Su lavavajillas no es tan estéril como usted cree

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

VIERNES, 12 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Su lavavajillas quizá deje los platos impecables, pero también es probable que esté lleno de bacterias y hongos, según un estudio reciente.

Los microbios (bacterias, virus y hongos) están por todas partes, incluyendo en el interior y el exterior del cuerpo humano. Así que no es ninguna sorpresa, dijeron los investigadores, que un electrodoméstico de la cocina los tenga.

Entonces, ¿debe preocuparse la gente por enfermar a causa de su lavavajillas? No, dijo Erica Hartmann, una profesora asistente en la Universidad de Northwestern que no participó en el estudio.

"La probabilidad de riesgo es como la de ser atacado por un tiburón", dijo. Es decir, la mayoría de las personas tienen poco o ningún riesgo, pero hay grupos selectos que podrían tener un riesgo más alto; en este caso, las personas con afecciones que debilitan su defensa inmunitaria.

Los lavavajillas son un caso interesante con respecto a los microbios, porque en realidad son un hábitat "extremo", explicó Hartmann.

"Las personas no piensan en ellos de este modo. Simplemente es un lavavajillas. Pero realmente es un ambiente extremo", dijo Hartmann, que estudio la microbiología de los ambientes interiores.

Los lavavajillas crean constantemente unas condiciones fluctuantes: de húmedo a seco, de una temperatura alta a una más baja, de acidez baja a alta. También albergan una mezcla de detergentes y sobras de comida. Así que solo ciertos microbios sobrevivirán.

El nuevo estudio observó qué bacterias y hongos realmente hay allí, y qué factores parecen influir en esa configuración microbiana.

En concreto, los investigadores europeos tomaron muestras de las juntas de goma de 24 lavavajillas domésticos.

En general, descubrieron que las bacterias más habituales eran la Pseudomonas, la Escherichia y la Acinetobacter, y todas ellas tienen cepas que son "patógenos oportunistas". Eso significa que normalmente son inofensivas, pero pueden provocar infecciones en personas con un sistema inmunitario comprometido.

Los tipos más comunes de hongos fueron la Candida, el Cryptococcus y la Rhodotorula, que también incluyen patógenos oportunistas.

Nina Gunde-Cimerman, profesora de microbiología en la Universidad de Liubliana, en Eslovenia, participó en el estudio.

Dijo que los lavavajillas y otros electrodomésticos que albergan microbios son "generalmente seguros" para las personas sanas. Son los "grupos sensibles", dijo, los que quizá deban tener más cuidado.

Gunde-Cimerman señaló que ella y sus colaboradores sospechan que los lavavajillas podrían jugar un papel en las infecciones fúngicas llamadas micosis en ciertos pacientes con el sistema inmunitario alterado. Un hongo que se encuentra comúnmente en estos pacientes, dijo, se llama Exophiala dermatitidis, o levadura negra.

Y aunque ese hongo "difícilmente se encuentra en la naturaleza", dijo, es fácil de encontrar en los lavavajillas.

Pero Gunde-Cimerman hizo hincapié en que se trata de una especulación. Nadie ha demostrado todavía una conexión entre los microbios del lavavajillas y las infecciones micóticas.

¿Cómo entran los hongos y las bacterias a los lavavajillas? La "entrada principal" para los hongos es el agua que se suministra al electrodoméstico, dijo Gunde-Cimerman. Pero la comida, las personas y los animales domésticos son otras fuentes potenciales, añadió.

En cuanto a las bacterias, la fuente no está clara, según Gunde-Cimerman. "Pero especulamos que la comida contaminada es la principal ruta de entrada", dijo.

Es posible que los microbios del lavavajillas salgan del lugar en el que están. Pueden salir a través del agua sucia, o a través del aire caliente producido al final del ciclo del lavavajillas, explicó Gunde-Cimerman.

Así que un modo de mantener contenidos los microbios es evitar abrir el lavavajillas antes de que se haya enfriado, según Gunde-Cimerman.

"No abra el lavavajillas cuanto todavía esté caliente y húmedo", dijo, "para evitar que se liberen aerosoles en la cocina".

Secar la junta de goma con un paño seco al final de un ciclo también puede limitar la acumulación de microbios, dijo Gunde-Cimerman.

Hartmann se mostró de acuerdo en que las personas que están preocupadas pueden secar la junta del lavavajillas.

Pero también enfatizó los aspectos positivos de las comunidades microbianas que viven en todos nuestros hogares. Los científicos han hecho grandes descubrimientos al estudiar los microorganismos.

Hartmann apuntó al ejemplo de una enzima bacteriana descubierta en las fuentes termales del Parque Nacional de Yellowstone. Fue instrumental en el desarrollo de una técnica innovadora llamada reacción en cadena de polimerasa, que ahora se usa para estudiar el ADN en la investigación y en los laboratorios clínicos de todo el mundo.

"Su cocina podría no ser Yellowstone", dijo Hartmann. Pero podría albergar algunos microbios "bastante increíbles", añadió.

Así que si alguna vez se le presenta la oportunidad de que unos investigadores recojan muestras de su cocina, dijo Hartmann, piénselo.

El estudio aparece en la edición del 12 de enero de la revista Applied and Environmental Microbiology.

Más información

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. tiene más información sobre cómo mantener los gérmenes perjudiciales fuera de la cocina.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Nina Gunde-Cimerman, Ph.D. professor, microbiology and mycology, University of Ljubljana, Slovenia; Erica Marie Hartmann, Ph.D., assistant professor, civil and environmental engineering, Northwestern University, Evanston, Ill.; Jan. 12, 2018, Applied and Environmental Microbiology

Last Updated: