Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Cuando una mujer embarazada contrae la COVID-19, una cesárea se vincula con unos peores resultados

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 11 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Las mujeres embarazadas con COVID-19 que dan a luz mediante una cesárea podrían tener un riesgo más elevado de unas complicaciones que las afecten a ellas y a sus bebés, sugiere una investigación reciente.

El estudio se enfocó en 82 mujeres con COVID-19, cuatro de ellas con síntomas graves, que dieron a luz en hospitales de España. De las mujeres, 37 dieron a luz mediante cesárea, entre ellas ocho como un resultado directo de problemas con la COVID-19.

Casi un 30 por ciento de los bebés que nacieron mediante cesárea tuvieron que ser ingresados en la unidad de cuidados intensivos neonatales, en comparación con menos de un 20 por ciento de los bebés que nacieron mediante un parto vaginal, encontraron los investigadores.

"La cesárea solo se debe realizar cuando haya una indicación aparte de la COVID", señaló el Dr. David Baud, de la unidad de investigación materna y fetal y en obstetricia del Centre Hospitalier Universitaire en Lausane, Suiza.

Baud dijo que las cesáreas no se deben realizar solo porque la madre tenga COVID-19 ni para prevenir la transmisión del virus al bebé.

Los riesgos asociados con una cesárea aumentan cuando la madre tiene COVID-19, añadió. El estudio encontró que las mujeres que se sometieron a cesáreas fueron más propensas a al final tener que ingresar en la unidad de cuidados intensivos (UCI). También fue más probable que fueran obesas, que necesitaran oxígeno cuando ingresaron al hospital, y que mostraran anomalías en las radiografías de tórax.

Ninguna de las madres que dio a luz vaginalmente desarrolló problemas médicos graves, mientras que casi un 14 por ciento de las que se sometieron a cesáreas tuvieron que ingresar en la UCI.

La COVID-19 empeoró en un 5 por ciento de las mujeres que dieron a luz vaginalmente, en comparación con un 22 por ciento de las que se sometieron a cesáreas, según el informe.

No se sabe si la COVID-19 se puede transmitir a un bebé en el útero, pero este estudio podría aclarar un poco esa posibilidad.

De los 72 recién nacidos que recibieron una prueba de la COVID-19 en un periodo de seis horas tras nacer, un 4 por ciento tuvieron resultados positivos del virus. Unas pruebas repetidas 48 horas más tarde encontraron que todos arrojaron resultados negativos. Ninguno de esos bebés desarrolló síntomas de COVID-19 en un periodo de 10 días, comentaron los autores del estudio.

Sin embargo, dos bebés que nacieron mediante cesáreas sí desarrollaron síntomas de COVID-19 en un plazo de 10 días. Ambos tuvieron contacto con sus padres de inmediato tras nacer, aclararon los investigadores. Sus síntomas se resolvieron en cuestión de dos días.

El Dr. Adi Davidov, vicepresidente asociado de obstetricia y ginecología del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York, revisó los nuevos hallazgos.

Dijo que "no es sorprendente que las mujeres que necesitaron una cesárea tuvieran peores resultados".

Las mujeres que tienen COVID-19 y necesitan una cesárea en general están mucho más enfermas, apuntó Davidov. Tiene sentido que sus resultados sean peores.

Aunque los autores intentaron controlar muchos factores, dijo que es casi imposible controlar todas las variables en este tipo de estudio observacional.

"A pesar de estas variables de confusión, es seguro afirmar que, siempre que sea posible, el mejor método de parto es el vaginal. Esto es así independientemente de que las mujeres tengan o no COVID-19", añadió Davidov.

Los hallazgos se publicaron como carta de investigación en la edición en línea del 8 de junio de la revista Journal of the American Medical Association.

Más información

Para más información sobre las cesáreas, visite el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: David Baud, MD, PhD, materno-fetal and obstetrics research unit, Centre Hospitalier Universitaire, Lausanne, Switzerland; Adi Davidov, MD, associate chairman, obstetrics and gynecology, Staten Island University Hospital, New York City; Journal of the American Medical Association, June 8, 2020, online

Last Updated: