Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

La infusión de ciertas células inmunitarias podría ayudar en los casos graves de coronavirus

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 15 de julio de 2020 (HealthDay News) -- Una infusión de unas células que frenan la respuesta inmunitaria del cuerpo podría ayudar a las personas con unos casos graves del nuevo coronavirus a recuperarse con una mayor rapidez, sugiere un informe reciente.

Dos pacientes que estaban tan enfermos con la COVID-19 que tuvieron que ser colocados en un ventilador se recuperaron con rapidez cuando recibieron una infusión de células T reguladoras (Tregs), que son las células que controlan al sistema inmunitario y evitan que reaccione de forma exagerada ante una amenaza infecciosa, señalaron investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins.

Los sistemas inmunitarios de algunos pacientes responden a la COVID-19 con tal contundencia que acaban con neumonía y otros problemas de la salud provocados por una inflamación grave, explicó el Dr. Douglas Gladstone, hematólogo del Centro Oncológico Kimmel de la Johns Hopkins, en Baltimore.

"Lo que es más bien exclusivo de la COVID es que esas células que frenan al sistema inmunitario, llamadas células T reguladoras, se ven afectadas por el coronavirus", comentó Gladstone. "Su respuesta de freno natural se entorpece porque carecen de 'Tregs'. El sistema inmunitario está desequilibrado".

Una forma de contrarrestar esto podría ser tratar a las personas con células Tregs frescas de alguna otra fuente, pensaron Gladstone y sus colaboradores.

Entonces, obtuvieron dosis de células T reguladoras derivadas de la sangre del cordón umbilical por una compañía de biotecnología llamada Cellenkos, e intentaron tratar a un par de pacientes muy enfermos con la COVID-19 con las células.

El primer paciente fue un residente de un hogar de ancianos con 69 años que tuvo que ponerse en un ventilador tras una semana en el hospital, mientras que el otro fue un hombre de 47 años que necesitó ventilación tras apenas dos días de hospitalización.

"Básicamente, el ventilador estaba al máximo" en ambos pacientes, dijo Gladstone, y ambos estaban en shock. "Su sistema inflamatorio estaba tan acelerado que les administraron medicamentos para aumentar su presión arterial de forma artificial", anotó.

Los médicos infundieron las células Tregs en los dos pacientes por vía intravenosa entre dos y tres veces, esperando unos días entre cada dosis.

"Sus marcadores de inflamación se redujeron muy rápido tras la infusión con esas células", dijo Gladstone.

Los pacientes pudieron dejar de tomar los medicamentos para subir su presión arterial en cuestión de dos días, y ambos abandonaron el ventilador en cuestión de semanas.

Las células funcionaron tan bien que ahora los investigadores desean realizar un ensayo clínico de seguimiento con 45 personas tratadas con una o dos dosis de células Tregs o un placebo, comentó Gladstone.

Un resultado positivo en ese ensayo conduciría a un ensayo incluso más grande en que participen más hospitales.

La esperanza es tener un tratamiento que ayude a los pacientes a recuperarse con rapidez, reduciendo su largo tiempo de recuperación.

"Actualmente, las personas pueden estar intubadas 30 días y sobrevivir, pero al estar intubadas durante 30 días, la recuperación tarda muchísimo tiempo. Queremos reducirlo un poco", dijo Gladstone.

Un informe sobre la nueva terapia se publicó en la edición en línea del 6 de julio de la revista Annals of Internal Medicine.

Este tipo de tratamiento tiene sentido, dado lo que los médicos saben sobre cómo la COVID-19 afecta al sistema inmunitario y daña al cuerpo, aseguró el Dr. Greg Poland, director del Grupo de Investigación en Vacunas de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota.

"Se observa una reducción bastante rápida de los marcadores de inflamación, y la preocupación en el nivel más grave de la COVID-19 es que la reacción exagerada del cuerpo, la llamada tormenta de citoquinas, pudiera ser suficiente para que llegue a ser patológica", advirtió Poland.

El único problema que Poland ve es dónde podría encajar esta terapia con todas las otras investigaciones en curso sobre la COVID-19.

"La parta difícil es el número limitado de pacientes con COVID que están en los hospitales, porque la mayoría no acaban en el hospital, y que estén suficientemente graves para participar en este tipo de ensayos", explicó Poland. "Esto no se aplicaría a alguien que tenga una enfermedad leve, o incluso moderada".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la COVID-19.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTES: Douglas Gladstone, MD, hematologist, Johns Hopkins Kimmel Cancer Center, Baltimore; Greg Poland, MD, director, Mayo Vaccine Research Group, Rochester, Minn.; Annals of Internal Medicine, July 6, 2020

Last Updated: