Burstein. Esto se debe a que muchos niños y adolescentes solo son atendidos por sus médicos de atención primaria, o no son atendidos, de forma que es muy probable que muchos casos no se reporten.

Y Burstein cree que el análisis de los datos de 2018 revelaría unos aumentos incluso mayores en la conducta y la ideación suicidas.

¿Cuál es el motivo del aumento? Es probable que se trate de una combinación de factores, señaló Burstein, incluyendo un mayor reconocimiento del problema de parte de los padres, las escuelas y los médicos.

Además, quizá los niños tengan un mayor estrés o desarrollen depresión con mayor frecuencia. "Es probable que todo esto tenga que ver", anotó Burstein.

Otros expertos estuvieron de acuerdo.

"Observamos más estrés en los niños", comentó el Dr. Jefry Biehler, presidente de pediatría en el Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami.

"Esto debe ser abordado como un problema de salud pública. No es una conducta normal. No es una fase", advirtió Biehler. "Es un riesgo real. La ideación suicida y los intentos de suicidio se deben tomar en serio".

Maureen Underwood, de la Sociedad de Prevención del Suicidio Adolescente (Society for the Prevention of Teen Suicide), enfatizó que los padres deben mantener la comunicación con sus hijos.

"El desafío para los adultos es dejar que los jóvenes hablen del problema y no apresurarse a solucionarlo", dijo Underwood.

"Nuestros hijos podrían estar tan emocionalmente vulnerables que piensan en morir. Y sería mucho mejor si pudiéramos darles permiso de hablar sobre sus inquietudes antes de que actúen de formas autodestructivas", sugirió.

Theresa Nguyen es vicepresidenta de políticas y programas en Mental Health America.

"Muchos padres entran en shock cuando estas cosas suceden; no sabían que su hijo tenía tantas dificultades", comentó Nguyen. Si los padres sospechan que algo no anda bien, deben preguntar qué sucede, aconsejó.

La Dra. Christine Moutier, directora médica de la American Foundation for Suicide Prevention, dijo que el aumento en la conducta y la ideación suicidas es "extremadamente preocupante".

Para intentar invertir la tendencia, Moutier dijo que se necesitan varios pasos.

Uno es que los pediatras y los médicos de emergencias necesitan entrenamiento para reconocer y manejar los riesgos de suicidio.

Los padres y las escuelas también deben recibir educación sobre las señales de advertencia y los pasos que se deben dar.

Según los expertos, las señales de advertencia incluyen:

  • Una obsesión con la muerte.
  • Una tristeza o una desesperanza intensas.
  • Que no le importen actividades que antes le importaban.
  • Dejar de lado a la familia, a los amigos, los deportes y las actividades sociales.
  • El abuso de sustancias.
  • Las alteraciones del sueño.
  • Regalar las pertenencias.
  • Las conductas riesgosas.
  • La falta de energía.
  • No pensar con claridad.
  • Que las calificaciones empeoren.
  • La irritabilidad.
  • La pérdida del apetito.

El informe aparece en la edición en línea del 8 de abril de la revista JAMA Pediatrics.

Más información

Para más información sobre los niños y los adolescentes y el suicidio, visite el Hospital Pediátrico de Boston.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Brett Burstein, M.D., Ph.D., M.P.H., pediatric emergency medicine, Montreal Children'sHospital, McGill University Health Centre, Montreal, Canada; Christine Moutier, M.D., chief medical officer, American Foundation for Suicide Prevention; Theresa Nguyen, LCSW, vice president, policy and programs, Mental Health America, Alexandria, Va.; Jefry Biehler, M.D., chairman, pediatrics, Nicklaus Children's Hospital, Miami; Maureen Underwood LCSW, clinical advisor, Society for the Prevention of Teen Suicide; April 8, 2019, JAMA Pediatrics, online

Last Updated: