Los científicos detectan una señal bioquímica de la depresión

Esto podría conducir a un análisis de sangre rápido que señalaría si un antidepresivo está funcionando.

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES 11 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Los investigadores aseguran haber descubierto un marcador biológico para la depresión que podría conducir a una prueba de laboratorio rápida para determinar si un antidepresivo en particular está logrando avanzar contra la enfermedad.

"Ésta podría ser una sustancia bioquímica simple indicadora de depresión", aseguró Mark Rasenick, coautor del estudio y director del programa interdisciplinario de neurociencia de la Universidad de Illinois en Chicago. La prueba "no indicaría con qué [medicamento] comenzar, pero sí indicaría si el que se está usando está funcionando".

Incluso podría ser posible usar la prueba para determinar si las rondas de psicoterapia están generando beneficios, dijo.

Por ahora, sin embargo, una prueba así es hipotética y hacen falta más exploraciones sobre el hallazgo, del que se informa en la edición de marzo de The Journal of Neuroscience.

Lo que está en juego es si el cerebro mismo muestra señales físicas o químicas de depresión.

Los investigadores examinaron la interacción de los neurotransmisores y una proteína conocida como Gs alfa. En las neuronas, la proteína actúa como una especie de mayordomo y pasa mensajes de los neurotransmisores del exterior y amplifica sus mensajes, explicó Rasenick.

Cuando la proteína funciona adecuadamente, el mayordomo "es súper eficiente, cocina y limpia a la vez", dijo. Pero si el cerebro está deprimido, "simplemente se sienta en un rincón".

En este estudio de autopsias, los investigadores examinaron la proteína en los cerebros de 18 personas deprimidas que se suicidaron y los compararon con los cerebros de personas que no estaban deprimidas. Hallaron que la proteína hubiera funcionado de manera menos efectiva en las neuronas de las víctimas de suicido.

Los hallazgos hacen surgir la posibilidad de que una prueba de sangre pueda medir en cuestión de días si los antidepresivos están tratando la depresión efectivamente, señaló Rasenick.

En este momento, podría tomar varias semanas para que pacientes y psiquiatras determinen si el antidepresivo está funcionando adecuadamente. Según Rasenick, apenas cerca del treinta por ciento de los pacientes de depresión responderá a un medicamento específico.

"Lamentablemente, tenemos una capacidad muy limitada para predecir qué antidepresivo resultará más efectivo para una persona en particular", señaló el Dr. Gregory Simon, psiquiatra e investigador sobre la salud mental de Group Health Cooperative de Seattle. "Hay una historia larga de investigaciones que usan patrones de síntomas o medidas biológicas (sustancias químicas que se miden en la sangre o el fluido espinal) para predecir la respuesta a un antidepresivo en particular. Ninguno de esos pronosticadores esperados tienen un valor significativo".

Las pruebas genéticas podrían dar algunas pistas, dijo, y el nuevo estudio sugiere que podría haber otro método. "No eliminaría el ensayo y error, pero reduciría el tiempo de espera con cada ensayo. Aún así, queda mucho trecho desde un estudio como éste hasta una prueba que sea útil para médicos y pacientes".

Rasenick guarda esperanzas, sin embargo, y aseguró que la prueba propuesta podría hacer más que medir si los medicamentos están funcionando. Podría medir, en principio, la efectividad de hablar con un terapeuta, aseguró Rasenick, coautor del estudio, pues los psiquiatras consideran que la psicoterapia tiene un efecto físico sobre el cerebro.

Rasenick aseguró que hace falta más investigación y más dinero. El estudio fue financiado por el U.S. Public Health Service y la American Foundation for Suicide Prevention.

"El siguiente paso es unirse con quienes están haciendo estudios a gran escala en pacientes de depresión para comenzar a examinar esto", dijo. "Podemos comenzar a buscar cientos de personas para determinar si podemos confirmar que tenemos la razón".

Más información

Para aprender más sobre la depresión, visite el National Institute of Mental Health.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Mark Rasenick, Ph.D., distinguished university professor, physiology and biophysics and psychiatry, and director, Interdisciplinary Neuroscience Program, University of Illinois at Chicago; Gregory Simon, M.D., M.P.H., psychiatrist and mental health researcher, Group Health Cooperative, Seattle; March 2008, The Journal of Neuroscience

Last Updated: