En raros casos, una infección podría ser el origen del dolor de espalda

Unas nuevas directrices avisan a los médicos sobre esta posibilidad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES, 30 de julio de 2015 (HealthDay News) -- Las personas con dolor de espalda que no mejora con el tratamiento podrían tener un tipo poco común de infección de la columna, sugieren unas directrices recientes.

La infección, llamada osteomielitis vertebral, podría conducir a la parálisis o a la muerte si no se diagnostica y trata de forma adecuada.

Con frecuencia, la afección se pasa por alto porque provoca dolor de espalda, un problema común que por lo general es causado por un desgarre muscular o una lesión de la espalda, según las directrices, que aparecen en la edición del 30 de julio de la revista Clinical Infectious Diseases.

"El dolor de espalda es tan común (y usualmente no es causado por una infección) que el diagnóstico con frecuencia se obvia o se retrasa", comentó en un comunicado de prensa de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America) el autor líder de las directrices, el Dr. Elie Berbari, catedrático asociado de educación en la división de enfermedades infecciosas del Colegio de Medicina de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

La osteomielitis vertebral afecta a entre dos y seis de cada 100,000 personas al año. La afección se contrae cuando bacterias entran al torrente sanguíneo y se asientan en un disco intervertebral. La infección es más común en las personas mayores.

"La infección provoca un dolor intenso que con frecuencia despierta a las personas de noche, y que no desaparece con la gestión del dolor ni con el descanso. Si eso sucede, el médico debe comenzar a pensar que quizá sucede otra cosa, sobre todo si el paciente tiene fiebre", planteó Berbari.

Un sencillo análisis sanguíneo puede alertar al médico de que el paciente quizá tenga osteomielitis vertebral, y una IRM y una biopsia pueden confirmarlo. Por lo general, el tratamiento conlleva seis semanas de antibióticos intravenosos. Pero más o menos la mitad de los pacientes quizá se tengan que someter a una cirugía para eliminar la infección, señaló Berbari.

Más información

La Sociedad Norteamericana de la Columna Vertebral (North American Spine Society) ofrece más información sobre las infecciones de la columna vertebral.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

FUENTE: Infectious Diseases Society of America, news release, July 30, 2015

--

Last Updated: