Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

Los escáneres médicos son una fuente importante de radiación

Un estudio halla que duplican en más del doble la exposición, aunque la cantidad real sigue siendo pequeña

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 26 de agosto (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una investigación reciente halla que las pruebas de imágenes médicas duplican en más del doble la cantidad de radiación a la que se exponen los estadounidenses.

Los escáneres por TC y la imaginología nuclear constituyen más de tres cuartos de la exposición, y más del 80 por ciento de los procedimientos se realizan de forma ambulatoria, señaló el Dr. Reza Fazel, autor principal del estudio que aparece en la edición del 27 de agosto de la New England Journal of Medicine.

"No queremos asustar a la gente ni hacer que descarten estos procedimientos. El riesgo individual de cualquier paciente es muy pequeño. Si va a beneficiar al paciente, el riesgo vale la pena", aseguró Fazel, que es profesor asistente de medicina en la división de cardiología de la Facultad de medicina de la Universidad de Emory en Atlanta.

Pero un experto abogó por más investigación sobre el tema.

"Es notable que una gran proporción de la población menor de 65 años se está exponiendo al menos a una cantidad moderada de radiación", planteó el Dr. Michael S. Lauer, que escribió una perspectiva que acompaña el estudio en la misma edición de la revista. "Ésta es una oportunidad para que nos motivemos a realizar los ensayos que necesitamos para determinar el valor de todas estas pruebas".

Por lo pronto, agregó, "los médicos necesitan conocer los riesgos e informarlos, y los pacientes necesitan hablar con su médico y entender a qué se enfrentan con el procedimiento".

Aunque hay cientos de ensayos que demuestran el beneficio de las mamografías, los valores de otros tipos de pruebas, más notablemente las cardiovasculares, están menos claros.

"De hecho, estamos trabajando en un vacío de conocimiento", aseguró Lauer, que es director de la división de ciencias de la población y prevención, y de enfermedades cardiovasculares del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. "Sabemos que la exposición a la radiación de la gente podría conllevar un riesgo, pero desconocemos el beneficio".

Hasta el dos por ciento de todos los cánceres de Estados Unidos se podrían deber a los escáneres por TC, agregó Lauer.

Además, los investigadores de Harvard informaron en marzo que la exposición acumulativa a la radiación de los escáneres por TC puede elevar el riesgo de cáncer en hasta un doce por ciento.

De acuerdo con este último estudio, el número de escáneres por TC realizados desde 1992 se ha cuadruplicado. La prueba que se usa con más frecuencia, y que conlleva la mayor cantidad de radiación, es el escáner de perfusión miocárdica para evaluar el flujo sanguíneo a través del corazón o para detectar daños en el músculo cardiaco. El uso de este escáner aumentó en más de seis por ciento anualmente entre 1993 y 2001, hallaron los investigadores.

Los autores analizaron los registros de casi un millón de adultos de 18 a 64 años en cinco regiones de Estados Unidos: Arizona, Texas, Wisconsin, y en el sur y el norte de Florida. Todos los participantes estaban inscritos en el mismo plan de seguro.

Durante el periodo de estudio, que se extendió desde comienzos de 2005 hasta finales de 2007, casi el 70 por ciento de los participantes tuvo al menos un procedimiento de imaginología que los expuso a la radiación.

"Esa es una proporción enorme", apuntó Fazel.

Aunque la exposición media acumulada fue de 2.4 millisieverts (mSv) por año, considerada como una dosis baja, el diseño del estudio permitió a los investigadores encontrar amplias variaciones.

Las dosis acumulativas tendían a ser más altas en las mujeres y en los mayores.

Una "minoría considerable" recibió dosis de intensidad moderada, alta y muy alta, definidas como 3-20 mSv al año, 20-50 mSv al año y más de 50 mSv al año, respectivamente.

Como modo de comparación, a los trabajadores de atención de la salud y a los que trabajan en la industria nuclear sólo se les permite una exposición anual de 20 mSv.

"Más del dos por ciento tenía dosis muy altas, niveles superiores a los que trabajan con radiación", advirtió el autor del estudio, el Dr. Andrew J. Einstein, director de investigación de tomografía cardiaca computarizada y profesor asistente de medicina clínica del Centro Médico de la Universidad de Columbia y del Hospital Presbiteriano de Nueva York, en esa misma ciudad.

El estadounidense medio recibe cerca de 3 mSv al año, considerado como una dosis baja, agregó Einstein.

Más información

Para más información sobre los escáneres por TC y otras técnicas de imaginología, visite el American College of Radiology.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Reza Fazel, M.D., assistant professor, medicine, division of cardiology, Emory University School of Medicine, Atlanta; Andrew J. Einstein, M.D., Ph.D., director, cardiac computed tomography research, and assistant professor, clinical medicine, Columbia University Medical Center and New York-Presbyterian Hospital, New York City; Michael S. Lauer, M.D., director, NHLBI Divisions of Prevention and Population Sciences and of Cardiovascular Diseases; Aug. 27, 2009, New England Journal of Medicine

Last Updated: