Las 'coberturas antibióticas' podrían reducir las infecciones tras el implante de un marcapasos

In English

Por
Reportero de HealthDay

DOMINGO, 17 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Introducir un marcapasos dentro de una cobertura de malla impregnada de antibióticos antes de implantarlo dentro del cuerpo puede reducir drásticamente el riesgo de una infección peligrosa, muestra un estudio reciente.

Alrededor de 1.7 millones de pacientes reciben implantes cardiacos, como los marcapasos o los desfibriladores, cada año en todo el mundo, y los médicos utilizan antibióticos antes de la operación para reducir las probabilidades de infección.

De cualquier forma, alrededor de un 1.2 por ciento de los pacientes desarrollarán una infección potencialmente grave que es costosa de tratar, señaló el investigador principal, el Dr. Khaldoun Tarakji, director asociado de la sección de electrofisiología cardiaca en la Clínica Cleveland.

Pero un nuevo ensayo clínico encontró que si los dispositivos cardiacos se implantan dentro de una cobertura de malla que libera antibióticos gradualmente, el riesgo de infección de esa desafortunada minoría de pacientes se reduce en un 40 por ciento, apuntó Tarakji.

"Básicamente es una malla que contiene dos antibióticos, minociclina y rifampina", dijo Tarakji. "Los liberan en ese espacio en los primeros siete días tras el implante. La cobertura en sí se disuelve en nueve semanas, de forma que de la malla en sí no queda nada".

La cobertura antibacteriana absorbible TYRX (TYRX Absorbable Antibacterial Envelope) ya ha sido aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., pero este parece ser el primer ensayo clínico aleatorio y controlado realizado sobre su uso en implantes cardiacos, comentó el Dr. Davendra Mehta, electrofisiólogo cardiaco en Mount Sinai St. Luke's y profesor de cardiología en la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

"Es una información realmente buena, y muestra claramente que usar una cobertura antibacteriana redujo las infecciones", dijo Mehta.

Los resultados del ensayo se presentaron el domingo en la reunión anual del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology), en Nueva Orleáns. El informe se publicó simultáneamente en la revista New England Journal of Medicine. El estudio fue financiado por Medtronic, fabricante de la cobertura.

En el ensayo participaron casi 7,000 pacientes en 181 hospitales en 25 países; todos tenían programadas cirugías que implicaban a sus dispositivos cardiacos.

Todos los pacientes recibieron antibióticos estándar antes de la operación, y la mitad se eligieron al azar para que su dispositivo también se insertara en una cobertura antibiótica.

Alrededor de un 1.2 por ciento de los pacientes en el grupo de "control" desarrollaron una infección grave, en comparación con un 0.7 por ciento de los pacientes en el grupo de la "cobertura", encontraron los investigadores.

De las infecciones graves, 17 fueron una endocarditis, una infección potencialmente letal del revestimiento interno del corazón. Otras 50 infecciones fueron en el "espacio" en el pecho donde se implantaron los dispositivos, y fueron menos graves.

Las coberturas TYRX cuestan entre 1,000 y 2,000 dólares, según Medtronic.

Los pacientes que tienen un riesgo alto de infección probablemente son los que más se beneficiarán de las coberturas, planteó Mehta. Esto incluye a los pacientes con diabetes o insuficiencia cardiaca, aquellos cuyos sistemas inmunitarios están afectados por una enfermedad o un tratamiento, las personas con VIH o las que tienen antecedentes de infecciones con dispositivos.

"La cobertura se disuelve del todo. No deja ninguna cicatriz ni nada por el estilo", dijo Mehta. "Mi única preocupación es el costo añadido, para el número de procedimientos que habría que realizar para prevenir una infección".

Durante el ensayo se registraron datos sobre la rentabilidad, y se presentará un análisis, afirmó Tarakji.

Pero tanto Tarakji como Mehta anotaron que remover un dispositivo debido a una infección tiende a ser un procedimiento muy costoso.

"Cuando hay una infección confirmada, el tratamiento no es simplemente antibióticos", enfatizó Tarakji. "Hay que sacar el dispositivo y los alambres. Hay que sacar todo el hardware".

Entonces, la persona debe recibir un nuevo dispositivo tras una ronda de antibióticos, dijo Mehta.

"Las infecciones son bastante caras", indicó Mehta. "Sin duda sería muy importante si pudiéramos eliminar todas las infecciones durante el implante de dispositivos".

Tarakji advirtió que el costoso procedimiento puede incluso ser peligroso para el paciente, si los cables eléctricos del dispositivo se han pegado a la pared de los vasos sanguíneos mediante tejido cicatrizado. Se deben emplear herramientas especiales, incluyendo láseres, para sacar los cables sin hacer daño.

"Hacemos esos procedimientos muy bien, pero las complicaciones que pueden ocurrir durante esas extracciones de cables pueden resultar letales", añadió Tarakji. "Incluso cuando se hace todo correctamente, la tasa de mortalidad a corto plazo sigue siendo alta, de entre un 8 y un 15 por ciento de mortalidad tras un año".

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre los implantes cardiacos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Khaldoun Tarakji, M.D., MPH, associate section head, cardiac electrophysiology, Cleveland Clinic, Ohio; Davendra Mehta, M.D., Ph.D., cardiac electrophysiologist, Mount Sinai St. Luke's, and professor, cardiology, Icahn School of Medicine at Mount Sinai, New York City; March 17, 2019, New England Journal of Medicine, online; March 17, 2019, presentation, American College of Cardiology annual meeting, New Orleans

Last Updated: