Dos métodos ayudan a prevenir infecciones después de la cirugía

Estudios señalan que las limpiezas nasales y los lavados de piel con antisépticos mejoran las probabilidades

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 6 de enero (HealthDay News/Dr.Tango) -- Dos equipos de investigación distintos informan que las infecciones relacionadas con la cirugía se pueden evitar usando dos métodos distintos, uno dirigido al Staphylococcus aureus resistente a los antibióticos que se desarrolla en la nariz y otro a los microbios que florecen en la piel.

Aunque el método cutáneo fue más eficiente y exigió menos recursos y pruebas, ambos métodos se pueden usar en conjunto con algunos casos de alto riesgo, señaló el Dr. Rabih O. Darouiche, autor líder de uno de los dos informes que aparecen en la edición del 7 de enero de la New England Journal of Medicine.

Las infecciones son una complicación común después de la cirugía, con una incidencia de hasta cinco por ciento para quienes se someten a procedimientos muy invasivos, como cirugía de colon o reemplazo de cadera. La atención con frecuencia se ha enfocado en las causadas por la bacteria S. aureus resistente a los antibióticos que puede propagarse más allá de su base en la nariz.

Un ensayo dirigido específicamente al estafilococo nasal redujo a la mitad el riesgo de infecciones de ese tipo, según informan médicos del Centro Médico de la Universidad Erasmus de Róterdam (Países Bajos). Su ensayo se inició cuando 6,771 personas hospitalizadas para cirugía fueron evaluadas para detectar estafilococo nasal. Se halló que 1,251 portaban el germen.

De ellas, pusieron a 917 en un ensayo controlado, de los cuales la mitad no recibió tratamiento para el estafilococo y la otra mitad recibió dos tratamientos con ungüento nasal de mupirocina y jabón de clorhexidina. Apenas el 3.4 por ciento de los que recibieron tratamiento desarrollaron infecciones, en comparación con el 7.7 por ciento de los que no recibieron tratamiento. La incidencia de infecciones entre los que se sometieron a cirugías de incisiones profundas se redujo en cerca de 80 por ciento, según hallaron investigadores holandeses.

El método utilizado en el otro programa fue mucho más simple, según Darouiche, profesor de medicina del Centro Médico de Veterans Affairs de Houston y director del Centro para la Infección de Prótesis del Colegio de Medicina Baylor. De los 849 participantes del estudio ingresados para cirugía en seis hospitales, a 409 se les preparó la piel con clorhexidina y alcohol, y a 440 con povidona y yodo.

La incidencia de infecciones entre los que se sometieron a cirugías de incisiones profundas fue de 3 por ciento en el grupo de yodo y povidona, y de 1 por ciento en el grupo de clorhexidina y alcohol. Los autores del estudio informaron que la incidencia de infecciones entre los que se sometieron a cirugías de incisiones menos profundas fue de 8.6 por ciento en el grupo de yodo y povidona, y de 4.2 por ciento en el grupo de clorhexidina y alcohol.

Existen ventajas obvias en el método de limpieza de piel utilizado en el estudio de Houston, aseguró Darouiche. "Una tiene que ver con su uso práctico", dijo. "La combinación de alcohol y clorhexidina se puede aplicar a todos los pacientes que se sometan a cirugía siempre y cuando no sean alérgicos a ninguno de los dos". Ese tipo de alergias no son comunes, anotó.

Además, apenas 17 personas deben recibir el lavado de piel para evitar una infección mientras que con el método usado en el estudio holandés, hay que evaluar a 250 pacientes para identificar a 23 portadores con el fin de evitar la infección de un solo paciente", dijo.

Además, el equipo especializado requerido para identificar infecciones nasales con estreptococo no está disponible en muchos hospitales, anotó Darouiche.

El método usado por Darouiche y sus colegas es "mucho más efectivo, muy simple y muy barato" en comparación con el que refiere el grupo holandés, señaló el Dr. Richard P. Wenzel, infectólogo y profesor de medicina interna de la Universidad Estatal de Virginia, que escribió un editorial acompañante.

Pero aunque no se conservan registros oficiales, parece que la técnica de yodo y povidona se usa en la mayoría de los hospitales estadounidenses, anotó.

"Se usa en cerca del 75 por ciento de los procedimientos clínicos realizados en los EE. UU.", aseguró Darouiche. "Cerca del 10 por ciento de estos procedimientos quirúrgicos se vale de alcohol y clorhexidina".

La publicación del nuevo informe podría cambiar esas cifras, anotó Wenzel. "El peso de la evidencia señala que la combinación de alcohol y clorhexidina debería reemplazar la de yodo y povidona", dijo.

Además, no hay una barrera para que ambos métodos se usen entre quienes están en alto riesgo de infección después de cirugía, como quienes tienen el sistema inmunitario comprometido, explicaron Wenzel y Darouiche.

"Ambas son técnicas que pueden ser complementarias", apuntó Darouiche. "Si se aplica la esponja, se reducen las infecciones en 40 por ciento. Si se complementa eso con el método de estafilococo en ciertas poblaciones, se logra otra reducción de 7.5 por ciento en las infecciones. Entonces, se reduce el índice general de infección en esas poblaciones en cerca de la mitad".

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. calculan que 290,000 infecciones tienen lugar entre los 27 millones de procedimientos quirúrgicos realizados en los EE. UU. cada año.

Más información

Para información más detallada sobre las infecciones relacionadas con las cirugías, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Rabih O. Darouiche, M.D., professor, medicine, Veterans Affairs Medical Center, and director, Center for Prostheses Infections, Baylor College of Medicine, Houston; Richard P. Wenzel, M.D., professor, internal medicine, Virginia Commonwealth University, Richmond, Va.; Jan. 7, 2010, New England Journal of Medicine

Last Updated: