Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

En un ensayo inicial, un antiguo medicamento se muestra promisorio contra la COVID-19 grave

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 24 de junio de 2020 (HealthDay News) -- Hay nuevas evidencias de que un medicamento de 2,000 años de antigüedad podría ofrecer esperanzas contra un azote moderno: la COVID-19.

El medicamento, llamado colchicina, es un antiinflamatorio que se toma como pastilla. Hace mucho que se receta para la gota, una forma de artritis, y su historia se remonta a siglos atrás. Al principio, el medicamento se originaba de la flor del cólchico o narciso de otoño.

A veces, los médicos también usan la colchicina para tratar la pericarditis, en que el revestimiento del corazón se inflama.

Ahora, un equipo de investigadores griegos, que publicó el miércoles un informe en la revista JAMA Network Open, dijo que su pequeño ensayo sugiere que la colchicina podría de hecho ayudar a frenar a la COVID-19 grave.

En el ensayo participaron 105 pacientes griegos que fueron hospitalizados en abril con COVID-19. Además de recibir los antibióticos y antivirales estándar (pero no el remdesivir), la mitad de los participantes recibieron dosis diarias de colchicina durante hasta tres semanas, mientras que la otra mitad no las recibió.

Los resultados "sugieren un beneficio clínico significativo de la colchicina en los pacientes hospitalizados con COVID-19", según el equipo, dirigido por el Dr. Spyridon Deftereos, cardiólogo del Hospital de Attikon en Attiki, Grecia.

En específico, mientras que la condición de siete de los 50 pacientes que no recibieron colchicina "se deterioró clínicamente" hasta una etapa grave (por ejemplo, necesitar ventilación mecánica para sobrevivir), esto sucedió en apenas uno de los 55 pacientes que sí recibieron la colchicina, señalaron los investigadores.

En un editorial publicado en la revista, un grupo de médicos de EE. UU. se mostró de acuerdo en que el estudio tiene límites, pero felicitó al grupo griego por "mostrarnos que un fármaco antiguo podría tener una nueva utilidad".

El Dr. Amir Rabbani, cardiólogo de la Universidad de California, en Los Ángeles, y sus colaboradores, enfatizaron en el editorial que el tamaño del estudio fue demasiado reducido como para ofrecer una declaración definitiva sobre si la colchicina se debería usar o no de forma rutinaria contra la COVID-19.

Pero dijeron que sus efectos en ciertos marcadores sanguíneos de la función cardiaca, según observó el nuevo estudio, sugieren que la colchicina tiene efectos antiinflamatorios y anticoagulantes que podrían ayudar a limitar el daño cardiovascular provocado por la COVID-19.

Se necesita un ensayo de gran tamaño, y ya se está realizando

El Dr. Rajiv Bahl es un médico de medicina de emergencias en Orlando, Florida, que ha sido testigo de primera mano de los estragos que la COVID-19 grave provoca en los pacientes. Al leer los hallazgos griegos, anotó que la colchicina "también se ha usado para prevenir afecciones cardiacas como la pericarditis y otras afecciones inflamatorias que afectan al cuerpo".

Aun así, el nuevo estudio es demasiado pequeño, así que aunque "muestra cierta promesa inicial, se deben conducir estudios futuros antes de que podamos incorporar a la colchicina como un medicamento de uso extensivo para ayudar a luchar contra la COVID-19", planteó Bahl.

Ese ensayo ya se está llevando a cabo.

Según se informó por primera vez en abril, investigadores de Estados Unidos y Canadá están evaluando la capacidad de la colchicina para evitar que los pacientes de alto riesgo con COVID-19 se pongan tan enfermos como para acabar en el hospital.

Según la investigadora, la Dra. Priscilla Hsue, profesora de medicina de la Universidad de California, en San Francisco (UCSF), "uno de los aspectos exclusivos es que intentamos usarlo antes de que las personas tengan que ser hospitalizadas".

La colchicina es el medicamento preferido por varios motivos, explicó Hsue. A diferencia de muchos medicamentos que se están evaluando en los pacientes hospitalizados, que se administran mediante una infusión o una inyección, las tabletas de colchicina son fáciles de tomar y baratas, de forma que se podría usar fácilmente en casa. El medicamento también tiene una larga historia de uso seguro para la gota, añadió.

Además, agregó Hsue, un ensayo reciente encontró que la colchicina en dosis baja beneficia a las personas que han sufrido un ataque cardiaco reciente. Los pacientes que tomaban una tableta al día reducían su riesgo de complicaciones cardiacas adicionales o accidente cerebrovascular en los dos años posteriores.

La lesión cardiaca es un problema común entre las personas que enferman de gravedad con la COVID-19, al menos en parte, sospechan los investigadores, debido a una reacción descontrolada del sistema inmunitario llamada "tormenta de citoquinas".

Un diseño único

Hsue cree que vale la pena investigar si la colchicina podría ayudar a prevenir ese tipo de problemas cardiacos.

El ensayo norteamericano busca inscribir a 6,000 pacientes recién diagnosticados con la COVID-19 que tengan un mayor riesgo de una enfermedad grave, ya sea porque tengan más de 69 años, o afecciones cardiacas o enfermedades pulmonares.

Para mantener a esos pacientes en casa, el estudio tiene un inusual diseño "sin contacto". Los pacientes recibirán el medicamento a través de mensajeros, y tendrán visitas de seguimiento mediante video o teléfono. Los investigadores observarán si la táctica reduce las tasas de hospitalización y las muertes a lo largo de un mes.

El Dr. Randy Cron es profesor de pediatría y medicina de la Universidad de Alabama, en Birmingham, y experto en la "tormenta de citoquinas".

Aunque Cron cree que abordar las tormentas de citoquinas en la COVID-19 es una buena idea, mostró ciertas reservas respecto a administrar colchicina a pacientes sin señales de la grave reacción inmunitaria. ¿Podría resultar contraproducente, al debilitar a su respuesta inmunitaria contra el virus?

"Mi preocupación es si podría empeorar la infección", comentó Cron.

Pero Hsue apuntó al historial de seguridad del fármaco, y anotó que la dosis administrada en el ensayo será más baja que la que se usa de forma rutinaria para la gota.

Al final, los expertos señalan que la única forma de probar de manera definitiva que cualquier medicamento funciona para la COVID-19 es mediante ensayos clínicos.

El estudio de la colchicina está ahora reclutando a pacientes, y la UCSF y la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York son los dos primeros centros de EE. UU. implicados.

Más información

La Organización Mundial de la Salud ofrece actualizaciones sobre la COVID-19.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Rajiv Bahl, MD, emergency medicine physician, Orlando, Fla.; Priscilla Hsue, MD, professor, medicine, University of California, San Francisco; Randy Cron, MD, PhD, professor, pediatrics and medicine, director, pediatric rheumatology, University of Alabama at Birmingham; JAMA Network Open, June 24, 2020, online

Last Updated: