Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

La edición genética CRISPR crea células inmunitarias 'de diseño' que combaten el cáncer

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES, 6 de febrero de 2020 (HealthDay News) -- Por primera vez, los científicos han usado tecnología de edición genética para crear células inmunitarias "de diseño" que pueden combatir los tumores y sobrevivir en los cuerpos de los pacientes con cáncer durante meses.

Los investigadores señalan que se trata de una prueba de principio, un paso temprano para incorporar la técnica de edición genética conocida como CRISPR en el tratamiento del cáncer.

La CRISPR permite a los investigadores "cortar" de forma precisa trocitos de ADN dentro de una célula y realizar reparaciones en un gen defectuoso o realizar otras alteraciones. Durante años, los científicos han estado desarrollando y estudiando la CRISPR en el laboratorio, en parte para comprender mejor la genética subyacente de varias enfermedades.

Pero al final, los investigadores esperan usar la tecnología para curar enfermedades provocadas por mutaciones genéticas específicas, o, en el caso del cáncer, dar al sistema inmunitario un arma genética para combatir la enfermedad.

Los nuevos hallazgos, publicados en la edición en línea del 6 de febrero de la revista Science, provienen del primer ensayo de EE. UU. que evalúa la edición genética CRISPR en humanos.

"La meta de esto es ver si es seguro y factible. ¿Puede la CRISPR cumplir con sus promesas?", se preguntó el investigador sénior, el Dr. Carl June, profesor de inmunoterapia de la Universidad de Pensilvania, en Filadelfia.

Los hallazgos iniciales sugieren que la respuesta es que "sí", señaló.

Los investigadores pudieron usar la CRISPR para hacer varias ediciones genéticas específicas en células T extraídas de tres pacientes con cáncer; las células T tienen un rol esencial en la respuesta del sistema inmunitario. Entonces, las células modificadas se infundieron de nuevo en los pacientes, donde las células sobrevivieron durante meses.

Por último, cuando el equipo de June tomó muestras de las células T de la sangre de los pacientes, encontraron que las células todavía eran capaces de matar células tumorales en una placa de laboratorio.

Los expertos advirtieron que todavía falta mucho trabajo.

"La investigación acaba de comenzar", aseguró la Dra. Catherine Diefenbach, profesora asociada del Centro Oncológico Perlmutter de Langone Health de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"La tecnología es emocionante. Es una nueva forma de modificar a las células T para que reconozcan a las células tumorales, pero lo único que han mostrado aquí es que pueden infundir esas células en los pacientes y que no le hizo daño a nadie", indicó.

"Le falta mucho para estar preparado para el protagonismo", añadió Diefenbach, que también es miembro de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology).

El uso de las células T para combatir al cáncer no es nuevo. Un método llamado terapia de células T con CAR está aprobado en Estados Unidos para los cánceres de la sangre más agresivos. Implica sacar las células T del paciente y modificarlas genéticamente para que surjan unos receptores específicos en su superficie. Cuando se infunden de nuevo en el paciente, los receptores ayudan a las células T a encontrar y destruir a los tumores.

Pero las terapias actuales tienen importantes limitaciones, comentó el Dr. José Conejo García, presidente de inmunología del Centro Oncológico Moffit en Tampa, Florida.

Las células T con CAR solo funcionan bien contra los cánceres de la sangre, explicó. Los tumores "sólidos" en otros tipos de tejido suprimen la respuesta inmunitaria en su contra.

En este estudio, el equipo de June utilizó la CRISPR para realizar tres ediciones. Las dos primeras eliminaron unos receptores naturales de las células T, de forma que pudieran ser reprogramadas para producir un receptor sintético diseñado para ayudarlas a buscar y destruir a las células tumorales. La tercera edición eliminó una proteína llamada PD-1, que puede inhibir a las células T para que no realicen su función.

La capacidad de eliminar la PD-1 "prepara el camino para una nueva generación de 'supercélulas T'" que podrían vencer a los trucos de los tumores sólidos para evadir al sistema inmunitario, según Conejo García, que no participó en la investigación.

"La transferencia de las células T genéticamente modificadas no es algo nuevo"; aseguró. "Pero la manipulación de múltiples genes para lograr unas actividades antitumorales superiores representa un avance en el campo".

Pero todo el mundo advirtió que lo único que este estudio demuestra es que es posible realizar múltiples ediciones genéticas; las células T resultantes pueden sobrevivir en los cuerpos de los pacientes (el seguimiento más largo fue de nueve meses en un paciente); y, en el laboratorio, pueden matar a las células tumorales.

La pregunta crítica es si las células editadas pueden provocar daños. Aquí, los investigadores no observaron ningún efecto secundario mayor.

Pero Diefenbach enfatizó que se necesita mucho más trabajo para evaluar la seguridad a corto y a largo plazo de la táctica.

Una preocupación general con la CRISPR, dijo June, es el potencial de efectos "fuera del objetivo". ¿Podrían los genes editados al final afectar a la actividad de otros genes?

Otra es la "translocación" cromosómica, en que un trozo de cromosoma se desprende y se vincula con otro cromosoma. (Las translocaciones son una causa de algunos cánceres). Esto sucedió en las células T que el equipo de June modificó, y algunas translocaciones persistieron en los cuerpos de los pacientes. Pero con el tiempo, dijo June, la frecuencia de estas reorganizaciones se redujo a medida que las células T se expandieron y proliferaron en la sangre.

La principal pregunta es si las células T editadas con la CRISPR pueden en realidad vencer al cáncer.

June predijo que cualquier avance de este tipo en el tratamiento podría tardar hasta una década en llegar a ser aprobado.

Más información

El Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU. tiene más información sobre las terapias del sistema inmunitario para el cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Carl June, M.D., professor in immunotherapy, and director, Center for Cellular Immunotherapies, Abramson Cancer Center, University of Pennsylvania Perelman School of Medicine, Philadelphia; Catherine Diefenbach, M.D., associate professor of medicine, and director, Clinical Lymphoma Program, Perlmutter Cancer Center, NYU Langone Health, New York City, and expert, American Society of Clinical Oncology; Jose Conejo-Garcia, M.D., Ph.D., chair, department of immunology, Moffitt Cancer Center, Tampa, Fla.; Feb. 6, 2020, Science, online

Last Updated: