La mitad de los antibióticos se recetan sin un diagnóstico de una infección

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 5 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Tras años de advertencias de salud pública sobre el mal uso de los antibióticos, un nuevo estudio sugiere que el problema dista mucho de estar resuelto.

Los investigadores encontraron que de más de 500,000 recetas de antibióticos que analizaron, casi la mitad se emitieron sin un diagnóstico relacionado con una infección. Y alrededor de un 20 por ciento se emitieron sin una visita al consultorio, usualmente por teléfono.

No está claro cuántas de esas recetas en realidad eran inadecuadas, apuntó el investigador líder, el Dr. Jeffrey Linder, de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago.

Su equipo observó los expedientes de los pacientes, y una "mala codificación" podría ser parte del problema, explicó Linder. Linder se refería al sistema que los médicos utilizan para registrar los diagnósticos.

Aún así, los hallazgos son preocupantes, advirtió Linder.

Sugieren que algunos médicos siguen repartiendo antibióticos con demasiada facilidad, probablemente en parte porque suponen que los pacientes los desean, según Linder.

Pero ese uso indiscriminado de antibióticos es una causa importante del problema generalizado de infecciones resistentes a los antibióticos. Los antibióticos solo son efectivos contra las infecciones bacterianas, no contra el resfriado común ni otras enfermedades provocadas por virus. Cuando las personas utilizan antibióticos de forma innecesaria, eso expone a las bacterias a los medicamentos, y les da la oportunidad de mutar y desarrollar resistencia.

Durante años, los expertos en salud pública han advertido a médicos y pacientes contra el uso indiscriminado de los antibióticos.

En el estudio actual, el equipo de Linder observó a casi 510,000 recetas de antibióticos emitidas en 514 clínicas médicas a lo largo de dos años. Los emisores de las recetas incluyeron a médicos, enfermeros practicantes y asistentes médicos de atención primaria y especialidades como la gastroenterología y la dermatología.

En general, un 46 por ciento de las recetas se emitieron sin un diagnóstico documentado de una infección. En un 29 por ciento de los casos, se registró otro diagnóstico (por ejemplo, hipertensión); en un 17 por ciento de las recetas, no se indicó ningún diagnóstico.

Además, 1 de cada 5 recetas se realizó sin una visita en persona.

Hay ocasiones en que recetar por teléfono es adecuado, anotó Linder. Si una mujer con antecedentes de infecciones del tracto urinario desarrolla esos síntomas, apuntó, podría ser "perfectamente adecuado" recetar un antibiótico sin una visita.

Otro ejemplo sería una receta de renovación para alguien que tome antibióticos para el acné, apuntó Linder. Pero en la mayoría de los casos, añadió, los pacientes deben ser atendidos en el consultorio antes de recibir un antibiótico.

Linder presentó los hallazgos el viernes en la IDWeek 2018, una reunión anual de especialistas en enfermedades infecciosas, en San Francisco. En general, los estudios presentados en reuniones médicas se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

El Dr. Ebbing Lautenbach, jefe de la división de enfermedades infecciosas en la Universidad de Pensilvania, concurrió en que el estudio no puede mostrar si todas las recetas fueron en realidad inadecuadas. "Pero sin duda esto plantea preocupaciones de que con frecuencia se recetan antibióticos por motivos que no están claros", añadió.

Lautenbach dijo que los pacientes no deben dudar en hacer preguntas cuando les receten un antibiótico. "A veces un antibiótico es una opción adecuada, y a veces no. Los proveedores deben explicar por qué piensan que un antibiótico es necesario. Y debe haber una conversación sobre las ventajas y desventajas de tomar uno", sugirió.

Además del problema de salud pública de la resistencia a los antibióticos, los medicamentos pueden tener efectos secundarios en cualquier persona dada, como náuseas y diarrea, además de interacciones con otros fármacos, anotó Lautenbach.

Linder dijo que su equipo planifica "profundizar" en sus datos, para aprender más sobre las afecciones que los médicos trataban con antibióticos.

Por ahora, Linder dijo que podría haber muchos motivos de que los médicos receten un antibiótico aunque no haya un diagnóstico definitivo de una infección bacteriana. La falta de tiempo, por ejemplo, podría presionar a algunos médicos para que receten rápidamente un antibiótico por un dolor de garganta.

En algunos casos, dijo Linder, un paciente podría insistir en que desea un antibiótico, y el médico cede.

"Pero creo que, con más frecuencia, el problema es la percepción del médico de que los pacientes quieren antibióticos", señaló.

Linder sugirió que los pacientes adopten un rol más proactivo respecto a los medicamentos.

"Usted puede decirle al médico que solo quiere un antibiótico si es realmente necesario", comentó. "Eso cambiará automáticamente la posición por defecto del médico al respecto".

Más información

Para más información sobre el uso adecuado de los antibióticos, visite los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Jeffrey Linder, M.D., M.P.H., Northwestern University, Feinberg School of Medicine, Chicago; Ebbing Lautenbach, M.D., chief, infectious diseases division, University of Pennsylvania/Penn Medicine, Philadelphia; Oct. 5, 2018, presentation, IDWeek 2018, San Francisco

Last Updated: