Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Los ratones caseros portan 'súper gérmenes'

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

NYC apartment mouse. Photo: R. Corrigan

In English

Por
Reportera de HealthDay

MARTES, 17 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Los ratones caseros están por todas partes en la ciudad de Nueva York, y esos invitados no deseados podrían portar bacterias resistentes a los antibióticos, encuentra un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que los ratones se habían mudado a todos los vecindarios de la ciudad que estudiaron, desde los más ricos hasta los más pobres. Y algunos de los animales portaban bacterias que provocan infecciones gastrointestinales en los humanos, incluyendo la E. coli, la Shigella y la C. difficile.

Cuando indagaron más, los investigadores encontraron evidencias de genes que pueden hacer a las bacterias resistentes a los antibióticos comunes.

¿Significa eso que los ratones caseros podrían estar enfermando a algunas personas?

"Esa es la implicación", señaló el investigador principal, el Dr. W. Ian Lipkin, director del Centro de Infección e Inmunidad de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York. "Pero en realidad no hemos mostrado una cadena de custodia".

No está claro con qué frecuencia esto podría ocurrir, dijo Lipkin. De hecho, se sabe poco sobre qué tipo de rol podrían tener los ratones caseros en la transmisión de infecciones.

"Es un tipo de estudio difícil de realizar, logísticamente", dijo Lipkin.

Obtener permiso para entrar en los edificios de apartamentos para recolectar a los ratones residentes es difícil, explicó. Además, realizar un análisis genético de las heces de ratones es costoso, y no es algo glamoroso.

Aunque el estudio se realizó en la ciudad de Nueva York, no hay motivo para pensar que los ratones de otras ciudades serían sustancialmente distintos, según Lipkin.

"Anticiparía ver resultados similares en otras ciudades", planteó. "Pero no contamos con las evidencias".

Los resultados no sorprendieron al Dr. Dimitri Drekonja, miembro de la Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (Infectious Diseases Society of America).

"No es terriblemente sorprendente que los ratones puedan portar estas bacterias por dentro y por fuera, cuando se considera dónde pasan su tiempo los ratones", apuntó Drekonja, director de la sección de enfermedades infecciosas del Sistema de Atención de la Salud de VA en Minneapolis.

"Y si se realizara el mismo análisis en las moscas caseras, es probable que también se viera lo mismo", añadió.

Según Drekonja, todo se reduce a un hecho básico: nuestro mundo está cubierto por "una fina capa de heces".

Entonces, los hallazgos no deberían alarmar a las personas que viven en apartamentos en las grandes ciudades, aseguró Drekonja... y nadie que viva en un lugar aparentemente libre de ratones debería "presumir" de ello.

En el estudio, el equipo de Lipkin atrapó a más de 400 ratones en edificios de apartamentos en siete barrios de la ciudad de Nueva York, tanto ricos como pobres.

En general, los investigadores encontraron que entre un 3 y un 14 por ciento de los ratones portaban bacterias que provocan infecciones gastrointestinales en los humanos, dependiendo del germen específico.

Además, algunas de las muestras portaban genes que confieren resistencia a los antibióticos comunes utilizados para tratar las infecciones bacterianas.

En un análisis distinto, el equipo de Lipkin encontró 36 virus distintos en las heces de los ratones, incluyendo a seis virus "nuevos", ninguno de los cuales se sabe que infecten a los humanos.

Ambos informes aparecen en la edición en línea del 17 de abril de la revista mBio.

Investigaciones anteriores han mostrado que las ratas de la ciudad de Nueva York también portan gérmenes como la E. coli y la salmonella. Pero los ratones podrían ser más preocupantes, según Lipkin, porque se encuentran en las cocinas de las personas.

"Si tuviera ratones en mi apartamento, me lo tomaría en serio", enfatizó Lipkin.

Las personas pueden reducir las probabilidades de cualquier transmisión bacteriana al lavarse las manos con regularidad y mantener las superficies de la cocina limpias, sugirió.

Lipkin también aconsejó renunciar a cualquier idea de la "regla de los cinco segundos". Si la comida se cae al suelo, donde hace poco deambulaban ratones, no la coma, apuntó. (Pero cocinar un alimento de forma adecuada mata cualquier bacteria, anotó).

Drekonja aconsejó transferir cualquier comida embolsada a recipientes con cierre donde los ratones con hambre no puedan acceder.

Y Lipkin instó a recordar que quizá haya ratones en su casa aunque nunca haya visto uno. Si ve heces, o escucha los sonidos de ratones andando por las paredes, son señales de advertencia.

Drekonja enfatizó el panorama más general. "Vivimos en un mundo de microbios, muchos de los cuales son beneficiosos", afirmó. Algunos, por supuesto, no lo son, y las personas pueden exponerse a ellos de varias formas.

"Los ratones caseros serían solo una ruta potencial, de muchas. Por eso todos debemos lavarnos las manos con regularidad", señaló Drekonja.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre las enfermedades transmitidas por roedores.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: W. Ian Lipkin, M.D., director, Center for Infection and Immunity, Columbia University Mailman School of Public Health, New York City; Dimitri Drekonja, M.D., M.S., chief, infectious disease section, Minneapolis VA Health Care System, and member, Infectious Diseases Society of America; April 17, 2018, mBio, online

Last Updated: